Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Tenemos que hablar
Tenemos que hablar

España (2016) *

Duración: 91 min.

Música: Julio de la Rosa

Fotografía: Juan Carlos Gómez

Guión: David Serrano y Diego San José

Dirección: David Serrano

Intérpretes: Hugo Silva (Jorge), Michelle Jenner (Nuria), Ernesto Sevilla (Lucas), Belén Cuesta (Yolanda / "Yoli"), Óscar Ladoire (Miguel), Ilay Kurelovic (Víctor), Verónica Forqué (Patricia), Roberto Álamo (Luismi).

2006

Una familia acude a ver un piso desde cuya terraza solo se ve un desolado paisaje, si bien el vendedor les insiste en que pronto esa zona estará muy bien comunicada.

Jorge, el novio de Nuria, hija de Miguel y Patricia, la pareja mayor, le dice a esta última que se muestra reacia a comprar el piso, que en su banco están recomendando invertir en ese barrio a todo el mundo, y que además ellos no van a vivir allí, que se trata de que lo alquilen y no dependan solo de la imprenta.

Miguel parece más convencido, asegurándoles Nuria que por la hipoteca no deben preocuparse, asegurándole Jorge que les darán el 100% del valor y además en yenes.

Pero Patricia sigue desconfiando de que alguien quiera alquilar un piso en un sitio tan apartado, asegurándole Jorge que en un año eso será el nuevo centro y en poco tiempo valdrá el doble, apuntando Miguel que España va como un cohete.

Patricia pregunta cómo se llama el barrio, y le cuentan que es Seseña.

2007

Durante el banquete de la boda de Jorge y Nuria, el primero sigue aconsejando a su suegro el modo de invertir su dinero, pues le dice que parado pierde valor, recordándole Patricia que tienen que pagar la hipoteca de su casa y de la de Seseña, aunque Miguel dice que si fueran unos chorizos no le pondrían el nombre en latín: Fórum Filatélico.

2008

Jorge tiene otra propuesta que asegura les va a ayudar a recuperar sus inversiones, bastando con poner su imprenta como aval, recordándole Patricia que después de dos años siguen sin alquilar la casa de Seseña.

Miguel se muestra también más cauto pues ha oído lo de Lehman Brothers, diciendo Jorge que eso es en Estados Unidos y que a España no llegará la crisis porque tiene el sistema bancario más sólido de Europa y que la crisis es una gran oportunidad, recomendándoles comprar dos locales en el futuro aeropuerto de Castellón.

2012

Miguel va a ver a Jorge al banco, reconociendo este que no estuvo muy fino con sus consejos anteriores, mirándolo Miguel con desconfianza y diciéndole que no se atreverá a pedirles el poco dinero que les queda, ante lo que Jorge le asegura que esta vez lo recuperará todo, y sabiendo que a él ya no le creen llama a Lucas, subdirector de la agencia, para que sea él quien le hable de las acciones preferentes.

Miguel sigue mostrándose cauto, pero Jorge se muestra tan seguro que les dice que él mismo va a meter allí todos sus ahorros, lo mismo que dice el subdirector.

2015

Nuria se despierta sola y corre sonriente a saludar a su novio, Víctor, un joven argentino al que besa deseándole felicidades, aunque él no parece recordar de qué, aunque ella está segura de que sí se acuerda, comprobando que en efecto sabe que es su aniversario y le ha preparado el desayuno en la terraza, donde además le propone matrimonio, lo que ella acepta, aunque, dice, debe hablar antes con Jorge.

Este comparte ahora piso con Lucas, el subdirector de la agencia y se dedican a alquilar una de las habitaciones a turistas, esperando a una pareja de franceses, esperando que estos no les bajen la nota, pues si tienen menos de un 4'4 no les contratarán.

Jorge recibe entonces una llamada, diciéndole Lucas que la recoja por si se trata del INEM para ofrecerle un curso, aunque entonces ve que se trata de Nuria, y aunque lo coge con miedo la ve tranquila, diciéndole ella que quiere quedar con él, y cuando le pregunta para qué quiere verlos después de dos años, señala que tienen que hablar.

Eso le asusta, pues, le asegura a Lucas, cuando alguien dice que tienen que hablar es algo malo, pensando que estará embarazada o algo así.

Piensa qué ponerse, decidiendo llevar una camisa que le regaló Nuria, aunque entonces Lucas le dice que la usó él y que está tendida, yendo Jorge hasta la ventana para ver que se ha roto la cuerda de tender, que además se ha enganchado, por lo que trata de desengancharla, precipitándose al vacío accidentalmente.

Nuria ensaya su encontró con Jorge ante Víctor, que se harta de tanto ensayo, pidiéndole que sea más directa, diciendo ella que lo es lo matará.

Justo entonces la llama Lucas para contarle que este se ha caído por la ventana y aunque los tendederos amortiguaron la caída se ha quedado en observación, pidiéndole que si va a verlo no le diga cosas como que tienen que hablar, pues lo dejó hecho polvo.

Nuria le cuenta a Víctor que Jorque se ha intentado suicidar y va al hospital llena de remordimientos y afirmando sentirse la peor persona del mundo.

Lo encuentra en la cama con un collarín, que él dice es por precaución, asegurando sentirse avergonzado de lo que pasó, diciéndole ella que está allí para apoyarle.

Cuando él le pregunta de qué quería hablar, convencido de que será de algo malo, ella le dice que solo quería volver a hablar, confesándole él que cuando le dijo que quería hablar pensó que sería para decirle que estaba embarazada o que quería el divorcio o contarle algún problema de sus padres.

Ella le dice que sus padres están muy bien. Él le dice que sabe que tuvieron que vender la imprenta, diciéndole ella que así fue, pero que le vino muy bien, pues consiguió un puestazo, asegurando que le envían un saludo muy cariñoso, lo que le hace llorar y emocionarse, diciéndole que le gustaría quedar con ellos un día para cenar, aunque está seguro de que no querrán verlo.

Esto es lo que afirma en efecto su padre, que vestido con un mono de limpieza le recuerda a ella y a su compañera Yoli que era un empresario mediano hasta que apareció Jorge, viviendo ahora en el piso de su madre siendo el reloj de oro que heredó de su padre lo único que le queda de valor.

Nuria le dice que no quiere que lo perdone, solo que le haga sentirse mejor por un día, recomendándole Yoli que lo perdone asegurando que no lo hará, pues por su culpa perdió sus dos casas, su empresa y su mujer, que es lo que más le duele, diciéndole entonces Nuria que esa cena puede ser la excusa perfecta para volver a verla.

Pero su madre no parece dispuesta a claudicar y a volver a verlo, recordándole que por culpa de ambos perdieron la casa del pantano y acabaron arruinados.

Nuria insiste y le pide que organice la cena allí, en su casa para que Jorge vea lo felices que son allí en Seseña, quejándose su madre de tardar hora y media en llegar al centro, y todo por culpa de Jorge y de su padre que se obsesionó con hacerse rico.

Nuria le dice que si quiere que sea feliz con Víctor debe ayudarla a conseguir el divorcio sin que Jorge se deprima y se suicide, aceptando solo ayudarla tras hacerla jurar que si acepta no tendrá que ver "al subnormal de Jorge" nunca más en toda su vida.

Fuera, en una carretera que no va a ninguna parte y frente a un descampado con cimientos abandonados le espera su padre, que se sorprende de que su madre aceptara verlo, diciéndole ella que lo aprecia muchísimo, algo que él no esperaba, contándole que su madre hace tortillas y ensaladilla para un bar de la zona.

Señala que irán al Corte Inglés a comprar jamón del bueno y vino para que parezca que les va muy bien, aunque no tocarán nada y lo devolverán, comprando en efecto un jamón de 500 Euros, champán y caviar, haciéndose con un traje, llevándose además algunos de los muebles más caros de la tienda de su novio.

Ya en casa, en medio del decorado, Miguel le dice a Patricia que está muy guapa y la llama "pichurri", señalando ella que si la vuelve a llamar así se marchará.

Hacen ver que les va muy bien y que son muy felices allí, lejos del bullicio del centro.

Pero Patricia comienza a sentirse violenta ante el manoseo y besuqueo de Miguel y decide abrir el jamón y pedirle a Jorge que abra el champán.

Jorge sale para hablar por teléfono, porque le llama Lucas para decirle que si todo va bien él dormirá en el sofá para que él se pueda acostar con Nuria.

Entretanto Miguel y Nuria le piden a Patricia que deje el jamón, diciendo ella que es culpa de Miguel que no para de manosearla y besarla, diciendo él que solo trata de fingir, no importándole que esté enfadada, pues, asegura, estaba igual de enfadada cuando se conocieron y ahora está mejor, pues entonces le dio una bofetada, decidiendo en ese momento dársela y marcharse a la cocina.

Jorge la ve en la cocina y se dirige a ella para decirle que está muy contento, pues pensaba que estarían muy enfadados tras haber perdido sus ahorros, señalando ella que fue Miguel quien accedió, asegurando Jorge que Miguel no quería y que fue él quien le insistió, y que se alegra de que sigan juntos, pues sabe que sin ella Miguel se moriría, diciéndole tras ello que sigue haciendo la mejor tortilla del planeta y que debería dedicarse profesionalmente a ello y que se forraría.

Miguel le cuenta que ahora es ejecutivo en Seguros el Álamo, empresa en la que trabajaba el hermano de Miguel, aprovechando Jorge la ocasión para pedirle que le permita enviarle su currículum.

Miguel le dice que lo haga, aunque no debe ilusionarse, señalando él que no puede evitar ilusionarse y que para él esa noche parece el comienzo de algo e incluso llora, decidiendo abrir la botella de champán para brindar.

Al día siguiente se despierta con una sonrisa en la boca, contándole a Lucas, que duerme a su lado que todo fue perfecto, y que aunque no se lo preguntó cree que Nuria no tendrá novio, pues de lo contrario no lo hubiera invitado a cenar con sus padres.

Mientras Lucas les prepara el desayuno a los franceses con unos huevos que ya no están frescos, Jorge ve un cinturón en la barra de su armario y un bote de Nivea.

Le pregunta qué significan y Lucas dice que no hay nada malo en investigar con el propio cuerpo, comprobando que es todo un experto en el tema de masturbarse con asfixia.

Ya con Víctor, y mientras prueban los menús para la boda Nuria le dice que no volverá a tener más contacto con Jorge que el preciso para pedirle el divorcio, y que lo de la noche anterior fue solo para animarlo, aunque justo mientras hablan recibe una llamada de Jorge, que le dice que están en las oficinas de la aseguradora él y Lucas para llevar su currículum y los de la seguridad le dicen que no conocen a su padre.

Nuria les pide que la esperan, llamando a su padre para que busque un traje y un despacho, algo que él considera imposible, aunque ella le promete a cambio otra cena con su madre, asegurando Yoli que se lo conseguirá, hablando para ello con Luismi, el jefe de seguridad al que le promete que si le dejan un despacho le limpiarán su casa, incluidas alfombras, consiguiéndoles el enorme despacho del director de marketing.

Miguel los recibe allí mientras habla de transacciones millonarias, entrando luego Yolanda mientras hablan para anunciarle que le han dado el premio al mejor empresario del año de la cámara de comercio.

Yolanda afirma que es la jefa de recursos humanos, quedándose con Lucas mientras Miguel y Jorge salen a buscar un café.

Jorge le insinúa que ha tenido que hacer algún chanchullo para pasar de la imprenta a ese enorme despacho, diciéndole Miguel que Patricia disfrutó mucho con su cena y espera volver a repetirla muy pronto y le pide que la llame y se lo diga, proponiendo Jorge ir a la casa del pantano ese fin de semana para celebrar su aniversario como todos los años.

Un compañero de limpiezas al ver a Miguel trajeado le pregunta qué hace así si todavía le quedan 4 horas de turno, pensando Jorge que es un hombre muy cercano.

De vuelta en el autobús Lucas escribe el mensaje a Patricia como le recomendó Miguel, aunque con el lenguaje de Lucas, viendo Patricia que le ha puesto "Qué pasa contigo, Pati, cachonda", el emoticono de la berenjena y el de la sevillana, y no contesta.

Víctor, Patricia y Nuria hablan de ello, señalando los primeros que no parece muy deprimido por su tono.

Al día siguiente Lucas sale para llevar a los franceses al museo de cera, diciéndole antes a Jorge que no va el agua caliente y que están sin Wi-fi, porque el vecino cambió la contraseña, dejando solo a Jorge viendo porno.

Justo llega en ese momento Nuria y Lucas le abre la puerta, entrando ella hasta la habitación de Jorge donde lo encuentra intentando masturbarse como le dijo Lucas, atándose el cuello con un pañuelo, recibiendo una reprimenda de Nuria que le dice que sabía que lo iba a hacer, diciendo él que es la primera vez, y señalando ella que no, que ya lo ha hecho de otras maneras, respondiendo él que como todo el mundo, y le pregunta si estaba pensando en ella y haciéndole prometer que será la última vez que lo haga.

Salen a pasear y le pregunta si le dijo algo su padre de la entrevista, viendo una madera donde él escribió cuando eran novios JXNS (Jorge por Nuria Siempre).

Jorge le pregunta si podrían verse más a menudo, diciendo ella que vaya poco a poco, aunque le pide que si piensa en volver a hacer lo que estaba a punto de hacer cuando llegó ella que la llame antes para ver qué pueden hacer, lanzándose él a besarla al escucharla, viendo cómo ella lo rechaza y le pide que no vaya tan rápido, mostrándose él muy confuso ante sus mensajes.

Al verlo tan mal Nuria vuelve a hablar con su padre y le dice que le tienen que hacer la entrevista de trabajo, pues, le pilló intentando ahorcarse, estando de acuerdo Yoli en hacerlo, haciéndole la entrevista ella, para lo que solo necesitan 15 minutos y un despacho, señalando ella que lo conseguirá a cambio de limpiarle el coche a Luismi, y que le dejará la moral por las nubes diciéndole que no ha visto a nadie mejor preparado y que ya le llamarán, aunque Miguel teme meterse en líos con su hermano.

Nuria vuelve a prometerle que volverá a ver a su madre si acepta y le hace ver que aunque diga que no lo quiere ver tampoco ha visto a nadie más.

Le harán la entrevista a la hora de comer, cuando no hay casi gente.

Yoli, con el vestido que llevó a una boda recibe el currículum de Jorge, que además le habla en inglés, y aunque está convencido de que su nivel no es muy bueno le dice que no encontrará un candidato mejor, pues aunque tras dos años en el paro se ha llegado a preguntar si servirá para algo, él por Miguel es capaz de hacer lo que sea, haciendo que Yolanda se emocione, diciéndole que el puesto es suyo.

Cuando sale, Nuria y Miguel, que le esperan, le preguntan cómo le ha ido, diciendo él que le han dado el trabajo y empezará la semana siguiente con un sueldo de 2.500 Euros netos, diciéndole a Miguel que no le va a defraudar.

Miguel y Nuria no pueden dar crédito y abordan a Yoli, no entendiendo cómo pudo darle el trabajo y sin saber cómo harán para decirle que no es cierto.

Mientras hacen la comida su madre le hace ver que el asunto se les está yendo de las manos, negándose a cenar con su padre, aunque siente pena por Jorge, pues sabe que está muy enamorado de ella.

Luego van juntas a devolver el jamón quejándose por lo salado que está, asegurando que el caviar les salió aguado también.

Su madre le aconseja que deje de gustarle haciendo que sea él quien le pida el divorcio, asegurando que lo mejor que pueden hacer es convertirse en unas asquerosas.

Siguiendo los consejos de su madre, vuelve a quedar con Jorge mostrándose muy antipática y racista con el camarero, exigiendo ver la cocina del mesón, haciéndole a él sentirse incómodo.

En la cocina ella les pide perdón al camarero y a la cocinera y les dice que si le siguen la corriente les dará 50 Euros de propina.

Luego, mientras come algo que a él le sienta mal hace chirriar el cuchillo sobre el plato que sabe le molesta, para acabar echando un escupitajo al plato para decir que es de ellos y marcharse sin pagar, aunque él decide ir a la cocina y devolverlo y le dicen que le llevarán otro.

Mientras él va a la cocina ella le paga al camarero y cuando regresa Jorge le dice que lo que deben hacer es salir corriendo sin pagar, haciéndolo hasta otro bar.

Allí Jorge le dice que está loca, aunque por otra parte asegura que le gusta ese punto de locura y que ellos eran demasiado formales porque él se obsesionó con el dinero.

Le entrega tras ello el contrato de divorcio, pues dice, si van a volver a verse prefiere que sea partiendo de cero, teniendo ya cita para el lunes por la mañana con el abogado.

Y tras ello él propone hacer lo mismo que en el anterior bar, salir corriendo sin pagar, pese al horror de ella, siendo esta vez perseguidos por el dueño con un palo, debiendo esconderse en un Fotomatón donde se besan mientras la cámara los fotografía, entrando ella en razón y marchándose.

La espera Víctor, muy enfadado hasta que ella le dice que en dos días firmarán el divorcio, confesándole él que dudaba que se lo fuera a pedir.

También se lo cuenta a sus padres a los que cita en la tienda de Víctor, aunque su madre no termina de creérselo, y aunque ella trata de mediar por su padre, su madre le hace ver que su padre ni siquiera se acuerda de que es su aniversario.

Recibe entonces Miguel una llamada de Jorge, extrañado de que no estén en el chalet del pantano, donde está él, debiendo decirle que finalmente no pudieron ir, pidiéndole que le diga a Nuria, a la que ha estado llamando pero no se lo coge que le diga que se olvide de lo del abogado del lunes.

Víctor, harto ya de tantas idas y venidas le dice que se olvide de la boda, pero que sea ella la que se lo diga a sus padres, insistiendo ella en que convencerá a Jorge de llevar a cabo el divorcio y para ello deberán seguir engañándole hasta el día siguiente, decidiendo por ello ir al pantano.

Cuando Patricia le recuerde que la casa del pantano no es ya suya, Miguel le dice que no hay problema y que está seguro de que la pareja de gays a los que se la vendieron se la prestarán sin problemas, pidiéndole además a Víctor prestado su coche para simular que les va muy bien.

Y los gays se la dejan, pero no por cariño, sino a cambio de su reloj de oro.

Finalmente se encuentran con Jorge en el pantano, contándoles este que ha descubierto un atajo hasta allí desde la urbanización, y tras ello les dice que tiene una sorpresa para ellos, invitándolos a recorrer el pantano en una barca.

Mientras navegan en esta, Miguel le pide que no se obsesione con Nuria, diciéndole Jorge que se imagine él sin Patricia, diciéndole que sin ella sería un perdedor de mierda, mostrándole un anillo de más de 1.000 euros que le ha comprado a Nuria financiándolo, contando con su futuro sueldo, comentando que quería dárselo tras la firma, aconsejándole Miguel que se lo dé ya, ese mismo día.

Víctor espera nervioso, cuando escucha un teléfono, que observa es el de Nuria.

Cuando entran en el chalet lo encuentran todo cambiado, con colores pastel fuertes y una decoración totalmente gay, señalando que quisieron darle un toque de color y se les fue un poco de las manos.

Lucas, por su parte, llama a Yoli y quedan para salir a cenar a un chino.

Cuando se quedan solos, Jorge le pide perdón a Nuria por lo de la noche anterior y le dice que si quiere estar con ella no tiene sentido que le pida el divorcio, si bien cuando está a punto de entregarle la sortija se ve interrumpido por una llamada al timbre.

Va a abrir Nuria, que se encuentra al salir a Víctor, que dice que ha ido hasta allí porque encontró su móvil y en él un montón de mensajes entre los que había uno de Jorge en el que le recordaba el beso de la noche anterior, tratando Nuria de darle la vuelta al asunto acusándolo de leer sus cosas privadas, aunque Víctor se niega a marcharse hasta asegurarse de que se arregla todo, presentándoselo a Jorge cuando sale a ver de quién se trataba como un vecino, afirmando Víctor que se quedará a cenar con ellos porque perdió las llaves del coche y de la casa.

Patricia mira entretanto el pantano, diciéndole a Miguel que lo echa de menos, y que si no hubiera sido por Jorge seguirían teniéndolo, aunque Miguel lo defiende diciendo que Jorge solo quiso ayudarlos y que hay que saber perdonar, pues Jorge fue torpe, pero quiere mucho a Nuria.

Llega hasta ellos Nuria con Víctor, "el vecino", que dice tendrá que cenar con ellos.

En Madrid Lucas llega antes de tiempo a buscar a Yoli, descubriéndola vestida con el mono de trabajo y con las escobas, debiendo ella explicárselo todo, aunque Lucas parece no darle importancia, asegurándole que se había asustado y creía que le iba a decir que tenía novio.

Miguel, Jorge y Víctor bajan a por leña para la barbacoa, contándoles Jorge que estuvo a punto de darle la sortija a Nuria, pero que la llegada de Víctor los interrumpió.

Víctor le pide que pase página, pues las relaciones con las parejas anteriores salen siempre mal, aunque Jorge, sin hacerle caso asegura que en cuanto pueda se lanzará.

Miguel recibe la llamada de Yoli advirtiéndole que Lucas lo sabe todo y pidiéndole la dirección del chalet.

Patricia habla con Nuria y le dice que si no se decide tendrá una habitación en Seseña, aunque su hija le dice que se casará en dos meses y que se lo dirá a Jorge en la cena.

Llega Lucas y Yoli sorprendiendo a Nuria mientras ensaya su parlamento.

También Jorge se sorprende al ver a Lucas y a Yoli, diciéndole su amigo que Nuria tiene algo que decirle y animándola a que lo haga, aunque antes dice Miguel que va a hablar él, diciéndole a Jorge que le ha perdonado todo, aprovechando el momento para decirle a Patricia que nunca ha querido ni querrá a nadie como a ella, respondiéndole ella que si eso fuera cierto se habría acordado de que es su aniversario.

Sale entonces Jorge en auxilio de Miguel entregándole la sortija que compró para Nuria y que Miguel le entrega a Patricia, que se da cuenta de que lleva una inscripción, aunque no puede verla, pidiéndole a Nuria que lo haga, viendo esta que pone JXNS, lo que Miguel ignora qué quiere decir, salvando Jorge nuevamente la situación diciendo que pone "Juntos Por Nuestros Sueños", algo que a Patricia le llega al corazón.

Tras ellos se dispone a escuchar a Nuria, aunque le pide hacerlo en privado.

Una vez solos Nuria le dice que no sabe si lo va a entender y que teme que se lo tome todo por el lado malo, y en vez de hablar le pide que cuenten hasta tres y salgan corriendo, a lo que él se niega, pues no desea hacerles ese feo a sus padres, contándole entonces Nuria que sus padres se separaron hace casi dos años, pese a lo cual él insiste que no puede dejar a Miguel, pues empieza a trabajar el lunes con él, debiendo contarle Nuria que todo es mentira y que Yoli no es jefa de recursos humanos.

Jorge le pide que le cuente todo antes de salir corriendo, debiendo ella contarle que el chalet ya no es de la familia y que está prometida con Víctor con el que sale desde un año antes y que la única forma de salir de esa situación es salir corriendo, explicándole que le mintió para evitar que cometiera una locura como hizo al tirarse por la ventana, pero que además se ha dado cuenta de que quiere estar y vivir con él sin importarle de qué van a vivir ni cómo saldrán adelante.

Jorge le confiesa entonces que no se tiró por la ventana, sino que fue un accidente, aunque ella le recuerda que ella misma lo vio con un pañuelo en el cuello, debiendo decir él que ahí si estaba mal.

Ella insiste en contar hasta tres y sale corriendo aunque cuando se da cuenta de que él no la sigue, continúa hacia el pantano andando, pasando triste y llorosa entre las hogueras para sentarse en una barca mientras llora abiertamente.

Mientras lo hace Jorge se acerca a ella, diciéndole que llegó por el atajo, por lo que Nuria sonríe al verlo.


Yoli y Lucas beben en un bar brindando por algo histórico según el segundo, al ser la primera vez que un español le quita la novia a un argentino pese a no tener trabajo y a que el argentino tenía un negocio y además era guapo.

Calificación: 2