Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

The Warriors. Los amos de la noche

The Warriors (1979) * USA

          También conocida como:
                    - "Los Guerreros" (Hispanoamérica)

Duración: 94 Min.

Música: Barry DeVorzon

Fotografía: Andrew Laszlo

Guión: Shaber, Walter Hill (N.: Sol Yurick)

Dirección: Walter Hill

Intérpretes: Michael Beck (Swan), James Remar (Ajax), David Harris (Cochise), Deborah Van Valkenburgh (Mercy), Thomas G. Waites (Fox), Dorsey Wright (Cleon), Brian Tyler (Snow), David Patrick Kelly (Luther), Tom McKitterick (Cowboy), Marcelino Sánchez (Rembrandt), Terry Michos (Vermin), Roger Hill (Cyrus), Edward Sewer (Masai).

Cleon líder de los Warriors, la pandilla más importante de Coney Island se dirige, junto con ocho compañeros más a una reunión de bandas en el Bronx, convocada por el carismático Cyrus, líder de los Riffs, la banda más importante y poderosa de Nueva York.

Durante la reunión, a la que convocó a las bandas más importantes de la ciudad, que deben acudir representadas por 9 de sus miembros y sin armas, decretan una tregua.

Aunque algunos temen que se trate de una trampa y que puedan pillarlos desprevenidos en el, para ellos desconocido, barrio del Bronx, al llegar observan cómo se les unes miles de personas de otras bandas rivales dispuestos a escuchar a Cyrus, que arropado por esa gigantesca multitud sube al escenario afirmando que el futuro es de las bandas si se unen.

Les dice que allí están representados 100 grupos, habiendo al menos otros tantos grupos que no están presentes y algunos aun sin organizar, lo que suma 60.000 personas, mientras que hay solo 20.000 policías, por lo que si unen sus fuerzas se convertirán en los auténticos dueños de la calle.

Él lamenta que hayan estado hasta ese momento perdiendo el tiempo luchando por el poder en sus pequeños territorios, cuando juntos pueden convertirse en los dueños de la ciudad.

Pero mientras es aclamado por los presentes, de pronto Luther, líder de la banda de los Rogues dispara a Cyrus acabando con él, ante el estupor de los presentes, que, alarmados por la presencia policial comienzan a dispersarse caóticamente.

Al observar que ha sido visto por Fox, uno de los Warriors, Luther intenta matarlo, evitándolo un reflector de la policía, que permite que Fox huya.

Cleon se acerca hasta Cyrus para ver qué ocurrió, momento en que Luther grita que fueron los Warriors los asesinos, por lo que los miembros de las otras bandas se abalanzan sobre él, y lo matan, mientras el resto de la pandilla debe escapar arrancando una valla, tratando de despistar a los policías y a los miembros de las bandas rivales, ocultándose en un cementerio cercano.

Al haber desaparecido su líder Swan ocupa su lugar pese a las protestas de Ajax, planteándose cómo regresar a Coney Island sin armas y con la policía y el resto de los miembros de las bandas pisándoles los talones, por lo que acuerdan reunirse en Union Square si tienen que separarse mientras corren hacia el metro.

Los Riffs transmiten a través de su radio al resto de las bandas la orden de atrapar a los Warriors vivos o muertos como autores del asesinato de Cyrus.

Los Warriors esperan escondidos la llegada del tren mientras observan cómo la banda de los Toros Locos (Turnbulls AC's) con sus cabezas rapadas pasan junto a ellos con evidente ánimo hostil, comprendiendo que la tregua ya no está vigente y que los buscan.

Finalmente llega el tren a Gunhill y los Warriors corren hacia el mismo, siendo vistos por los Toros Locos, que los persiguen por la estación, aunque los Warriors consiguen subir al convoy justo antes de que se cierren sus puertas, consiguiendo así escapar.

Su fuga hace que Masai, nuevo líder de los Riffs pida a través de la emisora de radio al resto de las bandas que les ayuden a capturar a los Warriors, preferiblemente vivos.

Estos, que se creían ya a salvo descubren al llegar a Tremont que un incendio impide que el tren pueda seguir, debiendo continuar a pie su camino por territorio hostil.

Entretanto los Rogues, verdaderos autores del crimen, al enterarse de que los Riffs quieren vivos a los Warriors, se plantean acabar con ellos para evitar que confiesen la verdad.

Una vez en la calle ven que les observan los miembros de los Huérfanos (Orphans), una pequeña banda aun no demasiado organizada, a cuyo líder se dirige Swan para decirle que van en son de paz y que solo desean atravesar su territorio, sin que estos les pongan objeciones hasta que de pronto aparece Mercy, una muchacha que se burla de los Huérfanos llamándolos gallinas y diciéndoles que si dejan pasar a los miembros de una banda por su territorio los miembros de las demás bandas les perderán el respeto, ante lo que el líder de la banda les dice a los Warriors que les permitirán pasar por su barrio si se quitan sus chalecos, a lo que ellos se niegan.

La negativa la entienden como una provocación y se retiran para coger sus armas mientras los Warriors continúan su caminata hacia la siguiente estación seguidos por Mercy, que los insulta y trata de provocarlos, por lo que deciden retenerla.

Poco después aparecen de nuevo los Huérfanos, esta vez con sus armas, ante lo que Swan lanza un cóctel molotov contra un coche cercano a ellos que estalla, consiguiendo así despistar a sus perseguidores y llegar a la estación con el tiempo justo para coger el tren, al que suben llevándose a Mercy.

Pero están seguros de que en la estación de la calle 96 habrá montones de policías. Cuando llegan a la estación se quedan dentro del tren, que termina allí, para esperar la llegada del siguiente en dirección a Coney Island, cuando de pronto escuchan unos pasos, que pertenecen a un policía, que al descubrir a la banda llama a sus compañeros que comprueban, que, tal como se temían hay policías por todas partes, por lo que deben tratar de huir de los mismos, aunque Fox es atrapado por uno de los policías con el que se pelea y que lo lanza a las vías justo antes de que pase un tren.

Cochise, Rembrandt y Vermin consiguen llegar hasta el tren justo antes de que este salga hacia Union Square, pero Ajax, Cowboy, Snow y Swan se ven rodeados al salir a la calle por las Furias del béisbol (Baseball Furies), una banda cuyos miembros llevan la cara pintada y van vestidos con trajes de béisbol incluidos los bates.

A pesar de que son mucho más numerosos que ellos, y al ver que no les van a dejar escapar, deciden enfrentarse a ellos al llegar a un parque, consiguiendo Swan de inmediato deshacerse de uno de ellos, al que le quita el bate, lo mismo que Ajax.

La pelea es muy dura consiguiendo, pese a su minoría, dejarlos a todos magullados, anunciando poco después la radio que las Furias del béisbol se quedaron sin pelotas.

Entretanto, los tres Warriors que lograron subir al tren esperan a sus compañeros en Unios Square, fijándose en un grupo de chicas que están en el andén.

Swan, Ajax, Cowboy y Snow se dirigen entretanto a pie hacia Union Square a través del parque, encontrándose en su camino con una chica que está sola sentada en un banco, proponiéndoles Ajax a sus compañeros pasar un buen rato con ella, a lo que Swan se niega, decidiendo Ajax quedarse con la chica cuando ella lo invita a sentarse con ella y hacerle compañía mientras sus amigos siguen su camino.

Temiendo que le ocurra algo, Snow regresa para ayudar a Ajax, ya que poco antes él le salvó la vida cuando peleaban con las Furias.

Ajax entretanto trata de seducir a la muchacha del banco, y cuando empieza a ponerse violento con ella y empieza a sobarla ella le coloca unas esposas mientras con un silbato hace que se presenten varios coches patrulla a detenerlo tomándolo por un violador que actúa en la zona, sin que Snow ni Cowboy, que lo acompañó, puedan ya hacer nada.

Swan, que regresó hasta la estación de la Calle 96 buscando al resto de sus compañeros, se reencuentra allí con Mercy, que le informa que Fox fue atrapado.

Aparece entonces un policía y debe deshacerse de él, debiendo tras ello esconderse bajando a las vías con Mercy a la que le dice que no le gusta su tipo de vida, pues le recrimina que se acueste con cualquiera, a lo que ella le responde que aspira a que el tiempo no se le escape como a las mujeres de su barrio, que enseguida se quedan preñadas y queman sus vidas, tras lo que le da un beso, preguntándole si le gustó, tras lo cual siguen besándose hasta que él decide dejarlo para seguir adelante tras decirle que ella es solo una parte de lo que les está ocurriendo, y que todo es malo.

Entretanto, en Union Square, los tres compañeros que consiguieron subir al metro se dirigen al grupo de chicas que estaban en la estación, las cuales parecen muy receptivas a sus halagos, invitándolos a un local cercano, diciéndoles que son las "Ansiosas" (Lizzies), yendo con ellas pese a los recelos de Rembrandt, que se muestra muy cauteloso, comprobando que tenía razones para ello, ya que de pronto cierran las puertas del local y sacan sus armas afirmando que van a matarlos para vengar el asesinato de Cyrus.

Deben luchar con ellas para evitar que acaben con ellos, consiguiendo escapar ilesos, aunque muy preocupados tras enterarse de que les buscan todas las bandas de la ciudad porque les atribuyen el asesinato de Cyrus, regresando hacia la estación.

Hasta la misma llega Swan, que se da cuenta que le sigue un joven en patines, el líder de los Punks, aparece entonces Mercy, que lo siguió, y que lo alerta de que lo siguen, observando que tras ese aparecen otros dos tipos vestidos como él, con pantalones vaqueros de peto y con patines.

Llegan entonces el resto de los miembros de la banda, ya enterados de los motivos de ser atacados y que observan cómo el grupo de los Punks se va incrementando, por lo que Swan entra con los suyos, incluida Mercy, en el servicio.

Los Punks entran tras ellos pensando que un espacio tan reducido, y dada su inferioridad numérica podrán acabar fácilmente con ellos.

El líder de los Punks abre la primera puerta con un cuchillo esperando sorprender a los Warriors, siendo él el sorprendido ya que Rembrandt, que estaba tras la puerta le rocía los ojos con la pintura en aerosol que lleva para marcar su territorio, aprovechando el momento de confusión el resto de los miembros de la banda para golpear a sus rivales abriendo de golpe sus puertas, tras lo cual comienzan una dura pelea, en la que, pese a su inferioridad consiguen acabar con los miembros de los Punks y subir al tren camino de Coney Island.

Entretanto un testigo del asesinato de Cyrus informa a Masai de lo que vio.

En la siguiente estación suben dos parejas jóvenes muy arregladas de vuelta de su fiesta de graduación que contrastan con los Warriors y Mercy, que van sucios y sangrientos, haciendo que los recién llegados se sientan incómodos y fuera de lugar, por lo que deciden bajarse en la siguiente estación para esperar otro metro.

Mientras el sol comienza a salir, los Warriors llegan finalmente a Coney Island, donde se bajan, entregándole Swan a Mercy unas flores que antes se le cayeron a una de las chicas que se bajó anteriormente del tren, tras lo que le dice: hemos luchado toda la noche para volver a esto. Quiero largarme de aquí.

Mercy le dice que a ella también le gusta viajar, pese a que no ha estado en ningún sitio.

La banda se dirige tras atravesar el parque de atracciones hacia la playa, donde les esperan los Rogues, dispuestos a acabar con ellos.

Los Warriors se hacen con improvisadas armas, cogiendo botellas rotas, tubos de metal y palos mientras esperan el ataque.

Luther, el líder de los Rogues les llama a la lucha, diciendo "Warriors, vamos a jugar", mientras choca varias botellas que tiene en su mano.

Se dirigen a la playa donde Swan les pide que se marchen de su terreno, preguntándole por qué mató a Cyrus, respondiéndole él que disfrutan haciendo ese tipo de cosas.

Saca tras ello una pistola y apunta a Swan, el cual lanza una navaja que alcanza a Swan en la muñeca logrando que el disparo de Luther le acierte.

Aparecen entonces en la playa los Riffs dirigidos por Masai, al que Swan le pregunta si aun los buscan, respondiéndole Masai que ya encontraron al que buscaban mientras mira a Luther, que se defiende que los asesinos fueron los Warriors, a lo que Masai le responde que los Warriors son muy buenos, a lo que Swan apostilla: "los mejores".

Masai les dice entonces que los Rogues son suyos, siendo rodeados por los Riffs mientras los Warriors se alejan por la playa a través de un pasillo hecho por los propios Riffs.

La locutora informa en la radio que los primeros informes estaban equivocados poniendo una canción para el valiente grupo al que tanto le costó llegar a su territorio.

Estos caminan por la playa jugando entre ellos y con su nueva amiga Mercy.

Calificación: 3