Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Woody Allen: el documental
Woody Allen: el documental

Woody Allen: a documentary (2011) * USA (2011) * USA

Duración: 183 min.

Música: Paul Cantelon

Fotografía: Neve Cunningham, Anthony Savini, Nancy Shreiber, Bill Sheehy, Buddy Squires

Guión y Dirección: Robert B. Weide

Intérpretes: Woody Allen, Letty Aronson (Hermana y colaboradora), Louise Lasser (Esposa de Woody Allen y actriz), Eric Lax (Biógrafo), Charles H. Joffe (Representante y productor), Jack Rollins (Representante y productor), Dick Cavett (Presentador de televisión), Leonard Maltin (Crítico), Gordon Willis (Director de fotografía), Marshall Brickman (Guionista), Robert Greenhut (Productor), Robert Lauder (Sacerdote), F.X. Feeney (Crítico de cine), Nettie Konigsberg (Madre de Allen), Douglas McGrath (Guionista), Richard Schickel (Crítico), Stephen Tenenbaum (Productor), Fred Weintraub (Propietario de The bitter end), Juliet Taylor (Directora de casting).

Actores: Diane Keaton, Marin Scorsese, Scarlett Johansson, Dianne Wiest, Larry David, Mariel Hemingway, Tony Roberts, Naomi Watts, Mira Sorvino, Owen Wilson, Penélope Cruz, Martin Landau, Sean Penn, Josh Brolin, John Cusack.

Allan Stewart Konigsberg nació en 1935 en Nueva York, en una pequeña casa de Brooklyn donde sus padres convivían con otros familiares, teniendo siempre gran jaleo en su casa.

Allen cree que desde que, aun siendo un niño, fue consciente de su mortalidad vivió un poco amargado, pensando que la gente es feliz porque no se da cuenta de lo que les espera.

En aquellos tiempos había muy poco tráfico en Brooklyn, por lo que los niños podían jugar tranquilamente en la calle, habiendo cines en cada manzana, y una playa a pocas paradas de tranvía. Era casi un paraíso, teniendo en su misma manzana un lujoso cine, el Midwood, donde descubrió el cine y que, pasados los años, se convirtió en un centro comercial.

Los padres de su padre llegaron emigrados desde Rusia y los de su madre desde Austria, y, aunque Letty reconoce que sus padres nunca se llevaron bien, teniendo largas temporadas de no hablarse, su relación mejoró al hacerse mayores.

El padre de Woody fue camarero, corredor de apuestos, taxista, encargado de billares y grabador de joyas, nunca tuvo un empleo fijo, y soñaban con que su hijo, según reconoce su hermana Letty Aronson, colaboradora en sus películas, fuera farmacéutico.

Comenzó a tocar el clarinete a los 15 años, cuando descubrió que su pasión, que era tocar el saxo soprano no se le daba demasiado bien, recibiendo clases de un músico de jazz, no habiéndolo dejado desde entonces, y practicándolo incluso entre los descansos de los rodajes, acudiendo feliz cada semana a su cita en el Carlyle.

Aun iba al instituto cuando comenzó a enviar chistes a los periódicos, viendo que le publicaban muchos de ellos, y fue entonces, cuando, por vergüenza hacia sus compañeros decidió cambiarse el nombre por el de Woody Allen.

Lo contrató entonces un agente de prensa, Gene Shefrin, comenzando a percibir 25 dólares cada semana, recordando que escribía entonces 50 chistes al día sin gran esfuerzo, consiguiendo a raíz de aquello un contrato para escribir para programas de radio.

Con 16 años compró una máquina de escribir Olympia portátil con la que ha escrito cada guión y cada artículo o libro.

Con 19 años se casó con Harlene Rosen, aunque su matrimonio duró muy poco tiempo.

Le surgió entonces la oportunidad de acudir a Tamiment, un complejo turístico especializado en teatro, donde había gente que realizaba diversos trabajos artísticos, y donde debía escribir para obras que presentaban ante el público, lo que le suponía no escribir ya solo chistes y gags, sino guiones más elaborados, pasando allí tres veranos, comenzando en el segundo no solo a escribir sketches, sino a dirigirlos, y finalmente, también a actuar en ellos.

Consiguió trabajo como guionista para el show de Sid Caesar, al que admiraba.

Acudió entonces a dos managers, Jack Rollins y Charles H. Joffe, los cuales vieron en él un gran potencial, aunque le dijeron que no debía limitarse a escribir, sino que debía ser él mismo cómico.

Comenzó a trabajar entonces como cómico en el Club Blue Angel, donde le conoció Dick Cavett, presentador de televisión del que se hizo gran amigo.

Más tarde actuó en "The bitter end", en el Village, zona que se estaba poniendo de moda a principios de los 60, lugar donde no cobraba, pero que le sirvió para adquirir gran experiencia, y donde, tras varias semanas de actuación fue visto por un articulista del New York Times tan elogioso que llevó a grandes colas al local, y a raíz del cual fue visto por otros periodistas y consiguió actuaciones en otros clubs, hasta llegar a la televisión, donde hizo numerosas apariciones, no rechazando ningún papel, aunque ello le supusiera tener que boxear como un canguro o cantar junto a un perro.

Ello le llevó a actuar en los shows de Johnny Carson y de su amigo Dick Cavett, acabando por obtener el encargo de escribir por 20.000 dólares el guión de lo que sería "¿Qué tal, Pussycat?, donde se reservó un pequeño papel, observando que su guión fue totalmente cambiado, convirtiendo su historia en una farsa que consideraba ridícula, pero que tuvo una gran recaudación.

La experiencia le sirvió para decidir que en adelante no dejaría que nadie estropeara su obra, y que dirigiría él mismo sus guiones, descubriendo que el cine le servía para realizar en un mismo acto todas las cosas que le gustaban, aunque al principio él mismo recuerda que no es lo mismo escribir que poner lo escrito en imágenes, lo cual es a veces frustrante.

Consiguió financiación para dirigir su primera película, "Toma el dinero y corre" (Take the money and run), en la que, pese a su inexperiencia consiguió el control absoluto, que nunca ya perdió en toda su carrera, siendo un éxito de taquilla.

Escribió tras ello varias obras de teatro como "No te bebas el agua" y "Aspirina para dos", que interpretó él mismo junto con la joven Diane Keaton, que había actuado antes en Hair y que enseguida se gustaron. Con ellos actuaba el joven Tony Roberts, desarrollándose una gran amistad entre ellos, que se divertían mucho, llegando Allen y Keaton a vivir juntos, y llevándose finalmente la obra a la pantalla dirigida por Herbert Ross, como "Sueños de seductor" (Play it again, Sam).

Entretanto Woody Allen volvió a casarse con la actriz Louis Lasser, un breve matrimonio, tras el cual mantuvieron la amistad, trabajando incluso juntos en alguna película posterior.

Un directivo de United Artist habló con Jack Rollins y Charles H. Joffe para ofrecerle a Woody Allen la creación de tres películas con total control sobre las mismas, pudiendo realizar así "Bananas", "Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar" y "El dormilón".

Woody Allen recuerda que odiaba el colegio, del que se escapaba continuamente, recurriendo en ocasiones a su hermana pequeña para encubrirlo.

Tratando de ver algo de sexo en una época de represión, acudió a ver "Un verano con Mónica", descubriendo así a Ingmar Bergman, que le influiría, junto con Groucho Marx y Bob Hope para su siguiente película, "La última noche de Boris Grushenko" (Love and Death).

Su siguiente proyecto supuso un punto de inflexión en su carrera, pues trató de hacer una película menos cómica y más seria, llegando "Annie Hall", que supuso un gran éxito.

Contrató además al "rey de la oscuridad", el fotógrafo Gordon Willis, que, pese a su fama de irascible encajó perfectamente con Allen y con la comedia, creando una gran expectación en Nueva York y recibiendo 4 Oscar de Hollywood pese a que él no acudió a la ceremonia alegando que ese día tocaba con su banda.

Llegado ese momento decidió explorar otros registros y buscar temas más serios, realizando "Interiores" (Interiors), al tener carta blanca tras su éxito, aunque este no le acompañó en esta ocasión, pese a lo cual decidió hacer un experimento nuevo con "Manhattan", al filmarla en blanco y negro y con planos panorámicos, logrando dar de nuevo en la diana del éxito de crítica y público.

Pero Woody Allen estaba tan descontento con el resultado que se ofreció a dirigir una película gratis.

Pero "Recuerdos" (Stardus memories) hizo que aquellas expectativas de la gente se enfriaran y el público no se identificó con ella, siendo las críticas fueron terribles, acusándolo de querer ser Fellini, siendo aquella su 8 ½.

Tras toda una vida retratando cada rincón de Nueva York, de pronto fue a Europa, de donde le surgía el dinero para los nuevos proyectos.

En sus rodajes no hay ensayos. En ocasiones ni siquiera sabe lo que va a rodar ese día

"La comedia sexual de una noche de verano" (A midsummer Night's sex comedy) le devolvió a la comedia, donde introdujo a Mia Farrow en su cine, poniéndola en diversos papeles, realizando "Broadway Danny Rose", o "Zelig", ambas en blanco y negro, realizándose la segunda como si se tratara de un documental real.

Tras ello "La rosa púrpura de El Cairo", (The purple rose of Cairo), donde sustituyó a Michael Keaton por Jeff Daniels, al ver que no le convencía su aspecto contemporáneo, llegando a rodar dos veces Septiembre (September), con actores diferentes.

Sus colaboradores reconocen que él no hablaba apenas con los actores, ocupándose de ello su oficina de producción, que se encargaban de todo el trabajo, enviando tras ello su parte del guión al actor junto con alguna carta a mano o a máquina del propio Allen, que piensa que elige a buenos actores y ellos tratan de dar lo mejor de sí mismos para él.

Reconoce que con el tiempo empezó a escribir desde la perspectiva femenina gracias a su experiencia con Diane Keaton, lo cual le fue muy bien.

Volvió a Bergman con "Hannah y sus hermanas", (Hannah and her sisters), pero esta vez desde la sensibilidad de Woody Allen, y que resultó más optimista de él había planeado.

"Delitos y faltas" (Crimes and the misdemeanors) combinaba un tema muy dramático con otra trama de comedia que servía para aligerar el drama.

Y durante todo ese tiempo se mantuvo la extraña relación entre Woody Allen y Mia Farrow, en la que cada uno mantenía su casa, pero llegaron a tener hijos comunes, aunque durante los últimos días del rodaje de "Maridos y mujeres" (Husbands and wives) la relación acabó al descubrir ella en casa de Allen fotos de su hija Soon Yi desnuda, debiendo convencerla el productor para que terminara el rodaje pese a que ella no podía ya soportarlo.

La prensa se hizo eco del asunto, y salió en televisión, periódicos y revistas, sin que él se explicara esa enorme atención en torno a él, que no se consideraba tan famoso, y a sus disputas judiciales.

Él no leía los periódicos y por eso no le afectaba lo que se dijera de él, pero le destrozó perder la custodia de sus hijos.

Pero en medio de ese caos, nunca falló en sus proyectos, a los que se aplicó, siendo capaz de continuar con su trabajo y su carrera, sabiendo separar los ámbitos de su vida.

Escribía entonces "Balas sobre Broadway" (Bullets over Broadway), siendo interrumpido en ocasiones, eligiendo para ese papel a Dianne West, que le resultó muy complicado a ella, que tuvo que cambiar su tono de voz, consiguiendo gracias al papel su segundo Oscar.

Consideran a que no les dirige demasiado les obliga a los actores a hacerse cargo de sus personajes, dándoles incluso libertad para cambiar sus guiones, consiguiendo gracias a él también Mira Sorvino su Oscar.

No le gusta dar demasiadas explicaciones ni estudiar el pasado o las motivaciones, no gustándole hacer muchas tomas.

No teniendo temor al fracaso realizó una película al año durante muchos años, pese a que no logró que ninguna de ella fuera un gran éxito, hasta que de nuevo volvió a dar en la diana con "Match point", donde conoció a Scarlett Johansson con la que repitió en "Scoop" y "Vicky Cristina Barcelona", ya que se compenetraban muy bien..

Sigue lamentando la diferencia entre lo que deseaba conseguir y lo que consigue.

No le gusta ir a los festivales ni promocionar las películas, aunque a veces se somete a ir a Cannes, pese a odiar toda la parafernalia.

"Midnigth in Paris" es la película más taquillera de Woody Allen, y está feliz con su pareja y sus hijas.

Reconoce haber cumplido todos sus sueños de infancia, como cineasta y música, pese a todo lo cual sigue pensando que le han estafado.

Calificación: 3