Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Tres fugitivos

Three fugitives (1989) * USA

          También conocida como:
                    - "Los tres fugitivos" (Hispanoamérica)

Duración: 96 min.

Música: David McHugh

Fotografía: Haskell Wexler

Guión y Dirección: Francis Veber

Intérpretes: Nick Nolte (Daniel Lucas), Martin Short (Ned Perry), Sarah Rowland Doroff (Meg Perry), James Earl Jones (Detective Dugan), Alan Ruck (Tener), Kenneth McMillan (Horvath), Bruce McGill (Charlie), Lee Garlington (Mujer policía), Sy Richardson (Tucker), Rick Hall (Dog Handler).

Tras pasar cinco años en la cárcel por 14 atracos a entidades bancarias, Daniel Lucas consigue la libertad, y 1750 dólares por su trabajo lavando ropa durante todo ese tiempo.

Fuera le espera el detective Dugan, que fue quien le detuvo y que le advierte que estará muy atento a todos sus movimientos y que volverá a encerrarle y que eso le servirá para ascender a teniente, no confiando en absoluto en los buenos propósitos de Lucas que asegura que no volverá a la cárcel, aunque aprovecha la presencia del policía para pedirle que lo lleve en su coche patrulla hasta el banco más cercano para poder abrir una cuenta, llevándolo efectivamente hasta el Pacific National Bank.

Dugan le comenta a su compañero que no cree que Lucas tenga intención de cambiar y que volverá a atracar.

Y justo mientras Lucas está en el banco entra en el mismo un atracador - Ned Perry -, que a punta de pistola exige que le llenen de dinero su bolsa, sin percatarse de que el cajero hizo saltar la alarma policial, por lo que enseguida avisan a las patrullas cercanas, entre las que se encuentra el propio Dugan y su ayudante, que regresan al banco donde poco antes dejaron a Lucas, pensando que él es el autor del atraco.

Para cuando el atracador consigue la bolsa con el dinero la policía tiene ya la oficina bancaria rodeada, por lo que, para poder escapar decide tomar a Lucas como rehén.

Cuando salen Lucas asegura que no tiene nada que ver con el atraco, aunque Dugan no lo cree, por lo que tras observar que Perry es muy poca cosa y que llega incluso a desmayarse, decide tomar él las riendas del asunto, logrando así llegar hasta un vehículo y huir, aunque una vez en el coche, Perry exige que le devuelva su arma , hiriendo con ella a Lucas en una pierna sin querer.

Dugan que escucha el disparo se siente extrañado, pues Lucas no había disparado nunca antes.

Perseguidos por la policía Lucas y Perry huyen, aunque como este está muy débil por culpa de la herida de la pierna acaba saliéndose de la carretera, despistando así, aunque de forma no consciente a los policías que pasan de largo, aunque unos segundos después de abandonar el coche, este estalla debido a que Perry llevaba una granada que soltó al accidentarse.

Tras robar otro coche Lucas se dirige a comisaría dispuesto a obligar a Perry a confesar la verdad, aunque una vez allí Perry acusa a Lucas de ser el ladrón, viéndose obligado a escapar de nuevo, yendo Perry con él, asegurándole que necesita el dinero.

Entretanto en comisaría los policías examinan el video del atraco, observando que, tal como dijo Lucas fue Perry quien realizó el atraco, pese a lo cual Dugan concluye que estaban compinchados.

Como Lucas está demasiado débil por la pérdida de sangre, Perry decide llevarlo a ver a un médico amigo de su padre, aunque realmente se trata de un veterinario jubilado y con la cabeza perdida que piensa que Lucas es un perrito.

Los policías descubren que Perry era jefe de ventas de una empresa y que lo despidieron por no cumplir en su trabajo tras la muerte de su esposa, teniendo además una hija de 6 años que necesita tratamientos especiales y que está en un colegio especial al que la policía envía un coche por si el ladrón acude allí, aunque Perry llega antes que ellos y consigue llevársela.

Cuando Lucas comienza a recuperarse Perry le explica que robó el banco para conseguir dinero para los tratamientos de Meg, su hija, y para evitar que se la quitaran, pues carecía de dinero para pagar la casa y si le quitaban esta le quitaban también a su hija, pidiéndole ayuda a Lucas para que le consiga documentos falsos para poder huir del país.

Lucas le da el nombre de un amigo suyo, Charlie y le envía a un bar donde podrá verlo, mientras deja a Lucas al cuidado de su hija Meg, que desde la muerte de su madre dos años antes no ha vuelto a hablar.

Una vez en el bar, Charlie le pide a Perry 50.000 dólares por la documentación, tras lo cual lo llevan a una sala donde Charlie y dos matones lo interrogan, contándoles que fue él y no Lucas quien atracó el banco, donde consiguió solo 13.000 dólares, no creyéndole los matones que le amenazan con llevarlo a la policía si no les da los 50.000 dólares.

A casa del veterinario llega entonces un policía con un enorme perro para que lo examine el doctor, reconociendo a Lucas al ver que está herido, por lo que pide a su perro que lo ataque, aunque en vez de ello el animal se lanza sobre el veterinario muy contento, ya que fue este quien le salvó la vida y le tiene un gran cariño, gracias a lo cual Lucas consigue deshacerse del policía y huir, siempre perseguido por la niña pese a que él le pide que lo deje.

Pero está tan débil que cae inconsciente, quedándose la niña a su lado y durmiéndose junto a él, que la encuentra así al despertar.

El padre de la pequeña permanece encerrado en un sótano por Charlie, que espera conseguir una buena tajada del botín del robo.

Al local donde Lucas cayó desmayado llegan unos atracadores que tratan de robarle, aunque Lucas saca su arma y será él quien les robe, obligándoles a quitarse la ropa, con la que huirá, yendo hasta el bar de Charlie con una furgoneta robada que empotra contra uno de los muros del bar de este, al que sorprende de ese modo obligándolo a soltar a su rehén, al que se llevará, obligándole a firmar una declaración en la que le exculpa del robo.

Con ella Lucas se dispone a acudir a la policía para aclarar el malentendido y poder iniciar una nueva vida, aunque antes de marcharse la niña le dice "quédate", su primera palabra en dos años, lo que emociona a Ned que llora feliz de volver a escucharla.

Pero Lucas está dispuesto a quedarse con ellos, por lo que Meg, triste se escapa, persiguiéndola su padre, que al cruzar la carretera es golpeado por un furgón policial, debiendo acudir Lucas a rescatarlo con su furgoneta con la que huyen para refugiarse finalmente en un parque entre los matorrales.

Desde su escondite, del que no pueden salir para evitar ser vistos por la policía observan cómo un viejo se acerca a la niña para ofrecerle caramelos, ante lo que Ned, indignado le lanza una piedra que le da a un policía.

Poco después el anciano entrega a la niña a los policías que se la llevan, llorando nuevamente Ned, esta vez amargamente al pensar que perdió a su hija.

Tras este episodio Lucas se entrega finalmente a la policía, consiguiendo que le dejen en libertad tras aclarar que nada tuvo que ver en el robo al banco, consiguiendo un trabajo como cerrajero.

Un día acude a ver a Meg al orfelinato en que la retienen, llevándole un muñeco, pese a lo cual no consigue que ella vuelva a hablar, explicándole además que la niña no se relaciona con otros niños y que además se niega a comer y a hablar.

Una vez fuera observa cómo Ned trata de reventar la puerta del orfelinato para llevarse a su hija, decidiendo ayudarle a hacerlo pese a que la niña es vigilada por una mujer policía.

Será Lucas quien rescate a la muchacha, sin darse cuenta de que se equivocó de niña, al llevarse la que tenía el muñeco que él le regaló, que no era Meg y que se pone a gritar llamando la atención de la policía que se dispone a detenerle, aunque se cae al pisar un juguete, consiguiendo coger Ned su arma y consiguiendo que la lleve junto a su hija, que está en la enfermería.

Encierra tras ello a la policía en un armario y se lleva a su hija, aunque entonces es sorprendido por otros dos policías, de los que consigue librarse gracias a Lucas que los sorprende por detrás.

Huyen refugiándose en una casa en la que Daniel instaló una alarma y que sabe que está vacía, donde podrán descansar, y donde le muestra un pasaporte falso que consiguió a nombre de una familia llamada Kowalski, decidiendo que para poder huir del cerco policial deberán simular ser una familia, para lo que viste a Meg de niño, y le hace llamarse Jonathan, obligando a Ned a vestirse de mujer y a ponerse una peluca.

Así, y como si de una familia se tratara salen hacia Canadá, sufriendo algún percance más, como cuando Ned, mareado saca la cabeza por la ventanilla del coche perdiendo su peluca, por lo que deben volver hacia atrás a buscarla, encontrándola ya después de que pasaran varios vehículos sobre ella totalmente deformada, pese a lo cual consiguen que no les reconozcan al llegar al control policial, donde Lucas les dice a los policías que su mujer está a punto de dar a luz, decidiendo los policías escoltarlos hasta un hospital, donde lo recogen con una camilla.

Una vez que los policías se marchan Ned se levanta, como si nada ocurriera, perdiendo al salir el osito de peluche que llevaba en la tripa.

Lucas toma un atajo y consiguen finalmente llegar a Canadá, donde se despide de Ned y de Meg, entregándole además al primero una cantidad de dinero para que puedan salir adelante hasta que consiga un trabajo.

Mientras Ned entra en un banco, para cambiar su dinero por dólares canadienses, Daniel aprovecha para despedirse de Meg, que le pide que se quede con ellos.

Mientras hablan observan cómo llegan hasta el banco varios coches policiales, advirtiendo por megafonía que el banco está rodeado, tras lo que ven cómo del mismo sale un atracador que ha tomado a Ned como rehén, ante lo que Lucas le dice a la niña que tendrá que quedarse con ella algún tiempo más.

Calificación: 2