Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Un buen año

A good year (2006) * USA / Gran Bretaña

Duración: 118 min.

Música: Marc Streitenfeld

Fotografía: Philippe Le Sourd

Guión: Marc Klein (A.: Peter Mayle)

Dirección: Ridley Scott

Intérpretes: Russell Crowe (Max Skinner), Albert Finney (Tío Henry), Marion Cotillard (Fanny), Tom Hollander (Charlie Willis), Freddie Highmore (Max joven), Abbie Cornish (Christie Roberts), Didier Bourdon (Francis Duflot), Isabelle Candelier (Ludivine Duflot), Rafe Spall (Kenny), Richard Coyle (Amis), Archie Panjabi (Gemma), Kenneth Cranham (Sir Nigel).

Max Skinner es un exitoso bróker londinense, que devora a su competencia con sus atípicas formas.

Tras una exitosa operación que proporciona varios millones a su compañía, Max recibe tristes noticias provenientes de Francia: su anciano Tío Henry ha fallecido y él, como pariente más cercano, es el heredero único de sus bienes, que incluyen un chateau en Provenza y un viñedo, La Siroque, que Henry cultivó más de treinta años.

Max viaja hasta la Provenza, donde pasó los veranos de su niñez de vacaciones con su excéntrico tío, con quien no ha tenido contacto en años para atender los asuntos legales de su herencia, llegándole allí la noticia de su suspensión por su compañía por su cuestionable transacción en bonos, lo que le dará más tiempo.

Max se va acoplando a la vida en el chateau, enfrentado al reticente viñador Francis Duflot, a quien Max recuerda de sus visitas cuando era niño y que teme que Max eche a perder todo el trabajo de su tío. Se lleva mejor con su esposa, Ludivine.

El mejor amigo de Max es Charlie Willis, abogado experto en inmuebles. Charlie investiga la posibilidad de vender sus tierras por una importante cantidad.

Pero según van transcurriendo los días va recordando su niñez junto a su tío y lo feliz que fue allí, y de sus enseñanzas que le ayudaron a trazar su exitosa carrera.

Entretanto llega hasta allí una joven californiana de veintitantos años, Christie Roberts, originaria del Valle de Napa, que dice ser hija ilegítima del fallecido Henry. La revelación, si es cierta, la convierte en prima de Max y, de acuerdo con las leyes francesas, en heredera de La Siroque.

Sospechando que Christie es una estafadora, Max la interroga sobre su pasado mientras discute con ella sobre el futuro del viñedo, cuyo plonk (como llaman los franceses al mal vino) es igualable únicamente al peor vinagre imaginable.

Max, que ha probado el terrible vin de pays de La Siroque, también encuentra algunas otras botellas en la bodega del tío Henry denominadas Le Coin Perdu ('el rincón perdido'). Este misterioso y legendario vino ha alcanzado precios de miles de dólares por botella en el mercado negro durante años, según cuenta la atractiva dueña del café local, Fanny Chenal, que impresiona a Max pese a su fama de mujer arisca, a la que ningún hombre consigue conquistar.

Max la tiró de la bicicleta involuntariamente a su llegada a Francia, y ella se vengó de él cuando encontró a Max en la piscina vacía, donde cayó accidentalmente, y en lugar de ayudarle a salir optó por llenar la piscina de agua, no pudiendo él salir hasta que se llenó.

Se volvió a ganar su aprecio ayudándole como camarero en un día de mucha afluencia.

Max contrata a un enólogo que le dice que su vino es muy malo y las cepas también. Más tarde se enterará de que fue contratado por Duflot

Pero entre todas estas cosas va recuperando el espíritu de su niñez, lo que le lleva a anular la venta que ya había realizado, enviando a Christie una supuesta carta de Henry a su madre, junto con unas fotos, con lo que esta podrá probar su filiación.

De vuelta a Londres le ofrecen una indemnización o hacerse socio. Opta por la primera tras recordar que Fanny era hija de una amante de su tío, que le besó siendo niño. Volverá junto a ella, viviendo con Christie, que se ocupa de la parte enológica.

Calificación: 1