Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Una joven prometedora
Una joven prometedora

Promising young woman (2020) * Gran Bretaña / USA

          También conocida como:
                    - "Hermosa venganza" (Hispanoamérica)

Duración: 113 min.

Música: Anthony B. Willis

Fotografía: Benajamin Kracun

Guion y Dirección: Emerald Fennell

Intérpretes: Carey Mulligan (Cassandra Thomas / "Cassie"), Bo Burnham (Ryan Cooper), Laverne Cox (Gail), Clancy Brown (Stanley Thomas), Jennifer Coolidge (Susan Thomas), Alison Brie (Madison McPhee), Chris Lowell (Alexander Monroe / "Al"), Connie Britton (Decana Elizabeth Walker), Max Greenfield (Joe), Alfred Molina (Jordan Green).

Un grupo de hombres hablan de negocios en la discoteca, cuando reparan en una joven que está tan borracha que no puede ni incorporarse, comentando los amigos que alguien podría aprovecharse de ella al verla en ese estado.

Aunque luego dicen que lo pide a gritos, señalando Jerry, uno de ellos, que va a hablar con ella, animándolo sus compañeros a hacerlo.

Se dirige a ella que dice que no encuentra el móvil, y luego le pregunta cómo va a regresar a casa, señalando ella que con una APP de viajes compartidos, aunque no puede hacerlo sin el móvil, ofreciéndose él para llevarla a casa, aunque antes la invita a tomar otra copa en su apartamento.

Una vez en este le sirve una copa, como le propuso y se excusa por los comentarios de sus amigos en el bar, tras lo que se acerca y la besa diciéndole que es muy guapa.

Ella dice entonces que necesita tumbarse, llevándola hasta su cama, pidiéndole él que no se duerma, y se tumba sobre ella, insistiendo en que está muy guapa, mientras la besa y empieza a tocarla y a quitarle la ropa, mientras ella le pregunta "qué haces", y mientras le quita las bragas ella vuelve a preguntarle qué hace y la pide que espere, sin que él le haga caso, incorporándose ella de golpe, muy seria y mostrando que no esta borracha, volviendo a preguntarle qué está haciendo, sorprendiéndolo.

Luego, a la salida camina con manchas como de sangre en piernas, brazos y camisa, aunque en realidad es la gelatina del dónuts que está comiendo.

Al pasar frente a una obra un grupo de obreros comienzan a piropearla, aunque en vez de ignorarlos se queda mirándolos fijamente hasta que se avergüenzan y se marchan.

Ya en su casa, hace una anotación en su cuaderno personal. Hace un palote junto a varios más, mostrando que tiene numerosas hojas llenas de estas marcas de conteo. Cuatro palotes atravesados por un quinto palote, unos en color azul, otros en color negro y otros de color rojo, y además el nombre de la persona a la que corresponden.

Les dice a sus padres que llegó tarde porque estuvo haciendo inventario en la cafetería.

Al día siguiente, Gail, su jefa le dice que la ha recomendado para un puesto en las oficinas, aunque ella dice que prefiere la cafetería.

Le dice luego que Johnny la vio el día anterior completamente borracha, aunque ella dice que la confundiría con otra.

Al día siguiente entra un chico que se le queda mirando y le pregunta si es Cassandra, diciéndole que él es Ryan Cooper y le recuerda que estudiaron juntos Medicina, y le pregunta qué hace trabajando allí, aunque al darse cuenta de su torpeza le dice que si quiere puede escupirle en el café, pues fue un imbécil, viendo cómo ella escupe en efecto, pese a lo cual él la invita a salir con él y se bebe el café.

Esa noche acaba en el apartamento de otro tipo, que le cuenta que está escribiendo una novela y la invita a cocaína, aunque ella simula estar tan mal que no la toma.

El hombre le dice luego que es muy guapa, aunque le gustaría que no fuera tan maquillada, pues quiere ver su verdadero yo con todas sus imperfecciones, diciéndole ella que no está bien y le pide agua, simulando dormirse, aunque él la despierta.

Ella le dice que tiene que irse, aunque él trata de convencerla para que se quede, momento en que ella deja de actuar y se muestra totalmente serena.

Él le pide que se marche, recordando ella que poco antes era él el quien le pedía que no se marchara, diciendo él que pensaba que habían conectado, preguntándole ella a qué se dedica, cuántos años tiene, qué le gusta, o cuál es su nombre, ignorando todo.

Ella le dice que al menos no intentó follarla mientras dormía, lo que le hace ganar puntos.

Él dice que no es un acosador, que es un buen tío, diciéndole ella que hay muchos como él. Que cada semana va a la discoteca y simula estar borracha y siempre hay algún buen tipo como él que se acerca para ver si está bien.

Esa noche anota en su libreta el nuevo nombre haciendo una rayita azul antes de dar las buenas noches a una foto de ella y de Nina, de cuando ambas eran niñas.

Cuando se levanta ve que sus padres tienen un enorme regalo para ella que ignora la razón, lo que a su madre le desespera, pues no cree que haya ninguna otra persona a la que se le olvide que cumple 30 años, y no entiende que a esa edad no tenga ningún proyecto de vida y siga viviendo con ellos.

Al abrir el regalo observa que se trata de una maleta.

Le explica a Gail que le dejaron muy claro con esa indirecta que desean que se vaya de casa, animándole ella a hacerlo, aunque Cassie le dice que no puede hacerlo, pues no gana dinero para poder hacerlo, animándola ella a que busque otro trabajo, diciéndole que si lo deseara lo tendría en 10 minutos, pero no lo quiere.

Llega en ese momento de nuevo Ryan que pide un café, pero sin saliva.

Le dice que el día anterior escribió un bonito mensaje, pero luego vio que se lo había enviado a un tipo de una plataforma petrolífera porque le dio un número falso.

Ella le dice que no quiere salir con nadie, diciéndole Ryan que él tampoco, pero le pregunta si le interesaría una amistad en la que él no dejara de anhelarla secretamente y le confiesa luego que le gusta desde que estudiaban en la facultad de Medicina y no puede dejar de pensar en cómo escupió en su café, por lo que la invita a tomar algo con él el fin de semana.

Sale en efecto con él y toman antes algo, contándole él algunas anécdotas de su trabajo y le pregunta si no deseaba seguir estudiando Medicina, pues recuerda que era una gran estudiante, diciendo ella que quería hacer otras cosas, pese a que él recuerda que era muy buena, diciendo ella que no era lo que realmente quería.

Tras salir del cine comienzan a caminar, indicando él que han llegado a su casa, por lo que la invita a subir con él a tomar algo, y, aunque ella acepta él mismo se da cuenta de que se ha precipitado y se despiden, dándole ella una patada a una papelera, triste.

Pero unos días más tarde acude a la consulta en que trabaja Ryan y le dice que le gustaría volver a salir con él, aunque le pide ir despacio, invitándola él a cenar.

Otro día, él le pregunta si mantiene contacto con algún compañero de la facultad, diciéndole ella que no, hablándole él de varios compañeros, como de Madison McPhee, que, le dice, acaba de tener gemelos, asegurando ella que no se acuerda de Madison pese a que Ryan le dice que creía que ella y Nina eran sus amigas.

Le cuenta luego que Al Monroe se va a casar con una modelo de bikinis, diciendo ella que recordaba que se había ido a Londres, diciendo él que volvió para casarse y, aunque no tienen mucha amistad, son compañeros, ya que Al es anestesista en su clínica.

Esa noche no puede dormir y busca a Al Monroe en su Facebook, y luego toma anotaciones del de Madison.

I

Espera en la cafetería del hotel Saint Joan. Le llevan una botella de champán y un Ginger Ale, sirviéndose en su copa el segundo y en la de Madison, el champán.

Cuando llega esta brindan por la vieja amistad y terminan la botella y Madison pide otra y luego un vino, no parando Madison de hablar, contándole que, aunque todos los hombres dicen que quieren que sus mujeres trabajen, no es verdad. Que todos quieren salir con una feminista en la universidad, porque quieren una novia con convicciones y, además, las feministas son más propensas a tener sexo anal, pero luego todos quieren lo mismo. Una buena chica.

Cassandra le recuerda que en la facultad no fue una buena chica, diciendo ella que Fred no la conoció entonces.

Le dice que quería verla para hablarle de por qué lo dejó, preguntándole si recuerda lo que pasó, diciendo ella que fue mucho tiempo atrás, y se acuerda vagamente.

Cassie le pregunta si alguna vez piensa en ello, diciendo ella que por qué iba a hacerlo.

Ella le pregunta qué le diría si una amiga suya llegara a su casa y le dijera que pensaba que algo malo le había pasado la noche anterior, aunque Madison no quiere hablar de ello y le recuerda que eso pasó muchos años atrás.

Ella le pregunta si la menospreciaría y no escucharía su historia por ser un drama.

Madison le dice que no entiende por qué está enfadada con ella., pues no es la única que no se lo creía, pues Nina tenía fama de acostarte con cualquiera y por eso no la creyeron, y, además, si te emborrachas pasan cosas y no te conviene emborracharte hasta desmayarte y esperar que te apoyen si te acuestas con alguien que no te gusta.

Cassandra lamenta que siga pensando así, mientras Madison dice que está mareada.

Cassie paga y se marcha, diciéndole que no ha cambiado nada.

Al salir se dirige a otro hombre que está en la barra y le indica un número de habitación.

Recibe un mensaje al día siguiente de Madison en que le dice que le encantó verla, pero que acabó muy mareada y le pregunta si la vio hablando con un tipo de su edad y que parecía que la conocía y está intentando reconstruir los hechos y quiere que la llame, pues se despertó en la habitación del hotel y a lo mejor pasó algo y está muy nerviosa.

En su cuaderno tacha una página con el nombre de Madison, sus datos, y abajo los del chico al que pagó y pasa a una segunda página, donde escribe, "Walker".

Va a la universidad y para a una estudiante a la que le dice que está muy apurada, pues es maquilladora y va al rodaje de un clip musical y se ha perdido.

Mientras la atiende, la chica ve que lleva unos papeles del grupo "Wet dreams", y al verlos, la chica le ruega que la lleve, aunque ella se muestra reacia, pues teme que si lo cuelga en las redes o se lo dice a alguien ella perderá su trabajo, asegurándole la chica que no colgará nada e incluso le entrega el móvil, decidiendo llevarla.

II

Va a la universidad, consiguiendo que la vea la Decana Elizabeth Walker a la que se presenta como Daisy.

Le dice que desea reanudar sus estudios de Medicina que dejó después de lo que le pasó a Nina Fisher, de la que ve que la Decana ni se acuerda, y, aunque sí se acuerda de Alexander Monroe, tampoco recuerda las acusaciones contra él.

Ella se lo refresca. Recuerda que se llevó a Nina a su habitación y tuvo sexo con ella repetidas veces delante de sus amigos, aprovechando que ella estaba tan borracha que no se enteraba de nada y se despertó cubierta de moratones.

La Decana pregunta si lo denunció, diciendo que sí, y que, de hecho, habló con ella. Y le pareció que no había suficientes pruebas y que sería su palabra contra la de él.

La Decana dice que reciben acusaciones así una o dos veces por semana y siente no acordarse, pero está segura de que se haría una investigación a fondo.

Cassandra recuerda que sus amigos estaban mirando y riendo.

Walker le dice que si estaba borracha probablemente no recordaría todo, y que a nadie le gusta admitir haberse puesto en una posición vulnerable por una mala decisión, pues estas pueden hacer mucho daño y ser lamentables y ella no puede arruinar la vida de un joven cada vez que reciben ese tipo de acusaciones.

Concluye Cassandra que da por válida la versión del chico, respondiéndole la Decana que se le debe conceder el beneficio de la duda y que se es inocente hasta que se demuestra lo contrario, tras lo que le pregunta si su amiga está bien, diciendo ella que no, pero que a Al le va muy bien y se va a casar, por lo que supone que hizo bien al concederle el beneficio de la duda y que por eso no le importará que tres horas atrás recogiera a su hija Amber del colegio y se la dejara a los chicos que viven ahora en aquella habitación, recordando que, cuando la dejó allí, vio que tenía vodka.

La Decana, asustada la llama al móvil, pero lo tiene Cassandra, que se lo muestra.

La mujer le dice que está loca y le pregunta dónde está su hija, diciéndole ella que ya le dijo, que en la misma habitación en que estuvo Nina, que ella no recuerda.

La mujer le dice que es solo una niña, diciéndole Cassandra que a lo mejor a los chicos de esa habitación no les parece tan niña y le pregunta alterada en qué habitación está y la llama sociópata mientras la insulta, pasando luego a rogarle, hasta que, derrotada, le dice que tiene razón y le pregunta si es eso lo que quería oír.

Ella le dice que no fue tan difícil. Que solo tenía que verlo de otra manera, pues es diferente si le pasa a quien quieres.

Vuelve a preguntarle dónde está su hija y ella le pregunta si de verdad cree que ella sería capaz de hacer algo así, diciéndole que por suerte ella no tiene la fe que ella en los chicos y la dejó en la cafetería Castle esperando que llegue su grupo favorito a rodar un video, y le pide que llame, porque si no, no se dará cuenta de que no van a ir, pues es un poco corta.

Más tarde, se queda parada con su coche en medio de un cruce, como si estuviera mal, gritándole un tipo por bloquear el paso.

Ella baja de su coche con una barra y le rompe los faros y la luna delantera mientras él la insulta y, finalmente se marcha asustado.

Cuando llega a su casa ve que está allí Ryan, con el que había quedado para ir al cine, aunque se le había olvidado, contándole que salió tarde del trabajo, aunque Ryan le dice que se pasó por la cafetería antes y Gail le dijo que se había tomado el día libre.

Ella le dice que está cansada y que le llamará al día siguiente.

Va tras ello a la discoteca, donde de nuevo vuelve a simular estar borracha, ayudándola un tipo. Y cuando sale colgada de él, aparece de pronto Ryan, que se sorprende al ver que le mintió y le dice que si no le interesaba salir con él podría habérselo dicho.

Cuando Ryan se va, el tipo que la llevaba se da cuenta de que está sobria y se da cuenta de que es la loca que se llevó su amigo Jerry.

Ella le dice que no es la única que hace eso y algunas de las otras chicas están locas de verdad y hay una, de hecho, que lleva unas tijeras.

III

Acude a ver a Jordan Green, un abogado, aunque este le indica que ya no ejerce el Derecho, diciendo ella que no ha ido por eso, y le dice que ha llegado el día de su juicio final, diciendo él que lo estaba esperando, invitándole a entrar.

Le dice que le explicaron en su despacho que tenía un año sabático y le dieron su dirección, diciendo él que no sirve de nada esconderse y hay que pagar.

Cassandra le habla de un cliente que tuvo 7 años atrás, Alexander Monroe, y le recuerda que ayudó a muchos chicos como él. Y que Al acosó a través de él a una chica hasta que retiró los cargos.

Jordan le dice que recuerda la chica, Nina, aunque no recuerda su apellido, preguntándole tras ello si ha ido a hacerle daño, pues espera que quiera hacerlo, pues tuvo una revelación. Sus médicos dijeron que era un episodio psicótico y por eso está con un año sabático.

Recuerda que le daban una prima por cada acuerdo extrajudicial alcanzado y otra cada vez que retiraban los cargos, y que tenían un tipo cuyo trabajo era rastrear las redes sociales para descubrir información comprometedora, contactando con viejos amigos o con parejas sexuales, asegurando que con una sola foto borracha pueden condicionar a un jurado.

Pero ahora no puede dormir, por lo que le dice que debe ayudarle, pues nunca se lo perdonará, aunque Cassandra le dice que ella sí le perdona, mientras él llora, indicando que lo siente mucho.

Fuera le espera un tipo que le pregunta si debe entrar, diciéndole ella que no, pero que le pagará de todos modos.

Va a ver luego a la madre de Nina, con la que recuerdan los viejos tiempos, aunque finalmente la mujer le pide que deje de ir a verla pues no es bueno para ninguna de las dos. Que sabe que se arrepiente de no haber estado, pero debe superarlo.

Ella dice que solo intenta arreglarlo, aunque la madre le dice que no puede, insistiendo ella en que siente haberla dejado sola, diciéndole la madre que lo supere y pase página por todos.

Ve en redes el anuncio de la despedida de soltero de Al Monroe.

Decide borrar su cuenta de Fender y lanza su libreta a la papelera.

Va a casa de Ryan para disculparse, diciéndole que ha estado pensado en cómo explicárselo, pues le gusta mucho.

Él le dice que está confuso, pues no quiere que se besen, lo que le parece bien, y de pronto la ve yéndose a casa con un desconocido.

Ella le dice que lo que pasó no lo puede explicar, pero, le asegura que no volverá a pasar y le pregunta si pueden volver a intentarlo, aunque él le dice que no.

Pero de pronto reaparece un día, Ryan en la cafetería, y le pregunta si cenaría con él, aceptando ella tanto la invitación a la cena como su beso.

Van juntos a la farmacia, donde le sorprende ver que él canta una canción de Paris Hilton, mostrándose avergonzada, aunque luego acaba cantando con él.

Comienzan a compartir cama y momentos de felicidad juntos a partir de ese momento.

Todo parece haber cambiado en su vida, e incluso lo invita a cenar con sus padres, dándole luego las gracias su padre por presentarles a Ryan, pues sabe que le costó.

Le dice luego que Nina era como una hija para ellos y la echan de menos, aunque la han echado de menos a ella mucho más.

Ryan le dice que se está enamorando de ella, diciéndole ella que le pasa lo mismo.

Unos días más tarde, al llegar a su casa, ve a Madison esperándola, nerviosa.

Le dice que la llamó muchas veces y le preocupa lo que pasó aquella noche con el amigo de ella, escusándose Cassandra por no haberla llamado, diciéndole que no debe preocuparse, pues no pasó nada con ese tipo.

Madison se tranquiliza al escucharla, explicándole Cassie que el hombre solo la metió en la cama y esperó para asegurarse de que estaba bien, y siente no haberla llamado.

Madison le dice que le quiere enseñar algo.

Reconoce que después de la comida y de emborracharse y despertarse con esa duda pensó en lo que dijo y en cómo actuaron todos y recordó que había un video que todos compartieron, aunque era solo un cotilleo como muchos de los que había entonces, en momentos de constantes borracheras y aunque creyó que se lo había imaginado, buscó en su antiguo móvil, y le asegura que al verlo ahora no sabe cómo todos fueron capaces de verlo y pensar que era gracioso.

Le regala el móvil y le dice que haga lo que prefiera, aunque le aconseja no verlo, aunque, si lo hace, le pide que no la meta a ella, y que no vuelva a llamarla jamás.

Cassie se queda mirando el móvil sin saber qué hacer y con temor de lo que pueda ver.

Pero finalmente lo enciende y ve el video, en el que todos animaban a Al, en vez de reprochárselo, comprobando además, con dolor, que también estaba Ryan allí.

Va a verlo al hospital y le dice que deben hablar, y ya a solas le dice, dirigiéndose a él muy cariñosa que ha sido idiota y por un momento pensó que las cosas iban a ir bien, tras lo que le muestra el video, pese a que al empezar a escucharlo él dice que no quiere verlo, recordándole ella que en aquel momento sí le gustó verlo, asegurando él que no se acuerda, diciéndole ella que le fue fácil olvidarlo, diciendo él que era un niño.

Ella le dice que le va a pedir un favor y quiere que lo piense bien.

Le dice que está lista para enviarles a todos sus contactos, padres, compañeros y amigos y le dice que lo hará si no le dice dónde es la despedida de Al Monroe, haciéndole ver que trabaja con niños y lo que podrían pensar en la clínica.

Él dice que las cosas cambiaron desde que estudiaban, pero le da la dirección y le dice que estarán todos allí el fin de semana, diciéndole luego que no debe pensar que es mala persona y que le quiere y le pide que le perdone.

Le pregunta si le perdonará, diciendo ella que no.

Le pregunta si ella es perfecta y si nunca ha hecho nada de lo que se avergüence y le pregunta si se lo va a contar a todos, diciendo ella que no lo sabe, diciendo él que no sabe si podrá vivir con esa amenaza sobre él, pues ni siquiera hizo nada.

Ella dice sarcásticamente que el pobre Ryan solo ere un inocente observador.

Antes de irse le pide que no cuente nada o enviará el video, diciéndole él que así ninguno de los dos será médico y la llama fracasada.

Vestida de enfermera sexy, se presenta en la fiesta de despedida de soltero de Al.

IIII

Todos la jalean al llegar, menos Al que dice que les advirtió que no quería strippers, pues Anastasia se enfadará, aunque nadie admite haberla contratado.

Les pide a todos los chicos que se pongan de rodillas y uno a uno les va dando de beber desde una botella, para colocarse luego sobre Al, que al ser el novio miraba desde su silla a sus amigos y al que le dice que llegó la hora de ir arriba, aunque él dice que no quiere, diciéndole ella al oído que no hará nada si no quiere, pero que solo le pagarán si va arriba con él, que admite al escucharla subir con ella a la habitación.

Una vez allí le pide que se tumbe en la cama y saca unas esposas, aunque, le dice, es por su seguridad, pues cuando hace bailes privados algunos se ponen un poco babosos.

Él deja que se las ponga aunque asegura que no haría falta, pues es un caballero y le dice que no quiere que le haga nada, pues quiere a su novia y se van a casar.

Le pregunta cómo se llama, diciendo ella que Candy, preguntándole él por su nombre real, diciendo ella que Nina Fisher.

Él le pide entonces que le suelte, diciendo ella que no puede, preguntando él si es todo cosa de Joe, asegurando que es macabro aun viniendo de él y le dice que ella no es Nina Fisher, porque Nina está muerta y empieza a gritar llamando a los demás y pidiéndoles que suban, aunque ella le dice que no cree que puedan oírle, y aunque pudieran, todos están inconscientes, pues si algo aprendió en Forrest es lo fácil que es meter algo en la bebida.

Él le pregunta si la conoce, diciéndole ella que no sabe si se acordará de ella, pues él era muy popular.

Solo entonces él se da cuenta de que es la amiga de Nina.

Ella le dice que entonces se fijó en ella pese a que no era muy follable en esa época y Al le pregunta si le está chantajeando y si quiere dinero.

Ella le dice que solo quiere que le diga qué hizo, asegurando él que no hizo nada, que eran unos niños. Que era una fiesta y estaban borrachos, y a ella le gustaba.

Ella le dice que en el video no parecía que le gustara, preguntando él entonces qué video, diciéndole ella que Joe lo grabó todo y que la fiesta no parece tan divertida a la luz del día.

Él dice que hará lo que le pida, insistiendo ella en que quiere que le cuente lo que hicieron, diciendo que no hizo nada malo, recordándole Cassie que pese a que era la mejor de su clase, Nina dejó la universidad y ella también para cuidarla, pero él se graduó Cum Laude.

Le pregunta si alguna vez se sintió culpable o aliviado de que ella se hubiera ido, diciendo él que también se vio afectado, pues ser acusado así es la peor pesadilla de cualquier hombre.

Le dice ella que él pensaba que se había salido con la suya porque todos lo habían olvidado. Menos ella.

Al le dice que ha perdido la cabeza, mientras se revuelve en la cama.

Ella le explica que le dio mucha pena irse, pues siempre quiso ser médica, y le dice que ahora querría retomar la medicina, mientras abre su maletín, lleno de tijeras y bisturís.

Recuerda que Nina era graciosa y lista y ella la admiraba, y no le importaba nada lo que pensaran los demás.

Pero después dejó de ser como era y se convirtió en otra cosa, y solo pensaba en él y eso la asfixió, así que cuando ella volvió a escuchar su nombre se preguntó cuál era la última vez que alguien repitió el nombre de Nina o pensó en ella y se puso muy triste, porque debería ser él quien viera el nombre de Nina por todas partes y no al revés.

Se sube sobre él con el bisturí y le dice que lo hará lo más rápido posible, pero entonces él consigue soltar una de sus manos y pelea con ella pidiéndole que pare.

Con la mano libre le coloca una almohada sobre la cabeza y la aprieta con su pierna, mientras con su mano libre sujeta la de ella mientras le pide que cese, sin dejar de apretar su cabeza con la almohada, hasta que, en efecto, deja de moverse.

Llora luego por lo sucedido, debiendo permanecer junto a ella en la cama hasta que, al amanecer entra Joe que interpreta todo como una noche de juerga inolvidable, y cuando Al le dice que está muerta, lo toma por una broma, viendo finalmente que es cierto lo que dice su amigo y le pregunta cómo sucedió.

Joe trata de calmarlo, diciéndole que no es culpa suya, pero él está asustado y dice que va a ir a la cárcel, asegurándole su amigo que no sucederá, pues fue un accidente y no irá a la cárcel porque nadie se enterará. Que dirán que la chica hizo su número y se fue, aunque deben deshacerse del cadáver.

Entre ambos queman el cuerpo de la chica, lo cual pone mal cuerpo a Al.

Los padres de Cassandra denuncian su desaparición y preguntan a la policía si no pueden rastrear su móvil, aunque le dicen que ya estaba apagado antes de marcharse y que parecía que no quería que nadie supiera dónde estaba.

Les preguntan si tenía novio, yendo luego el detective Waller a interrogar a Ryan Cooper, al que le pregunta si conocía a Cassandra Thomas.

Él les cuenta que salían juntos, aunque lo dejaron unos días antes, no habiendo contactado con ella desde el jueves, contándole el policía que sus padres denunciaron su desaparición desde el viernes.

El detective le dice que habló a sus padres de un viaje de negocios, pero su compañera Gail no sabía nada, por lo que le pregunta si tenía idea de a dónde pudo ir el fin de semana, diciendo él que mencionó el viaje de negocios, pero no sabía a dónde iba.

El detective menciona que su padre creía que su hija era un poco inestable, diciendo Ryan que, en efecto, no estaba del todo bien, preguntándole el detective si piensa que es posible que quisiera hacerse daño, diciendo él que es posible.

Unos días más tarde, Al Monroe celebra su boda con Anastasia con gran despliegue, al aire libre y a la que acuden sus amigos de la despedida de soltero y Ryan y en la que habla Joe para recordar que son como hermanos, pues crecieron juntos.

Luego, durante el banquete, Ryan recibe un mensaje programado de Cassandra.

Jordan Green, el abogado, recibe por su parte un sobre, también enviado por Cassandra en que ve el viejo móvil de Madison y una nota de Cassandra en que le informa que el 23 de julio iba a la despedida de Alexander Monroe y la dirección del evento y le pide que si desaparece le entregue esa carta y el paquete a la policía.

Ryan lee el mensaje en que le dice que no pensaría que eso iba a ser el final.

IIII

Mientras los fotógrafos hacen su trabajo con los novios, comienzan a escucharse las sirenas de los coches policiales.

Gail, en el bar ve un sobre que le dejó Cassandra con su medalla. Medio corazón, en que viene su nombre, Cassie.

El otro medio corazón, con el nombre de Nina lo llevaba puesto Cassie y Joe lo lanzó al fuego en que la quemaron, y que los perros de la policía consiguen encontrar.

Llega otro mensaje de Cassie, mientras irrumpe la policía en la boda, en que le dice a Ryan que es en ese momento.

Joe sale corriendo, tratando de huir.

Llega un tercer mensaje en que le dice a Ryan: ¡Disfruta de la boda!

Los policías detienen a Alexander por el asesinato de Cassandra, dejando a todos los estupefactos, sin entender nada.

Un último mensaje de Cassandra le dice a Ryan: "Con amor,…Cassie & Nina ;)"

Calificación: 3
Te cuento la película