Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Vientos de La Habana
Vientos de La Habana

Cuba / España (2015) *

Duración: 104 min.

Música: Mikel Salas

Fotografía: Pedro J. Márquez

Guión: Leonardo Padura, Lucía López Coll, Félix Viscarret (Novela: Leonardo Padura)

Dirección: Félix Viscarret

Intérpretes: Jorge Perugorría (Teniente Mario Conde), Juana Acosta (Karina), Carlos Enrique Almirante (Sargento Manolo Palacios), Mario Guerra (Candito / "El Rojo"), Luis Alberto García (Carlos 'El Flaco'), Enrique Molina (Mayor Rangel), Mariam Hernández (Lissette), Vladimir Cruz (Fabricio), Jorge Martinez (Andrés), Alexis Díaz (Conejo), Héctor Medina (Lázaro), Félix Beatón (Capitán Cicerón), Leonardo Benítez (Tony), Jorge Caballero (Jardinero), Aurora Basnuevo (Josefina).

Cuando Karina va a coger su coche una noche se encuentra con que tiene una rueda pinchada, apareciendo entonces un hombre, Mario Conde, que se ofrece a ayudarla.

Comentan que están soplando los vientos de Cuaresma.

Otra mujer, Lissette, fuma frente a la ventana cuando llaman a su puerta.

Karina le cuenta a Conde que tiene que hasta Matanzas en su viejo Chevy porque tiene que ir a revisar una planta de fertilizantes, ya que es ingeniera, aunque regresará en unos días, dependiendo del trabajo, preguntándole a él si es policía.

Él le dice que es ciego, pues nunca la ha visto por allí, diciéndole ella que vive ahora allí, en casa de su madre, porque se ha separado.

En otro punto un hombre trabaja haciendo la maqueta de un barco, cuando escucha una fuerte discusión y gritos en casa de sus vecinos, oyendo luego música muy alta.

Mario le cuenta a Karina que él es también separado y no tiene ni coche ni perro y que, en efecto es policía.

Aparece muerta Lissette.

De madrugada se ve la nube de humo de la fumigación de las calles.

La policía investiga la muerte de Lissette, de la que el Mayor Rangel informa a Conde, era profesora de Preuniversitario de La Víbora. Y le cuenta que fue golpeada antes de que acabaran con ella.

Conde ve que las sábanas huelen a alcohol y encuentra una bolsita con metanfetamina bajo la cama, contándole que encontraron también un preservativo usado y más restos de droga, dos botellas de ron vacías y cuatro vasos. Estos limpios, pues trataron de borrar las huellas.

El vecino de abajo, les contó que escuchó ruido por la noche y que vio a un muchacho que iba delante de él, y que también vio a un hombre mayor que fue varios días a verla.

Va con su compañero, el Sargento Manolo Palacios hasta el Preuniversitario La Víbora, donde él estudió y del que asegura no le trae buenos recuerdos.

Mientras Palacios va a ver al director, él recorre las instalaciones.

Palacios pregunta por la profesora al director, contándole este que se había peleado con su novio, pero que la vio marcharse con él en su moto dos días antes.

Entretanto Conde entra en el baño, donde van a fumar a escondidas los alumnos y les dice que está investigando la muerte de la profesora, aunque se marchan todos, quedándose solo un alumno suyo, José Luis Ferrer, aunque tampoco cuenta nada.

Deciden ir a buscar a su novio, aunque cuando se dirigen hacia allí paran al ver que unos compañeros están deteniendo a un hombre, asegurando Conde que ellos también lo estaban buscando y se harán cargo de él.

En realidad se detuvo al ver que el detenido era su amigo Candito, al que le pide ayuda y que investigue los lugares y personas que venden la droga.

Por la noche cenan en casa de su amigo el Flaco, que es paralítico.

Entretanto Candito visita al Jardinero, un narcotraficante, al que le advierte de que alguien le está haciendo la competencia y está vendiendo droga en la Víbora y la policía lo está investigando.

Cuando se marcha el Jardinero le pide a Tony, su mano derecha que investigue si su nuevo trabajador está vendiendo en el Pre pese a que le advirtieron que no lo hiciera.

Conde, el Flaco y sus amigos recuerdan su pasado, cuando fueron acusados de Revisionismo ideológico por escuchar música americana.

También sus sueños rotos, pues Conde quería ser escritor y acabó de policía, mientras que el Flaco acabó en una guerra que no era la suya y acabó en silla de ruedas.

Este le dice a Mario que le han contado que está volviendo a escribir porque se ha vuelto a enamorar.

Todos los amigos abandonan la casa de su amigo, absolutamente borrachos.

Por ello llega tarde a trabajar, lo que le supone una bronca del Mayor Rangel que le dice que hay una investigación de la jefatura, por lo que le pide que se ponga a trabajar y vaya más de prisa.

Visita al forense, que le dice que la chica había bebido y tomado metanfetaminas, pero que no fue violada, pese a que apareció semen en su vagina, semen que no coincidía con el del preservativo que encontraron, lo que indica que estuvo con dos hombres, el del preservativo, que era un hombre mayor, y el de la vagina que era más joven.

Conde va a ver a Candito que le cuenta que el tipo que controla la droga del barrio no tiene nada que ver con la droga del Preuniversitario.

Buscando al novio de Lissette se acercan a un lugar donde los jóvenes organizan carreras de motos ilegales donde se apuesta, huyendo todos al ver a la policía excepto uno al que le falla la moto y al que le preguntan por Pupy, el novio de Lissette, debiendo decirles lo que sabe para no ser denunciado por apostar en las carreras ilegales.

Conde, en efecto vuelve a escribir, pensando en Karina. Recuerda que la llevó a su casa y hablaron de literatura, diciendo él que le gustaría ser Sallenger y que le gusta el jazz, prestándole él su libro de Sallenger a cambio de que ella cuando regrese de Matanzas lo invite a escuchar jazz.

Y en efecto, cuando regresan ella lo lleva a un club de jazz. Allí él le cuenta que es un nostálgico de la Habana que no conoció, cuando iban allí Brando, Hemingway, etc.

Conde y Palacios van a buscar a Pupy, que al verlos trata de huir, aunque cuando ya pensaban que lo perderían es arrollado por un coche.

Tony visita a Yosvani, un estudiante del Pre y le recuerda que le dijeron que no repartiera allí droga, y trata de hacerle confesar amenazando con tirarlo por el hueco de la escalera, con tal mala suerte que accidentalmente cae de verdad y muere.

Conde baila con Karina, que le dice que no entiende cómo puede ser policía, a lo que este le responde que él siempre hace lo que nunca quiere hacer y casi nunca hace lo que quiere hacer, aunque en ese momento sí lo hace y la besa.

Entretanto, en el lugar del accidente en que murió el chico se forma un gran revuelo, viendo Candito cómo se aleja del lugar Tony con otro hombre.

Interrogan a Pupy, que está en el hospital, sobre la muerte de Lissette, y les dice que la vio el lunes tras las clases y que la acompañó a comprarse unos tenis.

Le comentan que antes de morir se acostó con una persona del grupo A-B como él, aunque él asegura que siempre utilizaba condones con ella porque sabía que se acostaba con otros.

Le preguntan si sabe si tenía otras relaciones y le señala que uno de los estudiantes, de los que consiguen hacer un retrato robot.

La policía, al mando del teniente Fabricio, encuentra droga en el palomar del chico muerto.

El Jardinero le dice a Tony que lo ha fastidiado todo su jefe y por su culpa el negocio se pondrá muy mal.

Los policías citan al director del instituto, pues aparecieron sus huellas en el apartamento de Lissette.

El hombre asegura entonces que estaba enamorado de ella y cuando le dicen que la mató él por celos, lo que niega, contándoles que estuvo hasta las 7'30 en su apartamento el día que la mataron, aunque asegura que Lissette no consumía drogas.

Llegan a la conclusión de que Pupy no pudo ser, porque estaba en una carrera ilegal de motos cuando la mataron y la mujer del director asegura que este estaba en su casa antes de la hora del asesinato.

Conde sale al encuentro de José Luis, el estudiante de pre y le pide que le ayude y le diga con quién se relacionaba Lissette, mostrándole el retrato robot, aunque este asegura que no lo conoce.

En casa del Flaco le pregunta a la madre de este si conoce a Karina, pidiéndole que trate de averiguar si estuvo realmente en Matanzas.

Le cuenta al Flaco que bailó con Karina, pero que no se acostaron porque ella le dijo que tenían que conocerse.

El Flaco, le dice que de vez en cuando recuerda la guerra y le pide a él que viva su vida.

Karina vuelve a su casa y ese día sí se acuestan y hacen el amor apasionadamente.

Luego él le cuenta que cada vez que se enamora de una mujer le entran ganas de escribir y en ese momento tiene muchas ganas de escribir.

El Jardinero le dice a Tony que la droga que encontraron en el palomar es suya.

Tras la misa, Candito habla con Conde mientras pasean por su viejo barrio, donde recuerdan que pasaron los mejores años.

Candito, "El Rojo", le dice que tiene miedo, y está arrepentido, pues cree que Yossvani murió por su culpa por tratar de averiguar para él.

Con la información de que dispone, Conde acude a una reunión con el Mayor Rangel y el Capitán Cicerón, señalando que sabe que la hierba que encontraron en casa de Lissette era centroamericana y por Cicerón saben que en el pasado estuvieron tras un tipo que pasaba esa hierba. Orlando Seroff, Lando el Ruso.

Deciden ir a buscarlo, aunque no lo encuentran, diciéndoles su madre que tiene una casa en la playa, a la que acuden, rodeando la casa de la que el Ruso trata de huir por una ventana trasera, aunque Palacios lo sorprende y lo detiene.

Karina toca el saxo para Conde, desnuda

Tras acostarse él le pide que se quede a dormir, aunque ella dice que al día siguiente tiene mucho trabajo y prefiere irse a su casa.

Interrogan al Ruso, preguntándole por qué la droga que encontraron en su casa y la de casa de Lissette eran iguales, diciendo él que no sabe quién es Lissette.

Conde discute con Fabricio que lo llama prepotente.

Luego, ante el Capitán Cicerón reconoce, que aunque la droga es parecida no coinciden, asegurando que tiene el presentimiento de que el muchacho que estuvo con Lissette la noche de su muerte tiene algo que ver con el Preuniversitario.

Mario comienza a sentirse preocupado, pues por más que intenta contactar con Karina no lo consigue y esta no le contesta cuando la llama.

Al día siguiente regresan al Preuniversitario, y le pide a Manolo que reúna a todos los alumnos que la tuvieron como profesora.

José Luis, al verlos, trata de marcharse, pero es sorprendido por Conde.

Acaba contándole que se comentaba que Lissette hacía repasos con algunos alumnos en los que hacían ejercicios muy parecidos a los que luego ponían en los exámenes.

Cuando se encuentra con Manolo este dice que encontró algo interesante en el listado de alumnos, aunque antes que se lo diga, Conde le dice un nombre, Lázaro Seroff, primo del Ruso, sabiendo ya Conde los nombres de otros dos alumnos cercanos a la profesora.

Los policías van a buscar a Lázaro, pero este los ve y toma otro camino, aunque cuando llega abajo lo espera Conde y lo llevan detenido junto con los otros dos.

Cuando le interrogan, le dicen que trató de borrar sus huellas, pero dejó algunas en casa de Lissette, debiendo reconocer que estuvo allí porque la profesora organizó una fiesta. Teconoce también que llevaban un tiempo acostándose aunque sabían que nadie podía enterarse y solo se lo dijo a Yury y a Luis, pero no la mató.

La tarde de la muerte, estuvieron con ella, pero les dijo que se marchara, pues estaba muy borracha y empastillada y se fueron los tres hacia las 10, prefiriendo no decir nada para no meterse en líos.

Lo mismo contaron los otros, que además dijeron que Lissette le conseguía a Lázaro las preguntas de los exámenes y él las vendía a 5 pesos la respuesta.

Le llama Candito y se encuentran en un bar, diciéndole su amigo que se siente muy mal por el chico que murió y le habla del Jardinero, al que asegura que alguien protege.

Cuando Conde se marcha del bar llega Tony.

Después de un rato Conde decide volver sobre sus pasos al bar, pero ya no está allí Candito, que le cuentan que se fue con el hombre negro que llegó cuando él se marchó.

Corre a comisaría y habla con el capitán Cicerón, yendo con este y con Fabricio a detener al Jardinero, aunque pese al enorme despliegue policial no consiguen encontrarlo ya.

Mientras se retiran, Conde ve a un niño que sale corriendo y sale por el lugar por el que se fue, un estrecho callejón, llegando hasta un lugar donde Tony trata de hacer hablar metiendo su cabeza en una pila llena de agua.

Cuando le da el alto, Tony, sin sacar la cabeza de Candito del agua le apunta a él, llegando entonces Fabricio que acaba con Tony, pudiendo Conde salvar a su amigo.

Vuelven a interrogar a Lázaro cuando comprueban que el semen que tenía Lissette en la vagina era suyo, diciéndole Conde que piensa que sus amigos se fueron, pero él no lo hizo. Regresó con una pizza, diciéndole que hay un testigo, un vecino que salió a tirar la basura y lo vio regresar.

Lázaro dice que volvió, pero no para matarla.

Tras acostarse con ella, la profesora le pidió que se marchara y que se olvidara de los exámenes, pues sabía que estaba haciendo negocio a costa suya.

Él se enfada y le dice que se está pasando y que a los hombres se les respeta, ante lo que ella se ríe de él, considerándolo un niño, lo que él se tomó muy mal, comenzando a golpearla y acabando por ahogarla.

Les asegura que intentó resucitarla, pero no pudo.

El Mayor le felicita por haber resuelto el caso, aunque él señala que falta por resolver el asunto de la droga, diciéndole Cicerón que ese tema no depende ya de él.

Pero Conde se siente muy enfadado y se pregunta quién le dio al Jardinero el chivatazo de que iban a buscarlo para poder escapar, no pudiendo interrogar tampoco a Tony, su hombre de confianza por culpa de Fabricio que lo mató.

Le recuerdan que Fabricio le salvó la vida, algo que él niega, sufriendo una reprimenda tanto del Mayor como del Capitán por dudar de la integridad de sus hombres.

Va tras ello a casa de Karina, preguntándole ella qué hace allí, ante lo que él le pregunta también si tuvo algún problema el día anterior, diciendo ella que no tiene por qué explicarle nada, pareciendo muy enfadada tras enterarse de que mandó que preguntaran por ella en el barrio y averiguaran lo que pudieran sobre su vida.

Él le recuerda que habían quedado el día anterior y le pregunta qué le pasó, diciendo ella que no le pasó nada, que simplemente recibió una llamada de su marido.

Le dice que su marido es médico y estaba trabajando en Venezuela y adelantó dos días su regreso y no tuvo valor para decírselo a él.

Reconoce que tenía problemas con su marido y cuando le conoció a él le cayó bien y necesitaba acostarse con otro hombre, aunque escogió el peor del mundo, pues se enamoró, pero prefiere regresar a su vida, aunque no se arrepiente de lo ocurrido y espera que pueda perdonarla.

Se besan por última vez y él le dice que si tiene que arreglar algún pinchazo le avise, pues arreglar desastres es su especialidad.

Vuelve a casa del Flaco y vuelve a emborracharse y llora con él tras llevarlo a la cama, aunque luego ríe también.

De madrugada sale al balcón con lo que escribió esos días y lanza al viento los folios con lo que escribió.

Calificación: 2