Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Veredicto final

The verdict (1982) * USA

          También conocida como:
                    - "Será justicia" (Hispanoamérica)

Duración: 129 min.

Música: Johnny Mandel

Fotografía: Andrzej Bartkowiak

Guión: David Mamet (N.: Barry Reed)

Dirección: Sidney Lumet

Intérpretes: Paul Newman (Frank Galvin), Charlotte Rampling (Laura Fischer), Jack Warden (Mickey Morrissey), James Mason (Ed Concannon), Milo O'Shea (Judge Hoyle), Lindsay Crouse (Kaitlin Costello Price), Edward Binns (Obispo Brophy), Julie Bovasso (Maureen Rooney), Roxanne Hart (Sally Doneghy).

El ya maduro abogado Frank Galvin, se ha convertido en un bebedor, lo que le ha hecho perder a sus clientes, dedicándose a recorrer los tanatorios tratando de conseguir clientes entre las viudas.

Su colaborador Mickey Morrissey, decide cortar su relación con él, aunque antes le consigue un caso fácil. El de una mujer en coma por una anestesia mal administrada en un hospital propiedad de la archidiócesis de Santa Catalina, la cual desea llegar a un acuerdo ofreciendo a la hermana de la enferma una indemnización de 210.000, dólares, de los que 70.000 serán para Galvin.

Pese a que eso le permitiría acabar con sus problemas, rechaza la oferta, esperando cobrar más sin tener en cuenta que frente a él hay todo un gran bufete de abogados que prepara la defensa desde todos los frentes, incluyendo la prensa.

Además, en las actuaciones previas, el juez trata de persuadirle para que acepte el acuerdo, recordándole que en el pasado, y aunque no se le llegó a juzgar, fue acusado de soborno, recriminándole también el rechazo su propia cliente y su cuñado, que necesitaban el dinero.

Un día Galvin conoce en uno de los bares que frecuenta, a Laura, una mujer con la que entabla amistad y de la que acaba por hacerse amante, enterándose por Mickey del problema por el que llegó a su estado actual, pasando de ser un brillante abogado a un borracho.

Galvin se casó con la hija del socio de un bufete, encontrándose con que su jefe sobornó, a sus espaldas y en contra de su voluntad a uno de los miembros del jurado en un caso que él llevaba, lo que Galvin rechazó, amenazando con denunciarlos.

Su socio contraatacó acusándolo a él del soborno, por lo que fue encarcelado, y, aunque le retiraron los cargos cuando dijo que se había equivocado, fue despedido de la firma y su mujer lo dejó y pidió el divorcio.

Cuando la mejor baza de Galvin para el juicio, un anestesiólogo que iba a declarar en contra del hospital desaparece, Galvin decide reconsiderar su postura y trata de aceptar la oferta de la empresa, que estos ya retiraron, no consiguiendo tampoco aplazar el juicio.

Debe contratar entonces a otro médico, especializado en acudir a juicios de diversos temas médicos, pero sin ser especialista.

Trata de conseguir sin éxito que la única enfermera que no declara a favor del hospital, lo haga a favor de sus representados.

Pero consigue otro nombre, el de la antigua recepcionista, que trabaja en una guardería y a la que va a visitar, consiguiendo convencerla para que declare a su favor.

Y mientras él va a ver a la recepcionista, Mickey descubre que Laura trabaja para el bufete del hospital y que les pasó a estos toda la información que Galvin tenía sobre el caso.

En el juicio, la recepcionista, que hizo el cuestionario del ingreso a la paciente declara que esta había comido antes de la operación, por lo que no debían anestesiarla, y al hacerlo provocaron su situación.

Y aunque el juez, a petición del defensor, declara improcedente la fotocopia del cuestionario que la recepcionista hizo, y que en el hospital manipularon, por ser una fotocopia, el jurado lo escuchó y no solo da la razón a Galvin, sino que solicitan un aumento de la cantidad de la indemnización.

Calificación: 3