Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Toro salvaje
Toro Salvaje

Raging Bull (1980) * USA

Duración: 124 min.

Música: Varios

Fotografía: Michael Chapman

Guión: Paul Schrader, Mardik Martin (Basado en la biografía de Jake La Motta, de Jake La Motta, Joseph Carter y Peter Savage).

Dirección: Martin Scorsese

Intérpretes: Robert De Niro (Jake La Motta), Joe Pesci (Joey La Motta), Cathy Moriarty (Vickie), Nicholas Colasanto (Tommy Como), Theresa Saldana (Lenore), Frank Vincent (Salvy Batts), Johnny Barnes (Sugar Ray Robinson), Mario Gallo (Mario), Frank Adonis (Patsy), Joseph Bono (Guido), Frank Topham (Toppy).

1964 Nueva York. Un envejecido y con sobrepeso Jake La Motta, va a participar en un hotel de Nueva York una velada interpretando diferentes papeles de autores de teatro como Shakespeare o Williams, asegurando que nada le gustaría más que ser actor y saber recitar a Shakespeare.

En 1941 Jake sufrió su primera derrota a los puntos contra Jimmy Reeves pese a conseguir derribarlo al aplicar las reglas de boxeo de Ohio, pese al enfado del público, que da lugar a un gran revuelo y a peleas en las gradas.

Ya en su casa del Bronx trata de explicarle a su mujer lo ocurrido, mientras le indica cómo quiere el filete, por el que acaban discutiendo, tirando finalmente él la mesa, mientras sus vecinos les abroncan por el escándalo.

Salvy Batts, un mafioso habla con Joey, el hermano de Jake para tratar de convencerle de que consiga que su hermano escoja a su jefe, Tommy Como, de representante, aunque sabe que su hermano es muy reacio a ello, pese a lo cual le promete que lo intentará si lo encuentra de buen humor.

Lo que realmente encuentra es una pelea de la pareja, por lo que trata de calmarlo diciéndole que no puede seguir comiendo y bebiendo como un animal ni viviendo con esa cerda.

Jake se queja de sus manos, que considera muy pequeñas, por lo que nunca podrá enfrentarse a Joe Louis que es el mejor, recordándole su hermano que no podrá hacerlo porque Louis es peso pesado y él medio.

Mientras entrenan, participando Joey como sparring, llegan los amigos mafiosos de Joey, lo que hace que Jake se enfade y pegue más fuerte a su hermano, que trata luego de convencerlo de que Tommy quiere ayudarle, ayuda que él rechaza, pues señala que es él quien pone la cara y ellos los que se llevan el dinero.

Un día ve en la piscina del Bronx a su hermano con sus amigos y con una chica rubia muy guapa de 15 años, Vickie, por la que se interesa de inmediato.

De hecho esa misma noche van al baile de verano del barrio, suponiéndole una nueva bronca con su mujer que los llama maricones desde el balcón sin que le importe que lo escuchen todos, viendo nuevamente a Vickie allí con los amigos de Joey, que se van con ella poco después, viendo Jake que se marchan en un descapotable.

Al día siguiente Joey va a la piscina con Jake, que también lleva ahora su coche descapotable y se la presenta, invitándole Jake a dar un paseo en su coche, tras lo que la lleva a jugar al minigolf y luego a la casa de su padre, que está vacía, haciendo que ella se siente sobre sus rodillas mientras beben, aunque ella solo bebe agua.

Le propone luego enseñarle el resto del apartamento que dice le compró él a su padre gracias al boxeo, llevándola hasta el dormitorio y haciéndola sentar en la cama, donde la abraza.

Ella se levanta para ver una foto de él y su hermano. Él se levanta tras ella y le dice que es muy guapa, tras lo que la besa, volviendo juntos a la cama.

1943. La Motta se enfrenta al imbatido Sugar Ray Robinson, en Detroit. Es un combate muy disputado en que Ray sufre el primer derribo en su carrera, consiguiendo La Motta ganar a los puntos, lo que le permitiría ser candidato al campeonato de Peso Medio.

Jake empieza a verse con Vickie, a la que lleva al apartamento de su padre, y aunque le había dicho que no lo tocara antes de un combate, él la llama y le hace quitarse la ropa, aunque cuando está ya excitado le pide que pare, pues tiene una pelea pendiente con Robinson y se echa agua helada en sus partes.

Detroit 1943. La Motta vuelve a enfrentarse a Robinson solo tres semanas después del combate anterior, siendo un combate muy igualado en el que Robinson va ganando a los puntos, por lo que solo podrá vencer si consigue un K.O., y, aunque consigue derribarlo, dan vencedor a Robinson a los puntos, quejándose Joey de que le robaron el combate porque Robinson se había alistado al ejército, diciendo Jake que a lo mejor es gafe y lo tiene merecido, no queriendo ni siquiera hablar con Vickie, por lo que le pide a Joey que se ocupe de ella y la lleve a casa.

A continuación se suceden una serie de combates en los que sale siempre vencedor.

14/01/1944 La Motta vence a Zivic en Detroit.

10/08/1945 La Motta vence a Basora en Nueva York.

Interludio en color de la boda de Jake con Vickie.

17/09/1945 La Motta vence a Kochan en Nueva York.

Interludio en color de Jake en su piscina con Vickie.

12/06/1946 La Motta vence a Edgar en Detroit

Interludio en color de la boda de su hermano Joey.

12/09/1945 La Motta vence a Satterfield en Chicago.

Entre tanto Jake ha tenido dos hijos con Vickie.

14/03/1947 La Motta vence a Bell en Nueva York.

En Pelham Parkway, Bronx, 1947, donde vive ahora, se muestra preocupado con su hermano, pues si no pierde peso hasta quedarse en los 69 perderá 15.000 dólares.

En ese momento nadie quiere pelearse con él hasta que aparece el joven Janiro.

Jake se obsesiona con Vickie, temiendo que le engañe, lo que le lleva a discutir constantemente con ella, por lo que le pide a su hermano que la vigile tras preguntarle si ha notado algo raro cuando no está él, tratando su hermano de mediar pidiéndole que haga las paces y salgan a cenar esa noche, aunque le pide que no se lo diga a su mujer, pues él los acompañará, pero irá con otra chica, Janet.

Van al Copacabana, y todos le aplauden como un gran campeón.

En el club coinciden con Salvy y Tommy, los amigos de Joey, a los que Vickie saluda, preguntándole Jake si le interesa Salvy y por cada detalle de lo hablado, amenazando con abofetearla.

Tommy insiste en verlo y hablan sobre el próximo combate con Janiro, al que Jake asegura destrozará.

Ya en casa, le pregunta a Vickie si piensa alguna vez en otro cuando están en la cama, insistiendo en preguntarle, sintiéndose molesto de que ella dijera que Janiro era guapo.

Finalmente tiene lugar el combate contra Janiro en Nueva York, en 1947.

Jake se lanza contra el muchacho con furia, no dejando casi respirar al muchacho al que golpea con saña, venciéndolo fácilmente.

Para mantenerse en su peso Jake debe hacer ejercicio para adelgazar.

Un día Joey ve en el Copacabana a Vickie con Salvy y sus amigos y se dirige a ella que le dice que solo quiere tomar una copa y que está harta de volverse y verlos pegados a su culo constantemente, recordándolo que tiene 20 años y él ni siquiera quiere acostarse con ella.

Joey le dice que cuando sea campeón todo cambiará, diciendo ella que nunca lo será, pues tiene demasiados enemigos, diciéndole Joey que los tiene y que ella está bebiendo con ellos, por lo que le pide que recoja sus cosas, pues está poniendo en ridículo a su hermano, montando un escándalo hasta que ella se marcha, luego golpea a Salvy y se pelean, siendo expulsados del club.

Pero una vez fuera Joey sigue golpeándolo, incluso con una barra y luego con la puerta del coche de forma salvaje.

Unos días más tarde Tommy Como reúne a Salvy y a Joey en el Club Social Debonair y trata de mediar entre ellos obligándolos a reconciliarse y a darse la mano.

Luego Tommy le dice a Joey que Jake le hace quedar mal delante de alguna gente.

Joey le dice que Jake cree que puede hacer las cosas por sí solo, no pudiendo Tommy creer que piense que puede ganar el campeonato sin contar con nadie, pidiéndole que le diga que puede derrotar a todos los boxeadores que desee, pero que sin contar con ellos no podrá luchar por el título.

Cuando ve a su hermano lo encuentra raro. Asegura que sabe que Vickie ha hecho algo y quiere pillarla, aconsejándole Joey que le dé una paliza y la eche de casa, pues le está fastidiando la vida.

Luego le cuenta lo que habló con Tommy y que peleará por el título, pero a cambio debe tirarse en su próximo combate.

Este será contra Billy Fox, en1947 en el Madison Square Garden de Nueva York., corriendo rumores de que habrá tongo, lo que ha hecho que la gente deje de apostar.

En el ring Jake le pide a Fox que lo golpee, viendo todos que está lento, dejándose finalmente golpear sin responder a los golpes de su oponente, al que dan como vencedor por K.O. técnico, aunque Jake no se tira como le habían pedido y a la salida llora amargamente preguntándose qué ha hecho.

La comisión de boxeo le suspende y queda retenida la bolsa a la espera de una investigación mientras él asegura que no se tira por nadie y no entiende que pudiera hacerlo con Fox al que cuando le dio algún pequeño golpe se tambaleaba.

Joey trata de calmarlo asegurándole que Tommy se lo arreglará.

Finalmente el 15/06/1949 La Motta peleará en Detroit por el título contra Marcel Cerdan, recibiendo antes la visita de Tommy para desearle suerte, despidiéndose Vickie del mafioso dándole un beso, no entendiendo Jake esas confianzas, por lo que la abofetea tras decirle que no le tiene respeto.

Hay una enorme expectación por ver la pelea por el campeonato de los pesos medios.

En el noveno asalto Cerdan acaba grogui y abandona, venciendo La Motta por K.O. técnico, llegando así a conseguir el campeonato del mundo.

Pero en su casa las cosas no cambian y un día recrimina a su hermano por besar a su mujer en la boca para saludarse y le pregunta por qué le pegó a Salvy en el Copacabana y por qué no se lo contó, asegurándole Joey que fue una pelea sin importancia debido a que estaban borrachos, aunque Jake dice que él ha oído otras cosas, preguntándole si Vickie se acostó con Salvy, lo que su hermano niega.

Jake le dice que lo cree, pero que si oye a alguien contar otra cosa matará a alguien, diciéndole Joey que lo haga, que mate a alguien, a Vickie, a Tommy, a Salvy o a él, preguntándole Jake por qué se ha metido él en el grupo, tras lo que le pregunta si es que se ha acostado con su mujer, a lo que Joey se niega a responder, asegurándole que esa es la pregunta de un loco, tras lo que se marcha indignado.

Jake sube tras ello al dormitorio y le pregunta a Vickie dónde estuvo, diciendo ella que fue con su madre al cine a ver "El padre de la novia".

Le pregunta luego por qué no le contó lo del Copacabana, diciendo ella que no tiene nada que contar, tras lo que le pregunta si se acuesta con su hermano.

Vickie, asustada al ver su actitud agresiva se oculta en el baño, pero él derriba la puerta y le pregunta por qué se ha acostado con ellos, ante lo que ella indignada le pregunta si quiere oír que los folló a todos, diciéndole que si quiere oírlo ella lo dirá. Le dirá que se ha acostado un montón de veces con Joey y con todo el mundo, asegurando que se la ha chupado y que su hermano lo hace mejor que él.

Jake sale entonces de su casa y va hasta la de su hermano, donde, sin mediar palabra lo golpea fuertemente, llegando Vickie tras él gritando que lo deje, pues no ha hecho nada, dándole finalmente un puñetazo a ella.

De vuelta a su casa Vickie hace sus maletas mientras él le pide que no se vaya diciéndole que no vale nada sin ella y sin los niños, viendo cómo ella finalmente cede.

Detroit, 1950. La Motta se enfrenta a Dauthuille por la defensa del título, y cuando todo hacía presagiar que lo perdería, en el último asalto se revuelve y lo golpea con saña, ganando por K.O. en los últimos segundos.

Tras el combate Vickie le pide que llame a su hermano y le diga que lo siente y que le echa de menos, aunque cuando descuelga Joey él no dice nada, pensando se hermano que se trata de Salvy al que insulta. Finalmente no dice nada y le dice a Vickie que no estaba.

Vuelve a pelear con su mayor rival, Sugar Ray Robinson, por quinta vez, y aunque la sangre sale a chorros por sus cejas salpicando a las primeras filas, él se vanagloria de no haber caído, siendo detenida finalmente la pelea en la que dan como vencedor a Robinson, perdiendo así su título.

Jake se retira del boxeo tras ello y en 1956 se traslada con su familia a Miami. Para entonces ha engordado notablemente y en una entrevista asegura que vive mucho mejor ahora sin preocuparse por el peso aunque está agradecido al boxeo.

Le cuenta también al entrevistador que ha abierto un club, "Jake La Motta's".

En él, Jake actúa como maestro de ceremonias presentando a los artistas y haciendo bromas como monologuista, contando que va a celebrar su 11 aniversario y que aunque lo suyo es pelear, le gustaría más saber recitar.

A su club van famosos y autoridades, como el fiscal del distrito.

Avisado por sus empleados de que hay dos chicas que dicen tener 21 años aunque no tiene documentación, él va a verlas y les pregunta si pueden demostrar que tienen esa edad, besándolo la muchacha ante lo que asegura que toda chica que sepa besar así tiene entrada en su club, haciendo lo mismo la segunda.

Ya de madrugada le avisan de que le espera fuera su mujer.

Sale borracho y le dice que fue una noche muy ajetreada. Pero ella, sin bajarse del coche y con la ventanilla medio bajada le dice que lo deja y que ya tiene un abogado y se quedará con la custodia de los niños, tras lo que se marcha sin querer escucharle.

Un día acuden a su casa varios policías al ser reclamado desde la oficina del Fiscal del Distrito por haber permitido que hubiera menores en su club, pues la chica a la que dejó entrar contó que Jake le presentó a algunos hombres, teniendo tan solo 14 años.

Consigue salir bajo fianza y va a su antigua casa para recoger algunas cosas, como su cinturón de campeón, pues necesita 10.000 dólares para poder salir en libertad.

Él lo deshace, quitándole las piezas, pero por estas solo consigue 1.500 dólares, y, a pesar de intentarlo no consigue reunir los 10.000 dólares.

En 1957 ingresa, pese a oponerse con toda su fuerza a ello, en la cárcel del condado en Florida, donde golpea la pared con puños y cabeza preguntándose por qué a gritos mientras dice que él no es tan malo.

En 1958 regresa a Nueva York y consigue trabajo haciendo monólogos en un local, aunque como se mete con la gente y no aguanta las bromas no le va bien.

Un día se cruza con su hermano que sale de una tienda y aunque trata de hablar con él no le hace caso ni se vuelve, siguiéndolo hasta un aparcamiento donde le pide que haga las paces y que lo abrace, asegurando este que lo llamará, aunque se muestra muy dolido.

En el Barbizon Plaza organizan una velada con Jake recitando trozos de Shakespeare, Williams, Serling, etc.

Mientras se prepara para salir recitalas palabras de Marlon Brando en "La ley del silencio" (On the waterfront) cuando recuerda que desde que se dejó vencer ya no volvió a pelear como antes. Que su hermano debió defenderlo y podría haber sido alguien y no el desgraciado que fue.

Le avisan de que el salón está abarrotado y le esperan para salir a escena, preparándose como si fuera a salir al ring diciéndose a sí mismo que es el mejor.

Calificación: 3