Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Vivir es fácil con los ojos cerrados

España (2013) *

Duración: 109 Min.

Música: Pat Metheny

Fotografía: Daniel Vilar

Guión y Dirección: David Trueba

Interpretes: Javier Cámara (Antonio Sanromán), Natalia de Molina (Belén), Francesc Colomer (Juanjo), Ramón Fontseré (Ramón, "El Catalán"), Rogelio Fernández Díaz (Bruno), Jorge Sanz (padre de Juanjo), Ariadna Gil (madre de Juanjo).

1966. Antonio, profesor de inglés en un colegio de curas de Albacete, enseña el idioma a sus alumnos con las canciones de los Beatles.

Tras observar cómo uno de los curas abofetea a uno de sus alumnos, prosigue su clase preguntándoles qué trata de expresar John Lennon con "Help", explicándoles que trata de la soledad del éxito.

Una muchacha, Belén, pasea tras los barrotes de un edificio canturreando cuando se acerca otra joven que le pregunta dónde está su hija, y diciéndole que no le dejan verla, asegurándole que a ella le van a hacer lo mismo.

Asustada, Belén retrocede justo cuando llega una mujer que le dice que no desea volver a verla por allí o avisará a la policía, obligándola a marcharse.

En casa de Juanjo, en Madrid, son seis hermanos, aunque de los tres chicos él es el único que lleva el pelo largo y es por eso que su padre le pide al peluquero que regularmente va a su casa, que empiece por él para dejarlo presentable para el bautizo de su hermana.

Juanjo asegura que no se cortará el pelo, tratando de convencerle su padre de que cuando lo haga se quedará tan a gusto como si se quitara un casco, contándoles de nuevo que conoció a su madre gracias a Pablo, el peluquero cuando hacía la mili en Gerona.

Su padre le dice que se lo cortará y que no habrá más que hablar, a lo que él le dice que lo lleva claro, recibiendo una bofetada de su padre, que no está dispuesto a permitir que le hable de ese modo y que espera que esa noche tenga el pelo cortado o tendrán una bronca.

No lo verá, pues esa tarde, cuando regresa del cole deja una nota en el buzón y se marcha sin subir a su casa, leyendo sus hermanos la carta en la que asegura que no volverá.

Belén observa a otra muchacha de su internado que no para de dar saltos y que le explica que prefiere que su bebé muera a pasarse toda su vida pensando dónde estará.

Una tarde Belén pide permiso para que le dejen salir a comprar pipas, aprovechando la salida para escaparse del internado pasando la noche escondida en un portal.

Antonio, que vive solo, trata de captar con su transistor Radio Luxemburgo y ensaya un hipotético encuentro con John Lennon.

Al día siguiente, y mientras reposta en una gasolinera escucha cómo Belén vomita en el baño de mujeres, por lo que cuando sale le pregunta si se encuentra bien, y si tiene alguien que le acompañe, enterándose así de que ha hecho auto-stop y que viaja hacia Málaga con un hombre ya mayor que dice no para de hablarle de su mujer recién fallecida, por lo que él le propone que lo deje y se vaya con él, lo que la muchacha acepta encantada.

Antonio se muestra como un hombre afable, contándole enseguida que es profesor, preguntándole cómo cree que lo llaman sus alumnos, buscando ella lo más visible: calvo, gordito, cuatro ojos…

Poco después paran a descansar, observando a Juanjo, que como la muchacha está haciendo auto-stop y al que también recoge.

Como los muchachos no parecen muy habladores, él suplirá dicha carencia contándoles de inmediato que es profesor de inglés y de latín, y que además entrena al equipo de fútbol.

Sufrirá una gran decepción cuando Juanjo le dice que a él le gustan más los Rolling Stones que los Beatles, tanto, que llega a pedirle que se baje del coche, bajándose también Belén en solidaridad con él, aunque poco después, y tras un momento de reflexión les dice que todo era una broma y vuelve a recogerlos.

Les cuenta entonces que su viaje es precisamente por los Beatles, contándoles que viaja a Almería para conocer a John Lennon, que está rodando allí una película y con el que desea hablar para mostrarle su admiración y pedirle que le aclare algunas dudas sobre la letra de sus canciones que no entiende.

Hablan del histerismo de las mujeres que van a verlos a sus conciertos y que llegan a lanzarles sus sujetadores, asegurándoles Antonio que no es eso lo que Lennon aprecia más, y que contó que en su concierto en España lo que más le molestó fue ver en los mejores asientos a las autoridades mientras fuera la policía golpeaba a los jóvenes.

Juanjo cuenta que su padre estuvo en las Ventas, pero entre los que golpeaban a los jóvenes, ya que era uno de los "grises".

Belén comenta que en Inglaterra se dice que se van a separar, a lo que Antonio le responde que es que Lennon tiene otras inquietudes, pues le gusta actuar y escribir.

Poco después paran para comer, y él les cuenta que su casera les prepara las comidas pues no está casado, quizá porque los profesores de tanto tratar con los niños acaban por no entender a los adultos.

Cuando llega a su hotel, Juanjo se despide de ellos, dejando Antonio que Belén se refresque en su habitación mientras él toma un café, observando que en el bar buscan un camarero, por lo que va hasta la playa, donde está todavía Juanjo para decírselo consiguiendo que el dueño del bar, Ramón, el "Catalán" lo contrate.

De vuelta a su habitación encuentra a la muchacha durmiendo, y le dice que se ha dado cuenta de que está embarazada, contándole ella que de de algo más de tres meses. Decide él cederle a Belén su habitación contratando otra para él.

Por la noche van a cenar al Catalán, el bar donde le consiguió el trabajo a Juanjo, y donde ven cómo sufre las burlas de los paletos del pueblo que lo insultan y lo llaman señorita por su pelo, pese a lo cual está contento, pues le dejan dormir en un pequeño cuarto en la parte trasera del bar.

El Catalán tiene un hijo, Bruno, minusválido, que tuvo con una italiana, hermana de uno de los voluntarios que Mussolini envió a España y al que él ayudó a salvar.

A la mujer le gustaba el sol y así acabó él en esas tierras del sur, aunque llegado un momento se marchó, aunque regresa a pasar algunas temporadas.

Le pregunta a Belén si quiere ir con él al día siguiente y ver el rodaje y conocer a Lennon, por lo que, al día siguiente van juntos hasta el lugar donde el equipo inglés rueda su película, aunque al llegar allí una valla le impide el paso, y tras ella unos guardias civiles les dicen que sin permiso de la producción no pueden pasar, no permitiéndole ni siquiera ver desde lo alto del coche el rodaje, viendo además cómo pasa junto a ellos un Rolls Royce, en el que seguramente va Lennon, sin poder hacer nada por poder hablar con él, por lo que deben marcharse del lugar frustrados, viendo además cómo empieza a salir humo del motor, quedándose tirados en tierra de nadie, asegurándole Belén que se trata de la junta de la culata, debiendo ir a buscar ayuda con un pañuelo en la cabeza que le coloca la muchacha.

Consigue que un tractor le remolque hasta el taller, pero se verá obligado a permanecer allí hasta que se lo arreglen, pidiéndole al Catalán para que busque el modo de llegar al rodaje.

Cuando regresan al bar ven signos de pelea y encuentran a Juanjo magullado y con el pelo cortado por los bestias del pueblo, desaconsejándole el Catalán que los denuncie, debiendo Belén, que le explica que trabajó algún tiempo como peluquera, igualárselo.

Dispuesto a intentarlo todo, se acerca hasta la casa donde le dijeron que vivía Lennon, viendo en el patio jugando al pequeño Julian, y posteriormente, asomando a una ventana a Cynthia, la cual, lejos de atenderle le tira varias macetas para que se marche.

Gracias al Catalán se entera de que cada día el cine Cervantes suspende la sesión de las 8 porque el equipo técnico acude a visionar lo rodado el día anterior, ocurriéndosele a Belén la idea de ir a la sesión anterior y quedarse allí escondidos hasta que llegue el equipo.

Ese día acuden a ver la película de Manolo Escobar que ponen en el cine, escondiéndose y esperando ocultos la llegada de los ingleses, dirigiéndose entonces Antonio a ellos y consiguiendo que le permitan acudir al rodaje al día siguiente.

De vuelta al hotel debe conducir Belén al estar Antonio borracho, contándoles por el camino que él graba las canciones de los Beatles en Radio Luxemburgo antes de que salgan en España para que así puedan presumir sus alumnos cuando llega a España de que ya la conocen, tomando la letra de oído, aunque en ocasiones hay cosas que no llega a entender, esperando que John pueda aclararle las dudas.

Cuando se despide, y antes de ir a su habitación, todavía muy borracho le pide a Belén que piense esa noche si se casaría con él.

Pero Belén no se va a dormir. Antes acude al bar a ver a Juanjo y fuma un cigarrillo, diciéndole él que es muy guapa, tras lo que se besan.

Ella le confiesa entonces que está embarazada y que está muy asustada y que estaba en un internado esperando a tener al niño y que se hicieran cargo de él para poder luego volver a su barrio y casarse con el hijo del farmacéutico, aunque no quiere que nadie decida por ella.

Juanjo le dice que la quiere y le pide que se vaya con él a Madrid, que es una ciudad muy grande y no hay tantas habladurías, tras lo que acaban en la cama del chico, masturbándolo ella mientras le canta "Mejor" de Los Brincos.

Por la mañana Antonio despierta a Juanjo para que le acompañe, contándole que Belén se ha marchado, aunque camino del lugar del rodaje ven a Belén cerca de la playa y con su maleta y Juanjo la convence para que vaya con ellos.

Llegados al lugar del rodaje, solo permiten que vaya Antonio a hablar con Lennon, pues le dicen, es muy tímido, siendo llevado hasta su caravana, donde permanece durante un buen rato, mientras Belén consigue que las peluqueras inglesas le dejen ayudarlas.

Tras un buen rato en la caravana Antonio sale feliz tras haber conseguido su objetivo, contándoles que ha comido unas galletas con marihuana que le ofreció, por lo que está tan drogado que acaba cayéndose por un desnivel, tras lo que se baña en el mar.

Le cuenta entonces que hablaron de cuando era estudiante, y de su madre y de Liverpool, y que corrigieron los huecos de las canciones que tenía en su cuaderno teniendo las correcciones hechas con rotuladores de colores y que le grabó una canción que estaba escribiendo, aunque cuando les pone la grabadora esta no funciona bien y no pueden oírla.

De regreso al hotel pasan por la plantación de tomates del hombre que le cortó el pelo a Juanjo, al que Antonio decide enfrentarse, diciéndoles a los chicos que no se puede vivir con miedo, por lo que se dirige a él y le pide que se disculpe con el muchacho, aunque en vez de ello, lo que hace es empujarlo a él y tirarlo, pese a lo cual les dice a los muchachos que no dejen que les roben la dignidad y que el hombre ha aprendido una lección.

Cuando llegan al bar se encuentran con que allí está el padre de Juanjo esperándolo y diciéndole que va a llevarlo a su casa para que al día siguiente vaya al bautizo de su hermana, contándole el Catalán a Antonio que fue él el que llamó al padre.

Juanjo le pide permiso para llevar con ellos a Belén, a la que también debe convencer, diciéndolo que allí conoce a una persona que tiene una peluquería y le conseguirá trabajo.

Y Antonio como recuerdo y regalo de despedida le da a Juanjo su magnetofón, contándoles antes de la partida que su apodo del cole es "el Quinto Beatle".

Tras ellos parte Antonio, que, al pasar junto al campo de tomates del hombre que rapó a Juanjo, decide pasar con su coche por entre las tomateras que le destroza, marchándose tras ello feliz con su venganza cumplida.

Por su parte, el padre de Juanjo parece satisfecho al ver que su hijo se ha cortado el pelo, poniendo este en marcha su magnetofón, siendo así los primeros en escuchar "Strawberry Fields Forever".

Tras aquella visita los discos de los Beatles siempre salieron con las letras escritas en las carátulas.

Calificación: 3