Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Un perro andaluz

Un chien andalou (1929) Francia

Duración: 16 Min.

Fotografía: Alber Dubergen

Guión: Luis Buñuel, Salvador Dalí

Dirección: Luis Buñuel

Intérpretes: Pierre Batcheff (Hombre), Simonne Mareuil (Chica), Jaime Miravitlles (Seminarista), Salvador Dalí (Seminarista), Luis Buñuel (Hombre del prólogo), Robert Hommet (Joven), Marval (Seminarista), Fano Messan (Hermafrodita).

"Érase una vez"


Un hombre fuma mientras afila su navaja de afeitar mirando la luna. Y al igual que esta es rasgada por una nube, la navaja secciona el ojo de una mujer.


"Ocho años después"


Un hombre vestido como una monja va en bicicleta. Una mujer lo ve y baja a la calle cuando él se cae. Una vez en la casa ella pone su ropa sobre la cama como si recompusiera la imagen del hombre, mientras él ve su mano llena de hormigas, viendo en esa imagen los pelos de la axila y luego un erizo de mar. Tras ello ven en la calle una mujer vestida de hombre que juega con una mano cortada. Poco después es atropellada por un coche tras guardar la mano en una caja.

Esa visión le excita y el ciclista acaricia los pechos de la mujer. Cierra los ojos y se imagina acariciar sus nalgas. Pero ella huye y él la sigue, ella lo amenaza con una raqueta, y él se busca unas cuerdas, pero no puede con ellas, porque están atadas con ellas dos sacerdotes y dos pianos de cola sobre los que hay dos asnos muertos y putrefactos. Finalmente ella sale de la habitación y él la sigue quedando su mano atrapada por la puerta, llenándose nuevamente de hormigas.


"Hacia las tres de la mañana"


Llega un extraño con la misma cara del ciclista que rasga el traje monjil de este y lo lanza por la ventana, tras lo cual pone al ciclista con los brazos en cruz contra la pared.


"Dieciséis años antes"


En la misma habitación aparece un pupitre. El recién llegado pone libros en las manos en cruz del ciclista. De pronto los libros se convierten en revólveres y mata al extraño que cae muerto sobre la hierba de un parque.

La mujer ve cómo la boca del ciclista desaparece para convertirse en los pelos del sobaco de ella, la cual decide marcharse. Tras abrir la puerta está en la playa donde se encuentra con un hombre vestido con bombachos. Paseando ven el traje monjil del ciclista sobre la arena.


"En primavera"


El hombre y la mujer aparecen enterrados hasta la cintura en la arena del desierto ciegos y con los vestidos desgarrados.

Calificación: 4