Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Tarde para la ira
Tarde para la ira

España (2016) *

Duración: 89 min.

Música: Lucio Godoy, Vanessa Garde

Fotografía: Arnau Valls Colomer

Guión: Raúl Arévalo, David Pulido

Dirección: Raúl Arévalo

Intérpretes: Antonio de la Torre (José), Luis Callejo (Curro), Ruth Díaz (Ana), Raúl Jiménez (Juanjo), Manolo Solo (Santi / "Triana"), Font García (Julio), Pilar Gómez (Pili), Alicia Rubio (Carmen), Chani Martín (Marcelo), Luna Martín (Sara), Gaizka Ardanaz (Toñin), Ramiro Alonso (Mariano).

Un hombre espera impaciente en un coche.

Un momento después sale otro hombre de una joyería cercana cargado con una mochila y con un pasamontañas y tras subir al coche le pide que arranque, esperando a otros dos compañeros, aunque cuando salen estos suenan las sirenas policiales y además sale un hombre tras ellos, por lo que tras golpearlo huyen corriendo, lo que también hace el otro hombre que subió al coche cuando este se para y no arranca.

El conductor consigue finalmente arrancar y consigue esquivar a los policías, aunque su carrera acaba cuando choca con otro coche, siendo detenido.

Unos años más tarde, un hombre, José, acude al bar Carrasco, en un barrio obrero.

Allí pide un café, sintiéndose molesta la camarera por su modo de mirarla, por lo que le pregunta si ocurre algo, haciendo que aparte la mirada.

Va luego al hospital a visitar a alguien y de allí a su casa, donde mira Internet.

EL BAR

Algún tiempo después José se ha hecho habitual del bar Carrasco y ha trabado amistad con Juanjo su dueño, con el que juega como pareja de mus.

Mientras están en el bar llega Pili, la mujer de Juanjo, con su hija y con el hijo de Ana, su cuñada, que parece preocupada y enfadada.

José le dice que le queda muy bien su corte de pelo para animarla cuando se marcha con Pili.

Cuando se van le dice a Juanjo que se le ve a su hermana tristona.

Juanjo le da las gracias por su ayuda con la declaración de la renta, contándole que no pueden hacer gran cosa por su cuñado, pero que su hermana lo lleva mal.

Esta va a la cárcel a Curro, su pareja, que es el hombre que conducía el coche durante el atraco y fue detenido, manteniendo con él un vis a vis.

José acude entretanto al hospital nuevamente para ver a su padre, que está en estado casi vegetal.

Luego, y ya en casa se comunica con Ana por Facebook, preguntándole si tampoco ella puede dormir.

LA FAMILIA

En el hospital Charo, una enfermera con la que tiene amistad le anima a salir más y conocer gente.

Y unos días más tarde acude a una fiesta, la de la comunión de la hija de Juanjo y Pili, llevándole a la niña una pulsera de regalo.

Encuentra a Juanjo borracho. Le cuenta que lleva ya 8 años casado. Que se fueron a ese barrio cuando encerraron a su cuñado porque lo quiso su hermana y allí conoció a Pili a la que dejó preñada enseguida, estando encantado con ella y asegurando que cuando vuelve de trabajar y ve a su hija se le olvida todo lo demás.

Luego en la cocina habla con Pili que le hace ver lo guapa que está su cuñada y le dice que todos dicen que su cuñado es muy buena gente, pero lleva 8 años en la cárcel, por lo que ella, que no lo conoce, piensa que tan bueno no será y su cuñada no levanta cabeza, primero por tener a su marido dentro y luego porque saldrá, animándolo a que le tire los tejos.

Cuando ve que Ana se marcha de la fiesta José sale tras ella.

ANA

Tras salir de la fiesta entra en un pub donde se toma un chupito.

Desde el otro lado de la barra ve cómo se le acerca otro hombre al que no hace caso, reparando entonces en él y sonriéndole.

Luego, mientras la busca entre la gente es ella la que lo encuentra y le pregunta si estaba celoso, quitándose los zapatos y entregándoselos a él que baila sensualmente a su alrededor.

Van luego juntos a su casa, besándose apasionadamente por el camino y acostándose en cuanto llegan a su casa.

Luego, en la cama, Ana le pregunta de dónde ha salido y le pregunta qué hace tanto por su barrio, señalando él que le gusta, algo que ella no entiende, pues él vive en un buen barrio y tiene una casa estupenda cuyo salón es más grande que toda su casa.

Le pregunta a qué se dedica, contestándole él que tiene dos pisos, una plaza de garaje y un local que alquila, además de una casa en el pueblo.

Ella le dice que le gustaría ir con él a esa casa a vivir, asegurando que ella lo cuidará y podrán estar así todo el tiempo.

Pero él le pregunta entonces por su novio y ella a él por la suya que él dice no tiene.

Le cuenta que lleva con Curro desde los 16 años.

Luego él le pregunta si lleva mucho tiempo sola, y al ver que ella no le responde le pide perdón por agobiarla, contándole ella que Curro lleva 8 años en la cárcel y que se quedó embarazada en un vis a vis.

Él le confiesa que lo sabía porque le contó Juanjo que él fue al único que pillaron en un atraco a una joyería en que hubo un muerto y que él contó que no conocía a los que lo hicieron porque a él lo habían contratado como conductor.

Ella piensa que si los hubiera conocido no hubiera cargado solo con esa pena, y no le contó más, pues a él no le gusta hablar y ella no quiere saber más y solo la tiene a ella.

Tras ello le dice que no le apetece seguir hablando de su novio y vuelven a acostarse.

CURRO

Cumplida su condena, Curro sale por fin de la cárcel, esperándolo fuera Ana.

José mira su página de Facebook. Está inquieto.

Pone un DVD. El video de la cámara de seguridad de una joyería durante un atraco que realizaron tres delincuentes.

El intento del joyero de hacerles frente, le supone que lo golpeen a él y a la dependienta a la que antes de irse uno de ellos golpea con un bate repetidamente, saliendo luego el joyero tras ellos.

Jesús sigue acudiendo al bar, donde ahora puede ver a Ana con Curro y con su hijo.

Ya en su casa, Curro cena con su familia y cuenta que irá a ver si le dan trabajo en un taller, acostándose tras ello con Ana, aunque mientras hacen el amor la nota fría y le pregunta qué le pasa, enfadándose y preguntándole si lo quiere. Ella, llorando, le dice que lo quiere mucho, preguntándole él por qué llora entonces, diciéndole ella que porque se le hace raro que esté en casa, acostumbrada a estar sola.

Él, enfadado se pone a gritar y dice que con todo lo que ha hecho él por ella para estar centrado y que no sufriera y que le haga eso.

Ella comienza a escribirle un mensaje a José aunque no llega a mandárselo.

Pronto, en las partidas de mus Juanjo será pareja de Curro, enfadándose este con José cuando este le gana y poniéndose violento, debiendo todos tratar de calmarlo, incluida Ana a la que Curro le pide violentamente que se calle la boca.

Ana se marcha compungida y José la sigue hasta un banco del parque y la consuela y esa noche le envía un mensaje desde Facebook diciéndole que quiere proponerle algo.

Se lleva a Ana y su hijo a su casa del pueblo en la que él saca de un armario una escopeta de caza.

LA IRA

Regresa tras ello a Madrid, llevándose el móvil de ella. Por el camino suena este, viendo que es Curro el que llama, aunque no se lo coge.

Luego lo llama él desde el hospital, preguntándole si pueden verse.

Poco después Curro acude al hospital y entra en la habitación en que está el padre de José, y cuando llega este que había salido un momento se dirige a él violentamente y le pregunta qué está pasando y por qué tiene el teléfono de Ana.

Le cuenta que el hombre de la cama es su padre y que la mujer que murió en la joyería era su novia, preguntándole quiénes les hicieron eso, respondiéndole Curro que no sabe nada, aunque José insiste en que se lo diga si no quiere que le pase algo a su familia.

Pero en vez de eso Curro comienza a golpearlo violentamente mientras le pide que deje de amenazarle, preguntándole tras ello dónde están Ana y su hijo, aunque él se limita a decirle que él ya no tiene nada que perder y va a hacer lo que sea para que se lo diga.

En el propio hospital deben curarle y vendarle la muñeca que le rompió Curro.

Curro le dice que quiere cerciorarse de que Ana está bien, aunque él le asegura que lo está y que lo que debe hacer es preocuparse de encontrar a los responsables y de que no le pase nada a él, asegurándole Curro que si les pasa algo a los suyos lo matará.

Como tiene la muñeca rota no puede conducir, haciéndolo Curro, que le dice que no sabe nada de ellos desde hace años. Era gente de su antiguo barrio, que se lo propusieron y él, que necesitaba dinero aceptó, pero solo fue a verlo uno de ellos el primer año, pero no volvió a saber nada de él ni de los demás.

Acuden a su barrio donde preguntan por Santi, al que llamaban Juni, que ya no trabaja donde lo hacía.

Le cuenta que los otros dos eran Julito, con el que jugaba al fútbol de pequeño, y Rober.

Finalmente consiguen dar con una persona que conoce al Santi, aunque ahora le conocen como Triana, que trabaja en un gimnasio donde preparan boxeadores.

Y en efecto aparece poco después el Triana que abraza y besa a Curro, contento de verlo en libertad.

Le presenta a José aunque este no dice nada, haciéndose pasar por mudo.

El Triana les invita a una cerveza en una habitación que tiene en la parte de abajo del gimnasio, donde tiene además un ordenador desde el que controla a la hermana de un amigo que hace chats para los pajilleros.

Le preguntan por Julito y por Rober, y les cuenta que el primero se fue a vivir a Los Lebreles, el pueblo segoviano de su padre y que Rober se mató en un accidente.

El Triana no para de hablar, pero José no lo escucha. Sólo piensa en la venganza, cogiendo un destornillador de encima de la mesa y, sin mediar palabra se lo clava repetidamente, en la tripa y en la garganta, y luego en el costado hasta acabar con él.

Debido al modo de matarlo va lleno de sangre y ni siquiera tienen agua para lavarse, debiendo lavarse manos y cara con cerveza, tras lo que se ponen una chaqueta de chándal para ocultar las manchas de su ropa.

Pero cuando llegan arriba les intercepta el dueño del gimnasio, enfadado de que el Triana le dejara bajar y de que se lleven las sudaderas, por la que les pide 20 Euros, debiendo José darle 50 para que les permitan marcharse, corriendo una vez fuera hasta el coche, con el que huyen hasta llegar a un descampado.

Una vez en este Curro sale angustiado, quitándose la camiseta manchada de sangre mientras le pregunta a José por qué le ha hecho eso, respondiendo este que lo hecho es cosa suya y se hará cargo de todo.

Curro insiste en pedirle que le deje hablar con Ana, pues dice, hizo ya lo que tenía que hacer, respondiéndole José que él no, tras lo que vomita.

En el pueblo, Ana llama a Pili desde una cabina, pues no encuentra su móvil y le pregunta si ha visto a Curro y si habló con él, contándole que ella no sabe qué va a hacer y que está muy bien allí y le pide que no le diga nada a su hermano.

Luego vuelve a casa y curiosea entre las cosas de José, viendo que tiene muchas cintas de una cámara de video.

José y Curro paran en un hostal de carretera, donde piden una habitación doble pese a que la única que hay es con cama de matrimonio.

Una vez en la habitación, y tras lavar su camisa, José le cuenta a Curro que tenía programada la boda con su novia para tres meses más tarde del atraco.

Cuando llegó al hospital, seguía viva, aunque desfigurada e hinchada por los golpes, y aunque el médico le dijo que estaba inconsciente cuando se quedaron solos, se echó a llorar, no pudiendo él quitarse de la cabeza esa imagen.

Curro sale para llamar a Juanjo, aunque como no tiene batería debe pedirle prestado el suyo al recepcionista del hostal y le pide que esté atento por si lo llama su hermana, preguntándole de qué conoce a Jose.

Luego se toma un café solo con coñac en el bar y se esconde un cuchillo.

Por la mañana siguen su camino hacia los Lebreles, preguntándole si se encuentra mejor y dice comprender lo que ha tenido que sufrir, tras lo que le pregunta si se ha acostado con Ana, aunque él evita responderle.

Mientras Ana se da un baño de espuma, Curro y José llegan a los Lebreles.

El pueblo está en fiestas. Preguntan por Julio en la plaza, entrando incluso en la iglesia, donde está a punto de acabar la misa por si lo ven, aunque sin éxito.

Pasean tras ello por la plaza donde comienza el baile, hasta que Curro lo localiza, bailando con s mujer.

Cuando se percata de la presencia de Curro le pregunta qué hace allí, diciéndole este que pasaba por allí y solo quería saludarlo, presentándole a Jose.

Julio no cree que su visita sea casual, pero debe disimular ante su mujer, que al ver que son amigos de su marido los invita a comer en su casa.

Durante la comida, Carmen, la mujer le pregunta a Curro si sigue en el barrio, de donde le dijo conocía a Julio, diciéndole este que no, que ha viajado mucho, por Portugal y Francia, señalando ella que estuvo dos años viviendo en París, preguntándole esta por dónde, ya que ella vivió en París, debiendo salir José a su rescate.

Tras ello Jose cambia de tercio y le dice que estuvieron con Santi, que les contó lo de Rober.

Curro le cuenta que tuvo un niño, contando entonces Carmen que ella también está embarazada, aunque aún no se le nota.

Julio le dice que este llega en el peor momento, pues no andan bien de dinero, ya que no tiene trabajo, dedicándose a cultivar un trozo de tierra de su suegro donde tiene cerdos y ovejas, proponiendo llevarlos a verlos para poder hablar a solas.

Durante el camino Julio insiste en preguntarle a Curro qué quiere, volviendo a responderle que a verle, preguntándole si quiere dinero, a lo que Curro responde negativamente, diciéndole Julio que le agradece todo y siente lo que ocurrió, pero no quiere líos, pues no es el que era antes y está muy enamorado, tras lo que se baja del coche insistiendo en que no quiere líos.

Curro arranca con intención de irse, pero Jose se baja del coche y saca del maletero su escopeta de caza.

Julio, que iba a dar de comer a los animales lo ve dirigirse hacia él con la escopeta y le dice que no le haga nada, pues va a ser padre. Le cuenta que los otros le dijeron que el atraco iba a ser muy fácil, solo entrar y salir y que no iban a hacer daño a nadie, asegurando que él no hizo nada, pues estaba muy asustado, pero que cuando empezó a sonar la alarma Santi se puso a gritar y Juanjo se puso como loco.

Jose le pregunta qué Juanjo, recordándole que el otro era Rober, diciéndole Julio que no fue Rober, sino Juanjo.

Llega en ese momento Curro con el cuchillo en la mano, pero José le apunta a él, momento que aprovecha Julio para abalanzarse sobre él, para salir luego corriendo.

Curro trata de evitar que le dispare, pero consigue hacerlo, hiriéndolo en una pierna.

Lo persigue luego hasta la pocilga, donde se había escondido y lo hace salir disparándole de nuevo, para luego, ya a su merced acabar con él.

De vuelta al coche, le pide a Curro, mientras le apunta, que se meta en el maletero.

En el pueblo, Ana ve una caja sobre un mueble y la coge, viendo que contiene fotos de Jose con su familia y su novia, pensando de inmediato en las cintas de video que guarda y comienza a verlas mientras su hijo juega fuera.

Luego lo acuesta con ella en su cama y cuando se duerme sigue con las películas, viendo en una de ellas cómo Jose grabó a su padre yendo a la joyería y luego en esta, y algo se remueve en su interior al comprender lo que está sucediendo, por lo que sale corriendo hasta la cabina desde donde llama a Pili a la que le pide que vaya a buscarlos.

Llama tras ello a Juanjo al bar y le cuenta todo.

Para entonces Jose está llegando al bar y sale con su escopeta.

Al entrar ve a la hija de Juanjo y Pili dormida sobre una mesa.

Él sigue hasta la cocina y se escucha un disparo que hace que la niña se despierte, viendo cómo se marcha Jose con su escopeta.

Ana hace corriendo su maleta, aunque no tiene modo de escapar.

Amanece cuando Curro, que estaba dormido, ve que abren el maletero, viendo cuando sale de este a José con la escopeta colgada, y enfrente, la casa a cuya puerta está Ana.

Corre hacia ella y la abraza mientras José, que los observaba desde lejos sube el coche y se aleja.

Calificación: 3