Bienvenidos a mi página de resúmenes

The Florida project

The Florida project (2017) * USA

          También conocida como:
                    - "Proyecto Florida" (Argentina, Uruguay)
                    - "El proyecto Florida" (México, Chile, Perú)

Duración: 115 Min.

Música: Lorne Balfe

Fotografía: Alexis Zabé

Guion: Sean Baker, Chris Bergoch

Dirección: Sean Baker

Intérpretes: Brooklynn Prince (Moonee), Bria Vinaite (Halley), Willem Dafoe (Bobby Hicks), Valeria Cotto (Jancey), Mela Murder (Ashley), Christopher Rivera (Scooty), Aiden Malik (Dicky), Caleb Landry Jones (Jack Hicks), Macon Blair (John).

Moonee y Scooty se aburren en la calle cuando los viene a buscar otro niño, Dicky, para contarles que hay nuevos huéspedes en el Hostal Futureland, por lo que corren los tres hacia allí, empezando a lanzar desde el piso de arriba, escupitajos al coche de los nuevos, hasta que los descubre la dueña del automóvil, Stacy, que les regaña y les pide que bajen a limpiarlo, ante lo que los niños reaccionan insultándola.

Al escuchar el jaleo sale la hija de la mujer y Moonee le escupe también, tras lo que huyen, mientras Stacy insiste en que limpien su coche.

Durante la huida Dicky es retenido por su padre, que le llama desde el balcón, pudiendo así Stacy contarle a aquel lo sucedido.

Scooty y Moonee regresan a la habitación de la niña, en el motel, Magic Castle, donde Halley, su madre, ve la televisión, siendo interrumpida por Stacy, que llama a su puerta acompañada por Bobby, el gerente del hostal, quejándose la mujer de lo ocurrido, y exigiendo que le limpien el coche.

Bobby le pide que solucione el tema y la reconviene por haber fumado en la habitación, amenazándole con echarla.

Cargados con papel de cocina van hacia Futureland, preguntándole Halley a Stacy si las dos niñas que lleva son suyas, contándole esta que son de su hija que la hizo abuela a los 15 años, debiendo cuidarlos ella.

Los niños limpian el coche de sus escupitajos mientras ríen, lo cual no le gusta a Stacy la mujer no lo ve bien, pues cree que no debe ser algo divertido, viendo además cómo Jancey, su nieta, se une en la limpieza a los otros niños, pidiéndole Halley a la abuela que la deje para que socialice.

Al día siguiente, los niños acuden a la parte trasera de un restaurante donde trabaja Ashley, la madre de Scooty, que les entrega dos bolsas con comida, que luego comen, cerca de un helipuerto con Halley, aunque se quejan de que no les puso sirope.

Por la noche Halley y Ashley, salen de fiesta, lamentando la segunda que no la eligieran gerente del restaurante, por lo que no podrá contratarla a ella.

Al día siguiente, Halley va a ver a una trabajadora social, quejándose de que la echaron del local en que bailaba y hacía striptease por no querer hacer horas extras.

Los chicos van a buscar a Dick, pero su padre le dice que está castigado durante dos semanas por lo que hicieron, ante lo que cambian de objetivo y van a buscar a Jancey, a la que llevan a conocer esa parte cercana al parque de Disney World llena de establecimientos de hostelería y ocio, casi todos cerrados a esa hora, yendo hasta una heladería donde consigue que una mujer les dé dinero para comprar un helado que comparten entre los tres.

Le explican también las peculiaridades de cada vecino del hostal y le muestran el cuarto de contadores, donde no pueden entrar, aunque lo hacen.

Bobby, que estaba trabajando en su ordenador ve perdido su trabajo cuando de pronto se corta la luz, momento en que comienzan a protestar todos los vecinos.

Tras lograr encender nuevamente la luz, Bobby revisa las cámaras de seguridad y ve a los tres niños entrando en el cuarto de la luz, por lo que va al apartamento para quejarse de lo ocurrido diciéndoles que están solo en la segunda semana de vacaciones y ya apareció en la piscina un pez muerto y lanzaron globos de agua a unos turistas, diciendo los niños que es porque no les dieron propina.

Le recuerda además a Halley que todavía no le ha pagado el alquiler de la semana, que ella le entrega en ese momento.

De vez en cuando aparece una furgoneta de una ONG cristiana que les entrega bolsas con alimentos, que los niños cogen.

Cualquier acontecimiento, por nimio que sea es un motivo de entretenimiento para ellos. Por ejemplo, cuando la vieja Gloria hace topless en la piscina, debiendo Bobby llamarle la atención por estar prohibido, debiendo lidiar también con otra mujer a la que expulsa del motel por practicar allí la prostitución.

Tratando de encontrar un modo de obtener ingresos, Halley y Moonee acuden a un almacén de venta al por mayor y compran perfumes de imitación que venden en las puertas de los hoteles, pudiendo, gracias a los beneficios, pagar el alquiler semanal.

Unos días más tarde deben despedirse de Dicky, que se va con su padre a Nueva Orleans, aliviando el dolor de su marcha con sus juguetes, que el padre regala al resto de niños porque no le caben en el coche.

Un día, mientras pinta un trozo de la fachada del motel, Bobby observa cómo un anciano se acerca a la zona de picnic, donde juegan los niños, y va deprisa hasta la zona apartándolo de los niños, para luego quitarle su cartera y tras ver su nombre amenazar con dar su nombre a la oficina del sheriff, pues vio enseguida que era un pederasta.

Tratando de encontrar algún entretenimiento, Moonee, Jancey y Scooty se acercan hasta una urbanización abandonada, donde se dedican a romper cristales, tirar sanitarios por la ventana o muebles por las escaleras, decidiendo utilizar una chimenea en la que meten una almohada a la que le prenden fuego.

Poco después salen corriendo asustados y se separan acordando no contárselo a nadie, mientras desde el motel comienza a verse el humo procedente de la urbanización.

La aburrida vida del lugar se ve ese día sacudida por ese inesperado acontecimiento, acudiendo casi todos los inquilinos de los hostales próximos a observar el fuego y la intervención de los bomberos desde cerca.

Scooty es el único que no muestra ningún interés, lo que hace que Ashley sospeche que fueron ellos y teme que si lo descubren se lo lleven los del departamento de menores, por lo que le pide que cuente la verdad.

Todo el mundo se concentra frente al fuego, no pareciendo que le importe a nadie la desgracia, ya que, indican allí se ocultaban adictos al crack y prostitutas.

Al día siguiente Moonee y Jancey van al restaurante de Ashley, pero esta les dice que no les volverá a dar comida nunca más y que tampoco quiere que estén con Scooty.

Halley va a ver a los amigos de Ashley con los que esta deja ahora a Scooty, diciéndole estos que no puede ir con Moonee.

Enfadada, va con la niña al restaurante donde trabaja, como si fueran clientes, exigiendo que les tome nota ella, que les advierte que no pude darle más comida gratis, ni quiere que Moonee salga con su hijo.

Halley le pide a Moonee que pida todo lo que desee, llenando la mesa de comida, tras lo que hacen un concurso de eructos y antes de irse le piden a Ashley que les guarde el resto de comida para llevar, aunque una vez fuera Ashley tira con rabia las bolsas.

Sigue vendiendo sus perfumes, hasta que la vigilante de uno de los hoteles le dice que lo que está haciendo es ilegal, tratando de evitar que le quite la bolsa hasta que esta se rompe, cayéndosele todos los perfumes, que debe dejar en el suelo, ante la amenaza de la vigilante de llamar a la policía, asegurando que no puede dejar que la vuelvan a detener.

Se ve obligada incluso a vender su iPad.

Como está prohibido que el motel pase a ser la residencia permanente de la gente, cada cierto tiempo deben dejar el hostal durante el menos una noche, teniendo un convenio el Magic Castle con el Arabian Nights, aunque cuando Halley y Moonee llegan allí se encuentran con que subieron el precio de 35 a 45 dólares, explicándoles que cambiaron de propietario y el nuevo no reconoce el acuerdo, por lo que Halley llama a Bobby, que se presenta en el motel para pedir que respeten el acuerdo, viendo que no están dispuestos a hacerlo, por lo que Bobby decide hacerse cargo de la diferencia, pese a lo cual la recepcionista se niega a darles una habitación debido a su grosero comportamiento, diciéndole a Halley que viendo cómo son ella y su hija, es normal que estén así, viéndose obligadas a marcharse, aunque antes de hacerlo Halley derrama en el suelo el resto del refresco que se estaba tomando.

Finalmente las acoge por esa noche Stacy, estando las niñas muy contentas de poder dormir juntas.

Llegado el 4 de julio, cumpleaños de Jancey, se van haciendo autostop hasta un parque cercano, donde le encienden una velita en un pastelillo, viendo la niña, tras soplarla, cómo de pronto comienzan los fuegos artificiales que le dicen son para ella.

Bobby ve salir a un hombre del apartamento de Halley.

Scooty, solo, se aburre y baja a la piscina con su madre, preguntándole Bobby a esta si le ha prestado dinero a Halley para el alquiler, diciéndole que ni siquiera se hablan.

Por la noche Halley recibe una llamada y le dice a su hija, que, como ya hizo la noche anterior, vaya a bañarse, poniéndole en el baño la música alta.

Pero de pronto, mientras se baña entra un hombre en el baño pese a que ella le advirtió que no lo hiciera.

Al día siguiente Halley va hasta las taquillas de los Parques de atracciones para tratar de que le devuelvan el dinero de unas pulseras que tiene para los parques, aunque se niegan a hacerlo, por lo que negocia su venta con un hombre. Le dará por 400 dólares 4 pulseras que dice, valen 600, pues dice, tuvieron que anular sus vacaciones y no les devuelven el dinero.

Con el dinero conseguido salen de compras y paga luego el alquiler semanal, preguntándole Bobby si ha vuelto a trabajar, a lo que ella le responde que sí, aunque él le dice que la ve en pijama todo el día y no tiene quién cuide de Moonee.

Al día siguiente un hombre golpea en su puerta insistentemente, llamando la atención de Bobby, al que el hombre le dice que Halley le robó, aunque ella niega conocerle, diciendo el hombre que le robó 4 pulseras mágicas por valor de 1.700 dólares, lo que ella niega, ofreciéndose Bobby, si lo desea a llamar a la policía y denunciarla, aunque le recuerda que también deberá explicarles qué fue a hacer allí, por lo que le sugiere que se marche, ya que se enterarían su mujer y sus hijos, burlándose Halley del hombre obscenamente.

Pero cuando se va, Bobby le dice que a partir de ese momento todas sus visitas deberán pasar por el mostrador de recepción. Ella se queja de no poder llevar amigos y él la amenaza con echarla, respondiendo Halley pegando su compresa usada en el cristal de recepción.

Moonee y Jancey pasan los días juntas, recorriendo todos los alrededores, siendo incluso sorprendidas por la lluvia un día mientras estaban en el campo.

Halley acude a ver a Ashley y le pide perdón por lo que pudiera haber hecho Moonee y tras ello le pide que le preste dinero para pagar el alquiler de la semana, diciéndole Ashley que ya saben, tanto ella como todos los demás a qué se dedica, y le muestra su página de contactos, aunque Halley niega ser ello, diciéndole Ashley que son sus tatuajes, para a continuación decirle que si se entera de que alguna vez mientras cuidó a su hijo estuvo prostituyéndose, la matará, ante lo que Halley reacciona con rabia, golpeándola brutalmente.

Al día siguiente cuando las niñas regresan al motel tras sus juegos, ven que hay dos personas frente a la habitación de la madre de Moonee del departamento de protección al menor.

Bobby trata de evitar que la niña presencie ese momento de su madre negándose a que entren en el apartamento, por lo que trata de distraerla.

Cuando finalmente pasa una de las trabajadoras, fuera se queda otra con Bobby y con la niña, tratando de hablar con ella, aunque Moonee no le contesta.

Al día siguiente, y para causar buena impresión a los de menores, que volverán esa tarde, madre e hija limpian la habitación.

Lleva luego a la niña a comer al buffet de uno de los hoteles de lujo cercanos, donde la niña se siente feliz pudiendo comer todo lo que le apetece, dando Halley como número de habitación la del otro hotel, encontrándose al volver a su apartamento a los del departamento de menores con la policía.

Ella parece tranquila, ya que limpió todo, pero le dicen que poseen cintas de seguridad donde aparecen hasta 9 hombres distintos entrando en su habitación y un anuncio clasificado en Internet ofreciendo sus servicios sexuales, por lo que se llevarán a su hija con una familia de acogida mientras dure la investigación.

La niña responde, en un primer momento que le parece bien que se la lleven unos días con otra familia, aunque pide que le permitan despedirse de Scooty, viendo al hacerlo el ojo morado de Ashley.

Scooty le dice entonces que su madre le ha contado que se va con otra familia, diciéndole la encargada del departamento de menores que será solo una temporada, pero entonces la niña se rebela y dice que no quiere ir, poniéndose tensa, y negándose Halley a colaborar.

La niña, enfadada y rabiosa sale corriendo y va a buscar a Jancey.

Cuando le abre, ve a Moonee llorar sin consuelo, hasta que consigue decirle que es su mejor amiga y no volverán a verse nunca.

Al verla llorar de forma tan desconsolada, Jancey la coge de la mano y echa a correr con ella antes de que su abuela pueda impedirlo hasta perderse en el parque Disney World hacia el Reino Mágico.

Calificación: 3