Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Trance

Trance (2013) * Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "En trance" (Hispanoamérica)

Duración: 113 Min.

Música: Rick Smith

Fotografía: Anthony Dod Mantle

Guión: Joe Ahearn y John Hodge

Dirección: Danny Boyle

Intérpretes: James McAvoy (Simon), Vincent Cassel (Franck), Rosario Dawson (Elizabeth), Danny Sapani (Nate), Wahab Sheikh (Riz), Matt Cross (Dominic), Tuppence Middelton (Mujer del coche rojo).

Desafiando las más estrictas medidas de seguridad, una banda criminal penetra en una casa de subastas dispuestos a robar el cuadro de Goya, "Vuelo de brujas" valorado en más de 25 millones de libras, contando para ello con la colaboración de Simon, uno de los asistentes encargados de la seguridad, si bien nadie sospecha de él debido a que durante el atraco, con gran sangre fría se enfrentó al que parecía jefe de la banda aplicándole una descarga con un aparato de electroshock, recibiendo debido a ello un fuerte golpe en la cabeza por parte de este que lo dejó inconsciente.

Tratado como un héroe por la prensa, encuentra a su salida del hospital su casa y su coche destrozados, siendo tras ello sometido a una terrible tortura, en la que le arrancan todas las uñas de las manos tratando de lograr que confiese dónde escondió el cuadro, ya que cuando Franck, el jefe de la banda abrió la bolsa en que estaba el cuadro encontró en ella tan solo el marco.

Pero a pesar del daño causado no consiguen que les confiese dónde está el cuadro, pues debido al golpe sufrió una amnesia que le impide recordar qué hizo con él, por lo que optan por buscar otros métodos, decidiendo enviarlo a una hipnoterapeuta que mediante hipnosis le ayude a recordar.

Cuando le dan a elegir, opta por Elizabeth Lamb, a la que acudirá con un nombre falso y pretextando necesitar ayuda para recuperar las llaves de su coche, ya que no sabe dónde las dejó.

Elizabeth observa que su paciente lleva un micrófono, que sus secuaces le colocaron para oír todo lo que hablara con ella y evitar que les engañe o que hable demás, siendo la sesión es un éxito ya que encuentra lo que buscaba, las llaves, en su armario, donde no hay sin embargo ni rastro del cuadro.

Entretanto Elisabeth, que durante la sesión consiguió conocer su verdadero nombre busca en Internet, encontrando la noticia del robo.

Por ello, cuando él regresa a la terapia diciendo que debe encontrar algo muy valioso para él, aunque sin informarle a ella de lo que es, ella, sabiendo la existencia del micrófono le muestra notas en las que le hace ver que se ha dado cuenta de que se encuentra en una situación apurada, ofreciéndose a ayudarle.

Descubiertos, los ladrones se ven en la obligación de negociar con ella, que pide a cambio de su colaboración, un porcentaje del valor del cuadro.

Somete tras ello a Simon a una nueva sesión de hipnosis, esta vez con los atracadores presentes, y le va guiando hasta la recepción de un paquete que le hace mucha ilusión, aunque no llega a visualizar dónde escondió el cuadro, pues al final, no encuentra nada en el paquete viendo cómo sus dedos, sin uñas se desangran.

Él le cuenta a Elizabeth que entró en contacto con los ladrones por medio de su camello, cuando las deudas que había contraído por culpa del juego eran tan altas que no podía hacer frente a ellas, ofreciéndose Franck, el jefe de la banda a pagárselas a cambio de su colaboración para un robo de importancia.

Elizabeth les explica que Simon no libera su mente para recordar dónde escondió el cuadro debido a que teme que si lo confiesa lo maten, por lo que les pide a ellos que se sometan también a hipnosis y dejen entrever sus debilidades para que el pueda fiarse, si bien solo funciona con Nate, uno de ellos, que durante su estado se muestra temeroso al visualizar cómo lo entierran vivo.

Tras ello Franck se presenta en casa de Elizabeth y le pide que le cuente qué podría conseguir que hicieran las personas, diciéndole ella que podría conseguir que hicieran cualquier cosa, aunque eso solo le serviría con un 5% de la población.

En su siguiente sesión le hace ver que viaja por la campiña francesa junto con una bella muchacha que le lleva hasta un edificio donde hay un cuarto lleno de cuadros muy famosos que fueron robados o destruidos, consiguiendo allí recordar lo que ocurrió.

Les cuenta que cortó el lienzo con una cuchilla y lo ocultó entre su ropa, y por eso, al ver que Franck iba a abrir la bolsa y se daría cuenta de que no estaba, le aplicó el electroshock, siendo por ello después golpeado.

Recuerda que al despertar todavía llevaba el cuadro. Luego salió de la sala y un coche estuvo a punto de atropellarlo mientras miraba un mensaje en su móvil, siendo conducido el coche por una mujer que decidió llevarlo al hospital, confundiendo en su cabeza a la mujer que lo atropelló con Elizabeth, a la que está a punto de atacar.

Lo someten tras ello a una sesión de escáner para ver la respuesta que una serie de imágenes provocan en su cerebro, al observar que está obsesionado con ella.

Irán descartando la imagen que menor reacción le provoque, hasta que finalmente le quede una sola de ellas, aunque cada vez que la elige recibe una fuerte descarga, siendo la imagen que más ve es la de Elizabeth, que le dice que debe llenar un espacio con fantasías, habiéndola elegido a ella para llenar ese espacio.

Entretanto habla con Franck, mostrándose dispuesta a dejar que esa fijación por ella de Simon pueda servirle para recuperar el cuadro, llegando si es preciso a acostarse con él, aunque se niega a ponerse un micrófono.

Pero Franck se lo colocará sin que se entere en casa de ella.

Pero las cosas no irán como esperaba, pues la invita a cenar, pero no se acostará con ella, diciéndole a Franck que no lo hace porque está celoso de él, y pronto acabará por darle la razón, acostándose con él, siendo vistos por Nate, que se lo cuenta a Simon, que acude indignado a ver a Elizabeth, con la que acabará haciendo el amor al verla salir con el pubis depilado, mientras los escucha Franck a través del micrófono.

Lo espera a la salida y lo lleva junto al resto de la banda, para explicarles lo que pasó, aunque antes de hacerlo va al baño desde donde llama a Elizabeth tras escucharle hablar y asegurar que lo matarán ocurra lo que ocurra, ayudándole ella a escapar, tras explicarle que Franck tiene una pistola en su mesilla, con la que tratará de sorprenderlos, acabando con todos, para comprobar que era solo un sueño y que sigue en casa de Elizabethe, que ya se fue, aunque dejándole la pistola de Franck.

Este lo sorprende y le dice que es ella quien les ha mentido y no debe dejar que escape llevándose el cuadro, pues le ha creado un mundo de fantasías en su cabeza.

Le demuestra que le dejó el arma, pero sin balas y abajo la espera Nate, que no la deja escapar subiéndola de nuevo a casa y obligándoles a confesar dónde está el cuadro, señalando ella que ya se lo dijo en la primera visita, pues quería encontrar las llaves del coche, y el cuadro está en el coche, pero no en el suyo, sino en el que estuvo a punto de atropellarlo.

Para evitar que le hagan daño a ella Simon les dice que él les llevará hasta el cuadro, para lo que envían a Franck con Simon, quedándose Nate y su compañero con ella, aunque antes de salir Elizabeth besa a Simon pasándole al hacerlo las balas de la pistola, con la que, tras librarse de Franck golpeándolo con un extintor entra de nuevo en casa y mata a Dominic y a Riz, disparándole luego a Nate, que iba a violar a Elizabeth, en los testículos, matándolo tras dejarle sufrir un rato.

Ella evita que mate a Franck, yendo los tres hasta el aparcamiento donde está el coche, que ordena conducir a este con la mano atada al volante.

Le hace tras ello confesar la verdad a Elizabeth, que reconoce que lo conoció algún tiempo antes, cuando acudió a su consulta para librarse de su ludopatía, hasta llegar a hacerse amantes, volviéndose con el tiempo celoso y posesivo, y tratándolo violentamente, por lo que decidió alejarse, aunque él no se lo permitió, y temiendo que la matara decidió alterar la terapia haciéndole ver que lo que quería olvidar no era el juego, sino a ella, olvidándola tras semanas de sesiones.

El golpe propinado por Franck hizo que volviera a él el recuerdo, y cuando lo atropelló el coche confundió a su conductora con Elizabeth, y la ira le llevó a acabar con ella, tras como descubre esta, encontrando a la mujer muerta junto con el cuadro robado, que le entrega a Elizabeth, ya que dice que no lo quiere.

Tras ello rocía con gasolina el coche con Franck dentro, Elizabeht se hará tras ello con un camión grúa que lanza contra Simon, empujando el coche en que está Franck hasta el agua, consiguiendo así evitar que arda y salvándole la vida.

Algún tiempo después Franck recibe un paquete con un i-Pad dentro con un mensaje de Elizabeth, que aparece en una habitación junto al cuadro.

Recuerda que al final de su terapia le dijo a Simon que, aunque la olvidara, jugaría, mentiría, engañaría y robaría un cuadro para ella.

De hecho tras el robo le atropelló el coche debido a que miró un mensaje que tenía de ella en el teléfono pidiéndole que se lo llevara.

Le dice a Franck que espera volver a verlo, aunque si prefiere olvidarla solo tiene que darle a un botón del i-Pad, debatiéndose él en la duda.

Calificación: 2