Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Un pequeño favor
Un pequeño favor

A simple favor (2018) * USA / Canadá

Duración: 117 min.

Música: Theodore Shapiro

Fotografía: John Schwartzman

Guion: Jessica Sharzer (Novela: Darcey Bell)

Dirección: Paul Feig

Intérpretes: Anna Kendrick (Stephanie Smothers), Blake Lively (Emily Nelson / Hope y Faith McLanden), Henry Golding (Sean Nelson), Andrew Rannells (Darren), Linda Cardellini (Diana Hyland), Jean Smart (Margaret), Rupert Friend (Dennis Nylon), Eric Johnson (Davis), Dustin Milligan (Chris), Bashir Salahuddin (Detective Summerville), Ian Ho (Nicky Nelson), Joshua Satine (Miles).

Stephanie habla en su vlog para madres de la desaparición de su mejor amiga, Emily, desde que cinco días antes le pidió un pequeño favor. Que recogiera a su hijo Nicky en el colegio, no regresando tras ello, dándose cuenta a raíz de su desaparición de que no la conocía tan bien como pensaba.

Recuerda que son sus hijos quienes las juntaron, habiéndola conocido unas semanas atrás en el colegio de su hijo, el Warfield, el día de la Cocina Internacional.

El resto de padres se burlaban de ella, pues se apunta a todas las actividades, y comentan que parece que toma speed.

A la salida, Nicky, el hijo de Emily le preguntó si podía ir a jugar con Miles, y cuando apareció la madre del niño, una mujer espectacular le dijo que no, quejándose el niño de que no le deja divertirse, diciéndole ella que le dejó que le rasgara la vagina al nacer.

Pero finalmente el niño la convence y le pregunta a Stephanie si le gustan los martinis.

Los demás padres observan pensando que Emily se comerá a Stephanie.

Van a casa de Emily, observando nada más entrar un cuadro de ella desnuda y con la vagina en primer plano.

Emily se asombra cuando dice un taco, y Stephany dice "mecachis", la costumbre cuando alguien dice un taco en su casa, y ponen en un bote 25 centavos.

Emily le dice que quien cocina en su casa es Sean, aunque cree que lo hace como una excusa para no escribir, contándole que escribió 10 años atrás, "Oscuridad al alba", que Stephanie dice leyó en su club de lectura cuando se convirtió en madre soltera.

Stephany le cuenta que es viuda, pues su marido murió en un accidente de coche junto con su hermano Chris que iba de copiloto, y el dinero apenas les llega, aunque tuvo suerte de que su marido tuviera un seguro.

Emily le dice que su marido no gana nada y debe pagarlo ella todo y no pueden vender la casa, pues la compraron durante la burbuja.

Mientras toman el Martini aparece su marido Sean y se besan, algo incómodo para ella, que ve además cómo se lanzan puyas, él sobre la bebida y ella porque no escribe.

Emily le dice que leyó su libro, y le recordó a Thackeray, viendo él que en efecto se lo leyó, contando ella que estudió Literatura.

Cuando él se va, Emily le cuenta que están arruinándose y no pueden encontrar a una niñera decente, diciéndole Stephany que si alguna vez necesita que recoja a Nicky y se lo lleve basta con que se lo diga o si necesitan una noche libre.

No tarda en hacer uso del ofrecimiento, pidiéndole que recoja a Nicky por una reunión.

Cuando va a recoger al niño, Emily la alaba como madre, y le dice que ella es un desastre y que lo mejor que podría hacer por Nicky es darse un tiro, diciendo luego que era una broma.

Pero cuando ve que Stephany le hace una foto para su anuario, Emily le exige que la borre y le pide que no vuelva a hacerlo, y añade que no le conviene ser su amiga.

Pese a todo van a tomar otra copa y Stephany le regala una pulsera de la amistad, pareciéndole muy elegante lo del Martini, pues, dice, lo veía en Embrujada y confiesa, ya achispada, que no es tan buena como parece y que tiene un lado oscuro y deciden intercambiar intimidades.

Emily le habla de una de sus locuras, que fue cuando algún tiempo antes Sean y ella invitaron a la secretaria de él para hacer un trío.

Stephanie, por su parte, le cuenta que su padre murió en su último año de secundaria y apareció en el funeral un chico llamado Chris, idéntico a su padre, pero con 30 años menos y su madre lo abrazó como si fuera un fantasma. Era su medio hermano.

Su hermano se quedó. Su padre era quien la entendía y sin él se sentía sola, por lo que comenzó a hablar con él y acabaron besándose.

A Emily le encanta la historia de los "follahermanos" que Stephanie contó borracha.

Al día siguiente Stephanie recibe otra llamada suya diciendo que necesita que le haga un pequeño favor. Quiere que recoja a Nicky porque Sean tuvo que irse a Londres porque su madre se rompió la cadera y ella tiene un asunto de trabajo.

En la puerta del cole Darren, otro padre, le dice que está muy bien que cogiera el trabajo de niñera, pues Emily llevaba mucho tiempo buscando una, diciendo ella que lo hace como amiga, concluyendo Darren para sí que no sabe que está trabajando gratis.

Pasa la tarde y Emily no contesta a ninguno de sus mensajes ni le coge el teléfono, decidiendo poner a Nicky a dormir con ellos.

Asustada llama al día siguiente a su empresa y le dicen que está unos días en Miami.

Consigue el teléfono de Sean en el cole y lo llama, sintiéndose extrañado de que pasaran dos días, aunque le cuenta que oyó hablar en otras ocasiones de esas emergencias y en cuanto sabe que Nicky está cuidado desaparece bastante tiempo, aunque él regresará al día siguiente y recogerá al niño.

Llega en efecto a la noche siguiente y deciden llamar a la policía, preguntándole a Sean si se pelearon y se fue por eso a Londres, e insinúa que pudo irse con algún amigo.

Sean les dice que Emily no tiene familia, pues sus padres murieron siendo adolescente.

Ya a solas, Sean le dice que, aunque tienen problemas, no cree que se largara abandonando a su hijo, aunque es muy reservada, recordando Stephany que no le gusta que le saquen fotos, contándole Sean que una vez le cerró el Facebook por subir una foto familiar.

Le cuenta también que renunció a ser escritor por seguirla.

Como es muy tarde, Stephany le pide que se quede a dormir en su sofá cama, viendo al despertarse cómo Sean les está dando el desayuno a los niños, y consigue que se tomen un batido de verduras diciendo que es un batido para la resaca.

Luego ella hará esa receta en su vlog.

Como la policía no da soluciones, decide investigar ella, yendo hasta la empresa Dennis Nylon, esperando hablar con el señor Nylon, que cuando llega le dice que no saben por qué fue a Miami, pero que cuando Emily no cuenta algo es mejor no preguntar.

Se cuela luego en el despacho de Relaciones Públicas de Emily tratando de encontrar alguna pista, llevándose un cartel que parecía escondido.

La detienen antes de salir, no sabiendo si se dedica al espionaje industrial o es una ladrona común, aunque amenaza con dar publicidad en contra de su tienda, en su vlog, diciendo que abusan de las mujeres, consiguiendo que la dejen marchar.

En el cartel aparece una foto de Emily donde no sale nada favorecida, donde escribieron "Ten Fe" (Gotta have Faith).

Aprovechando esa foto hace carteles tratando de localizarla, colaborando con Sean, que le está muy agradecido por su ayuda y dice tener por vez primera la experiencia de llegar a mesa puesta a su casa.

Reciben entonces la visita del inspector Summerville, que le cuenta que Emily no estaba en ninguna lista de embarque a Miami. Que alquiló un Kia blanco en Budget y pagó dos días de alquiler en efectivo, insinuándole que puede ser porque tiene un lío, pero que pidieron ya información a todos los peajes del país.

Stephany se hace eco de esas informaciones en su vlog y da la matrícula del coche, recibiendo un correo desde Michigan donde fue vista, recibiendo Sean en efecto una llamada de la policía de Warfield para decirle que encontraron el coche en Michigan.

A medida que aumenta el misterio suben las visitas al vlog de Stephany, que va narrando las novedades, siendo de hecho fue una de sus seguidoras quien dio la pista que ayudó.

Reciben entonces la noticia de que encontraron a Emily muerta en un lago.

Se celebra su funeral, ayudando luego ella en la recepción posterior en su casa, viendo cómo Darren lleva brownies hechos siguiendo la receta de su vlog, reconociendo que empezaron a verlo para reírse, pero vieron que daba consejos muy útiles, e incluso, ellos que se habían reído siempre de ella se ofrecen para colaborar con los niños.

Miles y Nicky se pelean y cuando les separan, Nicky acusa a Stephany de haber matado ella a su madre porque quiere ser su madre y le dice a su padre que su madre tenía razón y que es un pringao.

Cuando consigue calmarlo y acostarlos trata de consolar también a Sean, al que abraza, para acabar besándose y yendo luego a la cama.

Al día siguiente decide retirar el retrato desnudo de ella que lleva a su vestidor, donde observa toda su ropa y colocándose uno de sus vestidos, que luego no consigue quitarse, y con el que la encuentra el inspector Summerville.

Este, le dice que los vecinos escuchaban a menudo discutir al matrimonio y que tienen ya el informe de la autopsia en el que vieron que tenía el hígado lesionado por un elevado consumo de alcohol, y manchas de pinchazos en los brazos y entre los dedos de los pies, algo que ella dice, le cuesta creer.

Le cuenta además, que Sean contrató un seguro de vida por 4 millones, diciendo ella no saber nada, aunque le sugiere que hable con el jefe de ella, Dennis Nylon, aunque Summerville le dice que ya lo hizo y que este les indicó que creían que ella sabía más de lo que decía.

Ella le indica que su teoría del seguro hace aguas, pues no explica ni el billete de avión falso ni el coche de alquiler ni necesitaba ir a Michigan.

Para quitarse el vestido debe cortárselo con las tijeras.

Rebusca luego en el escritorio, donde encuentra numerosos sobres con facturas pendientes de pago, pero también una nota de Emily pidiéndole que firme los papeles del seguro, por lo que decide ir a buscar a Sean, a la universidad, aunque allí lo ve tonteando con su secretaria y no habla con nada.

A la vuelta del colegio, Nicky dice que ha visto a su madre. Su padre le dice que a veces se creen ver a los seres queridos, aunque el niño insiste en que la vio de verdad junto a la valla del patio y que le dijo que saludara a Stephany y que Miles también la vio, aunque este dice que cree que sí, pero que no está seguro.

Stephany se muestra esquiva con Sean por lo que vio, pero le dice a este que en efecto nota el perfume de Emily en Nicky y le muestra además la pulsera que le regaló a ella y que Nicky tenía en la mesilla, aunque Sean cree que se la daría al niño, pues no le iba, y además vio su cuerpo con su tatuaje y el anillo que le robó a su madre.

Stephany le cuenta que Emily le dijo que se lo había regalado su suegra, aunque Sean le cuenta que se lo robó durante una visita, y, aunque él le insistía en devolvérselo a su madre, ella le dijo que no querría que su madre supiera que se había casado con una ladrona, tras lo que lo citó en el baño del avión.

Nueve meses después nació Nicky.

Le cuenta que estaba hechizado por ella y como escritor joven y arrogante nunca estuvo a la altura de lo que ella esperaba, pero que ahora, a su lado se ha reconstruido e incluso ha vuelto a escribir, por lo que le pide que se vaya a vivir con él, pues está harto de mentir y fingir, aceptando ella, aunque dejándole claro que no hace tríos.

Sean le dice que Emily era mentirosa compulsiva y que eso no pasó en realidad.

Le pregunta por qué hizo la póliza, diciendo él que fue por ella, pues cuando Emily supo que vivía del seguro de su marido pensó en contratar las pólizas por Nicky.

Dispuesta a vivir con Sean, vacía el vestidor de Emily, encontrando un revólver en una de sus cajas de zapatos, además de un consolador.

Pero cuando llega feliz a su nueva casa, se encuentra con el vestidor de nuevo lleno con las cosas de Emily, lo que la asusta.

Lanza por ello desde su vlog un mensaje a Emily, como si hablara con su espíritu, y le dice que nadie la sustituirá y siempre será la mamá de Nicky y no podrá ocupar su lugar.

Y un día, mientras lleva a los niños al colegio Nicky le da un sobre que dice le dio su madre para ella, lo que está a punto de provocar un accidente.

Regresa por ello a casa para abrir el sobre, encontrando en él una foto de ella con su marido, su hijo y su hermano, habiendo puesto un círculo en su cara y otro en la de su hermanastro, habiendo escrito "Brother Fucker".

Recibe una llamada en que le ofrecen un viaje a las Bahamas, viendo que quien la llama le dice "Follahermanos", reconociendo así a Emily, aunque esta le dice que no, pues Emily está muerta, y que está en el cielo vigilándola, aunque tras ello le dice que le gusta su camisa.

Stephany le pregunta por qué hace eso, preguntándole que cómo sabe que lo hace ella sola, tras lo que le pide que bese a Sean de su parte "cuatro millones de veces".

Ella va a ver a Sean a la universidad para preguntarle si le están haciendo como en "Las Diabólicas", y le dice que si Emily y él tienen algún plan que lo dejen, insistiendo él en que Emily está muerta, diciéndole ella que la ha llamado, a lo que Sean le responde que la llevará a un amigo suyo que es psicólogo.

Ella recuerda la historia que le contó a Emily el día en que se emborrachó.

Ella se hizo amante de Chris, su hermanastro, y su marido le preguntó, muy enfadado, si Miles era suyo, y tras aquello, un día, se llevó a Chris, supuestamente para hablar de hombre a hombre, pero poco después dos policías fueron a su casa para darle la noticia del supuesto accidente en que fallecieron los dos hombres de su vida, que ella cree, murieron por su culpa.

Emily trató de consolarla diciéndole que no era culpa suya y la abrazó, decidiendo Stephany besarla, viendo cómo Emily respondió al beso.

Luego se sintió mal, pero Emily le dijo que era algo natural.

Decide seguir sus investigaciones buscando en el cuadro de Emily el nombre de su autora, viendo que es Diana Hyland, a la que decide ir a ver a su estudio.

Cuando le cuenta que Emily ha muerto, pregunta Diana quién es Emily, diciéndole ella que la mujer del cuadro, aunque la pintora le dice que se llama Claudia y le cuenta que era muy buena en la cama y que la pintaba solo a ella, algo que no gustaba ni a su marchante ni a los críticos, por lo que se cargó su carrera, y ahora solo pinta cuchillos.

Estaba tan fascinada que le pagó la universidad y liquidó sus deudas, aunque, cuando le pregunta si la vio consumir heroína, le aseguró que ni la tocaba.

Le dice también que no le dejó pintarle la cara más que en el cuadro que le lleva ella.

Stephany le pregunta si le habló de Michigan, mostrándole Diana una camiseta que guarda de ella, de un Campamento Cristiano.

Llama a Sean para decirle que se tomará un par de días libres para desestresarse y que Sona, otra madre del colegio recogerá a los niños, recomendándole que descanse él.

Viaja hasta el campamento cristiano del lago Squaw, donde pregunta si tienen anuarios, viendo en el del verano del 96 que aparecían dos niñas gemelas. Hope y Faith McLanden, y detrás ven un agradecimiento a los McLanden por su donativo.

Empieza a realizar llamadas para tratar de localizar a la familia, haciéndose pasar por la directora del campamento, diciendo que van a hacer la gaceta para el 50 aniversario del campamento, consiguiendo así dar con Margaret, su madre.

Va hasta su casa, haciéndose pasar por limpiadora, viendo algunas fotos de las dos hermanas y le pregunta por ellas, diciendo que su hija Faith llegó desde el infierno.

Le cuenta, mientras busca una botella de ginebra, que le esconde a Bruce, su empleado, que gastaron mucho dinero en su rehabilitación. Hope intentó ayudarla, cuidarla y hacer que lo dejara, aunque Hope es una mentirosa nata.

Ella le pregunta quién es la de la foto, reconociendo a Faith.

La mujer le cuenta que la noche del incendio su marido y ella estaban separados, cada uno en un ala, quemando el incendio el ala oeste.

Para tratar de calmarla, pues está muy nerviosa, Stephany le dice que es de la compañía de seguros, diciéndole que esperaban que les pagaran, aunque tienen una cláusula sobre los incendios provocados.

Cuando llega Bruce, ella se va, fingiendo ser una vendedora, aunque se despista y acaba de nuevo en la casa, viendo que Bruce la apunta con su arma, diciéndole, para su alivio que él también quiere una americana azul marino.

Acude a la biblioteca y pide que le dejen todas las noticias sobre incendios en el condado de Wayne de los últimos 20 años, encontrando una en que informan de la desaparición de dos gemelas tras un incendio mortal.

Su nuevo grabación para el vlog la hace desde Michigan para contar que fue al lago en que murió su amiga y que en el anuario descubrió una foto suya, indicando que su segundo nombre era Claudia, algo que ella ignoraba y eso le permitió aceptar su muerte y sentirse como si fuera su gemela y le dice la frase del cartel. "Hay que tener fe".

Emily ve también el vlog y se da cuenta de que lo sabe todo.

Haciéndose pasar por Bruce, escribe a la compañía de seguros y le habla de la muerte de su jefe en un incendio y de la desaparición de sus hijas Hope y Faith.

Un día, mientras está Sean en un bar, aparece Emily con una gorra y gafas de sol. Le recuerda que siempre celebran su aniversario allí.

Sean le pregunta por qué, diciendo ella que tiene cuatro millones de motivos, preguntándole él cómo le hace eso a Nicky, a lo que responde que lo hace por Nicky, porque odiaba su trabajo y nunca lo veía y con su sueldo de profesor no podían vivir.

Él le dice que ha sufrido por su muerte, diciéndole ella que también ella, al verle acostarse con su mejor amiga.

Él le dice que no lo avisó, diciendo ella que es incapaz de guardar su secreto y casi se lo carga todo, diciéndole que debía desaparecer hasta que llegase el dinero del seguro.

Le dice que Stephany sabe demasiado y si todo se descubre se hundirá también él porque el plan "era suyo".

Le dice que la quiere y que Stephany no le importa nada, señalándole Emily que debe elegir entre las dos y lo cita en el baño como años atrás en el baño del avión.

Pero cuando llega a su casa, encuentra a una agente de la aseguradora con Stephany, que le dice que Emily tenía una hermana gemela y que la mujer del lago podría ser ella.

A la agente le extraña que no supiera que su mujer tenía una hermana gemela y deberán seguir investigando e informar a las autoridades, diciendo él que espera que su mujer siga viva y que regrese.

En su vlog, Stephany dice que esa tarde irá a la tumba de Emily y preparará dos Martinis en su honor, viendo cómo en efecto aparece esta tras esa llamada.

Le pide que le cuente por qué mató a su padre y a su hermana, pidiéndole ella que le hable antes del verdadero padre de su hijo.

Le cuenta finalmente que eran trillizas, pero que la tercera nació muerta y que sus padres eran muy estrictos y no les permitían salir con chicos y si lo hacían las encerraban.

Decidieron quemar la casa y separarse tras ello, pues buscaban a las gemelas incendiarias, por lo que se despidieron haciéndose unos tatuajes iguales, yendo Faith hacia México y ella al norte y fijaron un lugar para reunirse cuando pasase el temporal, aunque ella no apareció, por lo que ella se marchó a Nueva York y se olvidó.

Hasta que volvió a aparecer su hermana y tuvo que inventarse el viaje a Miami para reunirse con ella en el campamento.

Al verla le pareció verse en un espejo, pero con la mala vida que ella eligió.

Faith estaba sin dinero y se drogaba y le dijo que sentía que no la dejara acercarse a su familia y amenazó con contarle todo a la policía, ya que como nada tenía, nada tenía que perder y volverán a estar juntas de nuevo, aunque esta vez en la cárcel.

Le recordó que tenía un niño y le preguntó que quería de ella, pidiéndole un millón, diciéndole que vendería la casa, pero no podría contárselo a nadie.

Fueron tras ello a nadar, lanzándose Faith, desnuda, al lago, seguida por ella, recordándole mientras se bañaban juntas que la abandonó, tras lo que se abalanzó sobre ella y la ahogó, colocándole tras ello el anillo de su suegra.

Le niega a Stephany que la ahogara, que se suicidó, aunque Stephany no la cree.

Le cuenta que la idea fue de Sean, que dijo que sería su oportunidad para librarse de las deudas, irse del país y pasar más tiempo con Nicky.

Pero no la cree, pues, dice, es una mentirosa patológica, aunque entonces le pone una grabación, donde él dice que no quiere a Stephany, y que pensaba en ella mientras hacían el amor, aunque ocultándole que se lo arrancó a punta de pistola.

Pero está enfadada porque arruinó su plan del seguro por lo que solo quiere a Nicky, y puede quedarse con Sean, pues no lo quiere, diciendo Stephany que ella tampoco, sugiriendo ella que deben buscar otra salida.

Por la noche mientras él duerme, Stephany entra en su página de la universidad y elabora un escrito que coloca en su guantera.

Al día siguiente Sean encuentra su despacho lleno de policías llevándose sus cosas.

Summerville va a verlo. Sabe ya que su mujer está viva, diciendo él que lo sabe hace poco, aunque no lo notificó.

Cuando lo liberan y llega a casa, Stephany no le deja pasar diciendo que está en medio de una investigación, diciendo él que le está haciendo luz de gas, aunque ella amenaza con llamar a la policía e ignora sus llamadas en que le dice que nunca llegó a conocer a su mujer ni a saber de qué era capaz.

Emily lanza una llave inglesa al aire que deja caer sobre su cabeza, provocando que el profesor sea detenido en la universidad, dándose en televisión la noticia de que Sean, un escritor fracasado obligó a su mujer a fingir su muerte para cobrar los 4 millones del seguro.

Cuando consigue la libertad provisional encuentra a Emily en casa, reconociendo esta que se metió los archivos en su ordenador, aunque con la ayuda de Stephany.

En su vlog, esta habla del giro de los acontecimientos, presentándose como la ingenua romántica de toda la historia.

Va tras ello a la casa de los Nelson con el revólver de Emily, con el que amenaza a Sean, acusándola de haberla utilizado, aunque Emily trata de poner calma, diciéndole Sean que ella solo veía el vlog de Stephany para ridiculizarla y que la odiaba.

Stephany le dice que le quería mientras le apunta y que dirá que las atacó, diciéndole Emily que no hace falta matarle, que solo van a enviarlo a la cárcel, recordándole Stephany que técnicamente él mató a su hermana, y dispara a Sean, aunque al verlo muerto Emily reconoce que fue ella quien lo hizo.

Pero tras ello le pide a Sean que se levante y les dice que se imaginaba que los dos tramaban algo y descubrió los micrófonos que colocó la policía y los desactivó.

Saca entonces ella otra pistola, con la que amenazó a Sean en el restaurante, aunque Stephany le dice que no puede dispararles, pues la policía está fuera, diciéndoles ella que no es así, pues llamó haciéndose pasar por Stephany y los envió a casa de Darren.

En efecto en ese momento las fuerzas especiales irrumpen en casa de Darren.

Les dice que saben demasiado y ha planeado un suicidio-asesinato, diciéndole Sean que está loca, recibiendo al hacerlo un disparo en el hombro.

Stephany duda que la vaya a matar, diciendo ella que si mató a su hermana y a su padre, qué le impediría matar a su mejor amiga, diciéndole Stephany que estaría muy bien que apareciera en su vlog confesando que mató a su madre y a su hermana, para decirle que, de hecho, están en directo en ese momento, mostrándole que lleva una cámara oculta en un botón.

Al verse descubierta sale corriendo, yendo Stephany tras ella pidiéndole que no abandone a Nicky, pues es su madre, Emily para y le dice que lo es, y que ella no lo será, apuntándole con su pistola para acabar con ella, momento en que aparece un coche a toda velocidad y la atropella, comprobando que se trata de Darren, que le dice a Emily que la vio en el vlog y que, si se mete con una mamá se mete con todas.

Llegan tras él los coches de la policía, que se la llevan.

Seis meses después

Stephany saluda desde su vlog que ha llegado al millón y le recuerda a su última suscriptora que, además de recetas y consejos útiles investiga misterios sin resolver.

Su vlog fue adquirido por Conde Nast para convertirlo en un programa diario, habiendo llevado a más de 30 criminales ante la justicia y sale con alguien de la ciudad.

La segunda novela de Sean Townsend "El bote de los mecachis" es un bestseller y dirige el Departamento de Literatura de la Universidad d California, Berkeley, donde vive con Nicky.

Emily Nelson cumple una condena de 20 años, adaptándose a la cárcel sin problemas y juega al baloncesto con otras reclusas.

Calificación: 3
Te cuento la película