Bienvenidos a mi página de resúmenes

Tully

Tully (2017) * USA

Duración: 94 min.

Música: Rob Simonsen

Fotografía: Eric Steelberg

Guion: Diablo Cody

Dirección: Jason Reitman

Intérpretes: Charlize Theron (Marlo Moreau), Mackenzie Davis (Tully), Mark Duplass (Craig), Ron Livingston (Drew Moreau), Asher Miles Fallica (Jonah), Lia Frankland (Sarah), Mark Duplass (Craig), Elaine Tan (Elyse), Gameela Wright (Laurie), Tattiawna Jones (Violet).

Marlo cepilla la piel de su hijo Jonah, y tras acostarlo habla con Drew, su marido, al que le recuerda que su hermano Craig los ha invitado a cenar.

Drew cree que Craig no lo soporta y Marlo se teme lo peor, pues Craig siempre está alardeando de su posición y acaba de adquirir un Mercedes todoterreno.

Marlo, en avanzado estado de gestación, espera su tercer hijo después de Sarah y de Jonah, un niño problemático, con necesidades especiales y que tiene una especie de autismo por lo que deben mantener con él cierta rutina que le lleva a reaccionar mal cuando no se cumple, y esa misma mañana comienza a patear el asiento de su madre en el coche cuando esta decide estacionar su coche en un aparcamiento diferente al que su madre suele llevarlo en el colegio, obligando con su acción a que esta llegue tarde a una reunión con la directora, donde precisamente van a hablar de él.

En ella, le explican que Jonah no ha logrado adaptarse a la clase de último año de preescolar y a su profesora le lleva demasiado tiempo, tiempo que debe restar a los demás alumnos, por lo que creen que necesita una auxiliar para él solo, algo que la familia no puede permitirse.

En la cafetería se encuentra con una antigua amiga que le dice que debería llamarla y quedar, pues sigue viviendo en el mismo sitio.

En la visita a Craig se encuentran con que este, además de su todoterreno, una nueva bañera japonesa y una niñera que se ocupa de sus hijos.

De hecho, los niños cenan con la niñera, por lo que ellos pueden cenar teniendo una conversación de adultos, sorprendiendo luego a Marlo enseñándole su nuevo bar, inspirado en Tahití y le dice tras ello que desea hacerle un regalo especial, una niñera nocturna que se quede con su criatura durante un tiempo para que ellos puedan dormir sin problemas, aunque ella le dice que no puede subcontratar su vida.

Cuando, de regreso a su casa, se lo cuenta a Drew, este le dice que no le parece mala idea no tener que despertarse 5 veces cada noche, aunque ella le recuerda que es ella quien se despierta.

Finalmente rompe aguas y da a luz a una niña, lo que enseguida les supondrá un importante cambio en su vida debido a los llantos nocturnos y el requerimiento de atención del bebé.

Convocada nuevamente por la directora del colegio de sus hijos, diciéndoles ella que están tratando de contratar a la auxiliar que le recomendaron, aunque la directora le dice que el suyo no es el centro más adecuado, pues no están preparados para afrontar ese tipo de problemas, recordando Marlo que sabe que les permitieron entrar en el colegio gracias a la mediación de su hermano y a sus donativos.

Ellos tratan de calmarla haciendo que se enfade más y les diga que es así como se maneja habitualmente, cuando no trata de hacerles la pelota, marchándose enfadada.

En el coche además el niño no para de llorar y se siente sobrepasada, por lo que en ese momento decide hacer uso del regalo de su hermano y llama a la niñera.

Se lo cuenta a Drew, que no parece muy convencido, pues piensa que Craig se lo estará restregando siempre.

Pero pese a todo lo hacen y esa noche llega la nueva cuidadora nocturna, Tully, para hacerse cargo de Mia la bebé.

Y, aunque al verla duda que sea la persona adecuada, pues la ve demasiado joven, Tully le dice que parece más joven de lo que es y le dice que va a cuidar de ella y de paso de su hija, pues esta es una extensión de ella.

Cuando se va a la cama, dejando a la pequeña a cargo de Tully, encuentra a su marido jugando, como cada noche con la consola.

La niñera le lleva a la niña solo a la hora de darle de mamar y se queda allí con ellas mirándolas durante el proceso.

Ese día Marlo duerme muy bien y se levanta descansada, viendo además con sorpresa cuando baja que además de cuidar de la niña les ha limpiado la casa, lo que sorprende a toda la familia.

La siguiente noche, cuando llega, Tully sorprende a Marlo viendo un reality sobre gigolos.

Esa noche, mientras da de mamar a la niña, hablan sobre Sarah y Jonah, contándole que este es un niño atípico al que cepilla cada noche para reducir su sensibilidad.

Le cuenta también que trabaja en una empresa de barritas de proteínas, un trabajo que no es el más adecuado para ella, que tiene la carrera de literatura.

Tully le reitera que está allí para ayudarla, no solo para cuidar de Mia.

Cuando despiertan ven que les ha preparado cupcakes de colores, que Marlo lleva al colegio y reparte entre los niños y profesores de la clase de Jonah, yendo con ellos también a dirección, donde se excusa por su anterior comportamiento y les dice que les comprende.

Al estar menos cansada, puede incluso cocinar platos más sofisticados.

Drew tiene que ir a Phoenix unos días por trabajo.

Jonah se asusta con los ruidos demasiado fuertes, como las cisternas, viendo Marlo cómo un profesor consigue calmarlo haciendo que imite el movimiento de un árbol.

Cada día Marlo se encuentra mejor, y por ello comienza a maquillarse y a cuidarse, saliendo a correr incluso.

Le confiesa a Tully que hace meses que no hace el amor con Drew debido al cansancio y a que no se siente atractiva para él.

Tully le pregunta qué le gusta a Drew en la cama, contándole ella que miró su historial de Internet y eran cosas normales, aunque sabe que, como durante un tiempo tuvo que fregar platos le excitan las camareras con uniforme, y que ella llegó a comprarse uno, aunque nunca se atrevió a utilizarlo.

Tully le dice entonces que deben darle una sorpresa a Drew, poniéndose ella el uniforme, tras lo que van a la cama y lo despiertan, colocándose Tully sobre él y Marlo detrás, indicándole a aquella lo que más le gusta a su marido.

Toda la familia, incluidos Craig y Elyse, acuden a la fiesta de fin de curso, donde Sarah sale a cantar una canción, saliendo también su madre a cantar con ella.

Durante la fiesta, Drew le da las gracias a Craig por la niñera, que asegura, les ha cambiado la vida, aunque Craig le dice que ignoraba que había aceptado el regalo.

Una noche Tully llega un poco tarde y algo alterada, contándole a Marlo que es por culpa de su compañera de piso, pues se enfada con ella cada vez que lleva un chico a la casa.

Marlo le recomienda que no lo convierta en algo personal, y que le diga a su compañera que necesita cambiar de aires, pues asegura que las heridas de las chicas nunca cicatrizan del todo.

Tully le propone salir juntas una noche a tomar una copa, dejando a los niños a cargo de Drew, pues le dice, necesita animarse para poder seguir cargando con su familia.

Acuden a Brooklyn, el antiguo barrio de Marlo y se toman varias copas y bailan. Entonces Tully le confiesa que tiene que marcharse, pues no puede seguir trabajando para ella, algo que no acepta bien Marlo, que le asegura que sigue necesitando su apoyo, aunque ella le insiste en que no puede seguir.

Marlo coge entonces una bici, siguiéndola Tully con otra, con la que van hasta el antiguo piso de Marlo, donde dice, sigue viviendo Violet, aunque ve que el edificio ha cambiado, y llama al telefonillo, aunque Tully le dice que esa casa ya no existe y que han ido demasiado lejos.

Deben luego entrar en el servicio de un bar, pues el dolor de pechos que tiene Marlo es muy fuerte y necesitaría dar de mamar a Mia, aunque tras beber no puede hacerlo, ayudándole Tully a sacarse la leche, algo muy doloroso y acaba tras ello vomitando.

Mientras regresan en el coche Marlo le pregunta qué hará sin ella.

Debido al cansancio, y a los efectos del alcohol, Marlo se queda dormida al volante, despertándola el pitido de un automóvil que va en dirección contraria, aunque no puede ya dominar el coche y acaba en el río.

Marlo, que había tenido repetidos sueños con una sirena, mientras está en el coche en el agua ve cómo se acerca a ella esa sirena, que es Tully y suelta su cinturón, permitiendo así que pueda salir a flote.

En el hospital una psiquiatra habla con Drew y le pregunta si su esposa tiene antecedentes de enfermedad mental, señalando él que solo tuvo una depresión postparto cuando nació su hijo, pero, señala, ahora está muy bien, y que de hecho en los últimos tiempos ha estado sorprendentemente bien, siéndole muy extraño que saliera a beber dejando a los niños.

Llegan entonces Craig y Elyse mientras él rellena un formulario, en que le preguntan los datos de su esposa, indicando que el apellido de soltera de Marlo era Tully.

Cuando esta se despierta, vuelve a ver a Tully a su lado, que le dice que no pueden seguir viéndose.

Tully tiene 26 años, pero Marlo le advierte que la vida pasa muy rápido y que acabará olvidando esa etapa y sus sueños, y tendrá tres embarazos que no le permitirán pensar en otra cosa, tras lo que se despiden.

Drew le pide perdón por no haberse dado cuenta de su estado y por no haberla cuidado más, tras lo que regresan a casa y a su rutina, aunque Drew comienza a colaborar y ayudarla.

Calificación: 3