Bienvenidos a mi página de resúmenes

Un asunto de familia

Manbiki kazoku (2018) * Japón

          También conocida como:
                    - "Somos una familia" (Argentina / Uruguay)

Duración: 121 Min.

Música: Haruomi Hosono

Fotografía: Ryûto Kondô

Guion y Dirección: Hirokazu Kore-Eda

Intérpretes: Lily Franky (Osamu Shibata), Sakura Ando (Nobuyo Shibata), Mayu Matsuoka (Aki Shibata), Kairi Jyo (Shota Shibata), Kirin Kiki (Hatsue Shibata), Miyu Sasaki (Juri / "Yuri", "Lin"), Sosuke Ikematsu (Cliente número 4).

Osamu llega al supermercado con un muchacho, Shota. Y mientras Osamu se pasea con su cesta, Shota deja caer en su mochila algunas cosas sin que la vean.

Luego Osamu la cubre para que no la vean mientras guarda varias cosas en su mochila, marchándose tras ello juntos sin comprar nada.

Comprarán luego unas croquetas en un puesto callejero antes de regresar a casa.

Esa noche hace mucho frío, y por ello, cuando ven a una niña en su terraza deciden llevarla con ellos a su casa, donde comparten sus croquetas con ella.

La abuela, que les dice que viven gracias a su pensión, y que deben devolver a la niña a su casa, pese a que ven que tiene numerosas cicatrices

Tras la cena, Osamu y Nobuyo, salen para llevar a la niña, que les dice que se llama Yuri, a su casa., aunque cuando están a punto de llegar escuchan a los padres de la niña discutiendo, quejándose la madre de ser ella quien la cuida siempre, mientras él amenaza con marcharse, asegurando no saber siquiera si es el verdadero padre de la niña mientras insulta y llama zorra a su esposa, a la que golpea, asegurando su esposa que tampoco ella quería tenerla.

Al escucharlos, Nobuyo decide volver a llevarse a la niña a su casa.

Cuando se levantan ven que se hizo pis en la cama.

Osamu se resiste a ir a la obra donde trabaja debido al frío, pensando incluso en llamar para decir que está resfriado, aunque finalmente sale, entregándole la abuela su termo, aunque se queja al encontrar una uña de la vieja en su zapatilla, pues, dice, eso da mala suerte.

También va a trabajar Nobuyo a una lavandería industrial, donde a veces se queda con cosas que la gente perdió u olvidó entre su ropa.

La abuela cuida las heridas de la niña con una crema, cuando llega un hombre a visitarla, decidiendo Shota llevarse a Yuri por otra puerta para que no la vean.

Mientras pasean ven a otros niños que van al colegio, diciendo Shota que al colegio deben ir solo los niños que no saben estudiar en casa.

La lleva tras ello a la tienda Yamatoya, donde Yuri puede ver cómo Shota aprovecha la distracción del dueño para robar varias, cosas, y entre ellas el champú que se le olvidó comprar el día anterior.

Shota le muestra también a Yuri su lugar secreto, un viejo coche abandonado donde pasa largos ratos.

Observa una quemadura de la niña y cuando le pregunta cómo se la hizo, ella le responde que se cayó, negando que se lo hiciera su madre, que dice, es buena.

Mientras cenan, Aki se muestra recelosa con la presencia de la niña, pues, dice, es como si la hubieran secuestrado, asegurando Nobuyo que en ese caso habrían pedido un rescate y no es así, ni la tienen encerrada.

La abuela le da a lamer sal para que no se haga pis y dice que puede dormir con ella, aunque Aki protesta, pues es ella quien duerme con la abuela.

Shota, que esperaba preocupado escucha finalmente la llegada de Osamu, al que lleva un compañero, pues se rompió un tobillo y lleva muletas y la pierna con escayola, quejándose de que le obligaran a ir a trabajar pese al frío y a la uña que le presagiaba que iba a tener mala suerte.

Temen que deba pasar un mes sin poder ir a trabajar, aunque cuando se entera de que, pese a ello podrá cobrar se pone contento.

El compañero se fija en Aki, que dice que es muy guapa, diciendo Osamu que es la hermana de su mujer, diciendo la abuela que son de diferentes madres.

El compañero le dice que pensaba que era soltero

Los pequeños pasan el día en la calle y comen las cosas robadas, prometiendo Shota a la niña que algún día le enseñará a robar.

Aki y la abuela van al banco, donde la anciana saca su dinero, viendo la chica que tiene cómo código el del año del Régimen Kamakura 1192.

Luego toman algo y la abuela le pregunta en qué consiste su trabajo, contando ella que en llevar un vestido escotado para que se le vean de lado los pechos, y le pagan 3.000 yenes, la mitad para la chica y la mitad para el local, aunque a la abuela le extraña que use como nombre Sayaka, el nombre de su hermana.

Osamu entrena a Yuri para sus chanchullos.

Nobuyo por su parte cuenta que le han reducido las horas de trabajo porque el negocio va mal, y Osamu cuenta que no puede cobrar la baja, quejándose de que la abuela cobra 60.000 yenes de pensión y son ellos los que la cuidan.

Aki / Sayaka va a trabajar, advirtiéndole el encargado que no puede llevar dos braguitas y les recuerda que no pueden tocarse bajo la ropa interior, ya que les cerrarían el local.

Aki pasa a una cabina de espejo y al otro lado tiene al cliente número 4, ante el que simula masturbarse, contándole él que ese día no fue al trabajo y que le gusta verla.

Hatsue, la abuela pasa la tarde en una casa de juegos ante una máquina tragaperras.

Por su parte Shota y Yuri acompañan a Osamu hasta una tienda de artículos de pesca, donde, mientras Osamu entretiene al empleado, Yuri, tal como le enseñó Osamu desenchufa el sistema de seguridad de la puerta para que Shota pueda salir con varias cañas, volviendo a enchufarla tras la salida del muchacho.

El robo sale perfecto, pero Shota no está feliz y se queja, diciéndole a Osamu que no necesitan a la niña, y que esta les entorpece, diciéndole Osamu que no debe hablar así de su hermana, diciendo Shota que no lo es y marchándose tras ello.

Por la noche Osamu dice que puede conseguir hasta 40.000 yenes por las cañas y se muestra feliz, porque no tendrá que volver a trabajar en todo el mes.

Nobuyo le dice a Aki que ella también debería contribuir con su dinero, pero la abuela dice que no es necesario, pues tienen un trato entre las dos.

Aki insinúa que Nobuyo quiere echar mano a la pensión de la abuela, asegurando esta que no lo conseguirán y que por si acaso tiene un seguro, asegurando que no tiene ninguna gana de morir sola.

Entretanto Yuri está fuera pese al frío, preocupada de que Shota no vuelva a casa, comentando Nobuyo que pese a que la han maltratado se preocupa, cuando, asegura, si tu madre no quiso que nacieras, lo lógico es que fuera como ellos, pues si lo has pasado mal no te preocupas por los demás.

Osamu decide ir a buscar a Shota, encontrándolo en su refugio secreto, en el coche abandonado, y le cuenta que Yuri está muy preocupada por él.

Dice que Yuri le cae bien, pero se lo pasa mejor cuando están solos.

Finalmente él parece aceptarla y cuando Osamu le pregunta qué es Yuri para él, Shota dice que su hermana, preguntándole luego qué es entonces él, esperando que diga papá, aunque Shota es incapaz de llamarlo papá, diciéndole que ya se lo dirá algún día.

Deciden regresar tras ello a casa, jugando mientras lo hacen.

De pronto, un día hablan en televisión de la desaparición de Yuri, a la que llaman Juri, aunque, tras dos meses desaparecida sus padres no habían denunciado nada, siendo los servicios sociales los con que contactaron con la policía.

Le cortan el pelo y la peinan de otro modo y le dan otro nombre, Lin, sorprendiéndose la abuela al ver que prefiere quedarse con ellos, diciendo Nobuyo que el vínculo es más fuerte cuando eres tú quien eliges a la familia.

Aki le pregunta a Osamu cuándo se acuestan él y Nobuyo, contando él que su vínculo viene del corazón, no del sexo.

Entretanto la abuela y Nobuyo llevan a la niña a comprarse ropa nueva.

Mientras se baña, Nobuyo le muestra a la niña su brazo, pues tiene una quemadura, igual que ella, contándole que ella se la hizo con una plancha.

Queman luego el vestido con el que llegó y Nobuyo, abrazándola, le dice que si le pegaban sus padres no es porque hiciera nada mal, ni porque le dijeran que la querían, pues quien quiere lo que hace es abrazarla como ella.

Shota le enseña a Lin a robar, haciéndolo esta mientras Shota se coloca delante de Yamatoya, el cual, cuando se van a marchar les regala unos caramelos y le pide a Shota que no enseñe a robar a la niña, mostrándole que conoce sus gestos.

El dueño de la lavandería les dice a Nobuyo y a otra compañera que debe reducir gastos y por ello debe despedir a una de ellas que son las que más cobran por hora, pidiendo que lo decidan entre ellas.

Su compañera le dice que si acepta irse ella, no dirá nada de la niña que están buscando, pues la vio con ella, ante lo que Nobuyo debe aceptar que la despidan a ella, aunque le advierte que si habla, la matará.

Hatsue va a visitar a su hijastro, no entendiendo la mujer de este qué relación tienen ellos con la que fue la primera esposa de su padre, diciendo ella que solo ha ido a honrar su memoria, comiendo luego con ellos, y viendo ya muy crecida a su hija Sayaka que se va al colegio.

Le pregunta tras ello por su hija mayor, observando una foto donde aparece Aki, diciéndole su hijastro que está en Australia.

Antes de marcharse, su hijastro le da un sobre con dinero diciéndole que lamenta lo que ocurrió con su madre, viendo al salir que le dieron 30.000 yenes.

Aki, entretanto, tras terminar su actuación ante el cliente número 4 lo invita a que pase a la sala de chat, lo que este acepta, acurrucándose una vez allí en sus rodillas mientras ella le acaricia la cabeza y le habla sobre su familia.

Observa sus puños magullados por golpearse a sí mismo, aunque no dice nada, dejando que Aki lo consuele con su abrazo.

En casa, Nobuyo le cuenta a Osamu que la despidieron, y le dice que podrían poner un bar como tuvieron anteriormente, asegurándole ella que con Aki, funcionaría.

Ella se acerca y le besa y luego se abalanza sobre él y hacen el amor, estando él muy contento de haberlo hecho, animándola ella a repetir, aunque cuando van a hacerlo escuchan a Shota y a Lin que llegan empapados por la lluvia y deben dejarlo.

Cuando llega Aki le cuenta a Nobuyo que está empezando una relación con uno de sus clientes habituales, contándole ella que también Osamu era cliente habitual suyo.

Shota le cuenta que Yamatoya le pidió que no enseñara a robar a su hermana.

Fuera se escuchan los fuegos artificiales en el río Sumida, recordando Hatsue que antes iban cada año hasta que un año les cayó un chaparrón y dejó de ir.

Salen todos al patio, aunque solo pueden escucharlos, pero no verlos.

El grupo viaja a pasar un día en la playa en el tren.

Luego, en la playa, Shota se descubre a sí mismo mirando los pechos de Aki, diciéndole luego Osamu mientras se bañan que es normal que le gusten los pechos de las mujeres, pues a todos los hombres les pasa, y le dice también que es normal que por las mañanas tenga el pene más grande, sintiéndose el niño aliviado, pues creía que estaba enfermo.

Lin disfruta de la playa, con Aki, mientras Nobuyo y Hatsue hablan, diciéndole la primera que a veces es mejor elegir a la familia que estar con la propia, pues así no tienes expectativas y no te decepcionan.

Luego, ya sola, Hatsue ve cómo se bañan los 5 y juegan y da las gracias.

Lin despierta por la noche y ve que se le cayó un diente, y como Nobuyo no se despierta va a contárselo a Shota, que lo lanza al tejado, haciendo que pida un diente fuerte.

Justo entonces, Aki ve que la abuela no despierta y se asusta, comprobando que ha muerto y no pueden hacer ya nada, señalando que no pueden llamar una ambulancia ni enterrarla, pues no tienen dinero.

Deciden por ello enterrarla dentro de la propia casa, advirtiendo Osamu a Shota que tiene que guardar el secreto, como si la abuela nunca hubiera existido.

Nobuyo le dice a Osamu que no cree que les haya vuelto a pasar, aunque él dice, es algo diferente, pues la abuela fue más feliz así.

Nobuyo va al banco y saca el dinero de la abuela, 116.000 yenes.

Shota le dice que siendo dinero de la abuela no han hecho nada malo, preguntando él si lo es robar en las tiendas, diciendo que para Osamu, las cosas que están en las tiendas aún no son de nadie, diciéndole Nobuyo que mientras no quiebre la tienda no pasa nada.

Convencidos de que la abuela tenía más dinero buscan por la casa, encontrándolo con la dentadura, viendo que tenía mucho dinero, preguntándose de dónde saldría.

Shota sale con Osamu, a robar de nuevo, fijándose ahora en coches aparcados y mirando qué tienen dentro, algo que a Shota no le parece bien, pues lo que hay en los coches sí es de alguien, no como lo de las tiendas.

Luego, mientras huyen, el niño le pregunta si cuando le rescató también trataba de robar a alguien, diciéndole que no, que entonces solo trataba de rescatarle.

Osamu está feliz con su botín, pero Shota no lo está.

Cuando vuelve con Lin a la tienda Yamatoya, la encuentran cerrada, habiendo un cartel que indica que está cerrado por defunción, aunque ellos no lo entienden, preguntándose Shota si habrá quebrado.

Van tras ello al supermercado, y cuando ve que Lin le imita y roba una bolsa, cambia de estrategia. Llama la atención tirando cosas y roba una bolsa de naranjas, provocando que le sigan, consiguiendo los empleados arrinconarlo en un puente, decidiendo saltar desde el mismo.

Ingresado en el hospital, ven que se rompió una pierna.

Interrogado por la policía, Osamu da sus datos, diciendo que se llama Shibata Shota, aunque cuando llega Nobuyo, que se hace pasar por su madre y les piden que pasen por comisaría comienzan a poner excusas, pues dicen, tienen a la niña sola y escapan.

Sabiendo que la policía investigará, deciden huir de la casa, diciendo que más tarde regresarán a buscar a Shota, que de momento estará bien atendido en el hospital, aunque cuando llegan a la puerta encuentran a la policía esperándolos.

Los interrogan a todos por separado.

A Juri tratan de ganársela haciendo que haga un dibujo, pintando su día en la playa que recuerda que fue un día bonito, pintando solo a los 5, sin pintar a la abuela, y aunque le preguntan si estaba con ellos ella no dice nada.

También interrogan a Shota, que les cuenta que vivía solo en un coche, tratando de lograr que diga la verdad diciéndole que iban a abandonarlo y que no es una familia de verdad, pues si lo fueran no lo harían.

Acaba dándoles el nombre, diciendo que él se llama Enoki Shota y ella Tanabe Yuko.

A Aki le cuentan que Osamu y Nobuyo mataron a una persona tiempo atrás, al marido de Nobuyo, al que apuñalaron.

Esta declara que sí lo mataron, pero en defensa propia, pues de lo contrario les habría matado a ellos, que es lo que dictaminó el juez.

Osamu declara que no secuestraron a Juri, que la recogieron porque estaba desnutrida y además no pidieron un rescate.

Los padres de Juri comparecen ante la prensa, simulando haber sufrido mucho por ella.

Aki declara que la abuela le pidió que fuera a vivir con ella, diciéndole los policías que no lo hizo por generosidad, sino porque obtenía dinero de sus padres que le entregaban

cada vez que iba a verlos.

Le dicen que sus padres niegan saber que vivía con ella, pero la policía sospecha que sí lo sabían.

Para Aki es un duro golpe pensar que a su abuela solo estaba interesada en el dinero y que no la quería, aprovechando los policías el momento para preguntarle si sabe dónde está la abuela.

Descubren gracias a ello el cadáver de Shibata Hatsue, compareciendo ante la prensa, no descartando el asesinato, ni entendiendo por qué vivían en esa casa los que pretendían ser su familia.

Nobuyo declara haber cavado ella sola y haber enterrado el cadáver de la anciana, aunque dice, no se deshizo de ella, sino que por el contrario, que otros se deshicieron de ella y ella la encontró.

A Osamu le preguntan si enseñaba a los niños a robar en tiendas, diciendo que es lo único que podía enseñarles y que eligió el nombre de Shota para el niño por llamarse él también así.

Shota va mejorando y le dicen que vivirá con otros 6 niños de su edad en una casa desde donde podrá ir al colegio, pues hay cosas que no pueden estudiarse en casa y necesita conocer a otros niños.

Le pregunta por Lin y le dicen que regresó con su verdadera familia, diciendo que no recuerda nada para evitar que sigan preguntándole.

Jury vuelve a su vida anterior. Su madre tiene una herida en la cara, y no quiere atender a la niña ni deja que la toque y le dice que le pida disculpas por cualquier cosa.

A Nobuyo le dicen que Lin dijo que quería volver a casa, pero ella sabe que es algo que nunca diría, y cuando le dicen que los niños necesitan de sus madres, ella dice que es lo que estas creen, quejándose de que baste con dar a luz para ser madre, algo que ella no podrá conseguir, por lo que le preguntan si la secuestró por eso, diciendo ella que quizá, o quizá porque odiaba a su verdadera madre.

Aki queda en libertad y regresa a la que fue su casa, ahora abandonada.

Algún tiempo más adelante Osamu y Shota quedan y van a pescar juntos, tras lo que van a visitar a Nobuyo a la cárcel, ya que esta decidió asumir todo el peso de la culpa porque Osamu ya estaba fichado y le hubieran caído más de 5 años, señalando además que fue muy feliz con él y que no es nada para ella.

Shota lamenta haberse dejado pillar y que por su culpa ocurriera todo y cuenta que ahora va al colegio cada día.

Nobuyo le cuenta entonces que le encontraron delante de la peluquería Matsudo Pachinko en un Toyota Vitz rojo con matrícula de Narashino y le dice que si lo desea, con esos datos, podrá buscar a sus verdaderos padres, pues, dice, no son lo bastante buenos para él, tras lo que se despide.

A la salida ven que está nevando y comen juntos, la comida que hizo Shota, aunque recuerda que fue él quien le enseñó a cocinar.

Ahora Osamu vive solo en un pequeño apartamento y Shota le dice que le gustaría dormir con él esa noche.

Luego bajan a jugar con la nieve para hacer un muñeco y duermen juntos, aunque Osamu le advierte que al día siguiente debe irse.

Shota le pregunta si es cierto que trataron de huir sin él, confesando Osamu que así fue, pero que les pillaron y le dice que lo siente y que a partir de ese momento ya no es su padre.

A la mañana siguiente le acompaña a la parada del autobús y le pide que se disculpe por no haber aparecido y les diga que él le obligó a quedarse con él la noche anterior, diciéndole que ya no podrán volver a verse.

Shota confiesa que le pillaron porque se dejó pillar.

Ya en el autobús mira hacia atrás, viendo que Osamu corre junto a él, y dice por vez primera: "papá".

Jury juega sola en su terraza como cuando la encontraron y sube a una banqueta para mirar por encima de la barandilla, como esperando que alguien vuelva a rescatarla.

Calificación: 4