Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Yo no soy Madame Bovary
Yo no soy Madame Bovary

Wo bu shi Pan Jinlian (2016) * China

Duración: 128 min.

Música: Wei Du

Fotografía: Luo Pan

Guion: Liu Zhenyun

Dirección: Feng Xiaogang

Intérpretes: Fan Bingbing (Li Xuelian), Guo Tao (Zhao Datou), Da Peng (Wang Gongdao), Zhang Jiayi (Alcalde Ma), Yu Hewei (Zheng Zhong), Zhano Yi (Jefe de policía), Li Zonghan (Qin Yuhe), Zhao Lixin (Jefe de Condado Shi Weimin), Tian Xiaojie (Secretario del Alcalde), Gao Ming (Líder), Liu Hua (Lao Hu), Huang Jianxin (Gobernador Chu), Zhang Yi como Jia Congming.

En la dinastía Song había una mujer muy bella y atractiva llamada Pan Jinlian, que tras una aventura con Ximen Quinq, un herbatario de la región, envenenaron entre ambos a Wu Da, su marido.

El hermano menor de su marido, Wu Song, que había derrotado a un tigre mató a Pan Jinlian y a su amante.

Desde entonces se ha llamado a las mujeres infieles Pan Jinlian.

El marido de Li Xuelian llamó a su esposa Pan Jinlian, y ella le dijo a todo el mundo, "Yo no soy Pan Jinlian".

La historia comenzó hace más de una década

Li atraviesa el río en un transbordador bajo una intensa lluvia para visitar al juez Wang Gongdao, pariente lejano al que le lleva algo de comida y al que le dice que quiere divorciarse por algo muy grave y que si no le hacen caso matará a su marido, indicándole el juez que si lo mata no podrá divorciarse.

Su marido es Qin Yuhe, camionero en la fábrica de té del que en realidad ya está divorciada, aunque ella asegura que el divorcio es falso pese al certificado y quiere que se celebre un juicio para demostrar que el divorcio fue falso y volver a casarse con él y poder divorciarse, algo que el juez no entiende, asegurando ella que todos dicen lo mismo, pero que para ella no es absurdo, pues tramitaron el divorcio de forma simulada para conseguir un piso que les daría la fábrica y con el que podría quedarse ella.

Una vez tuvieran la casa, volverían a casarse y se trasladarían a vivir al condado, aunque cuando consiguió el piso él metió a otra mujer en su casa y el divorcio falso se hizo real.

Se celebra en efecto un juicio al que ni siquiera acude su ex marido, al que representa su abogado, que asegura que el divorcio era real y tras escuchar al funcionario que tramitó el divorcio, el tribunal señala que el divorcio fue real.

Li se puso furiosa. Antes estaba enfadada por la mentira del marido, pero la sentencia hizo que se pusiera peor.

El Director de los jueces es homenajeado por llevar 50 años casado, celebrando con sus subordinados sus bodas de oro, asegurando que su secreto es aguantar.

Cuando salen, borrachos tras la cena, Li se acerca al Director, aunque sus subordinados le dicen que ya está jubilado y que ellos se ocuparán de su caso.

Elle le cuenta al Presidente del Tribunal que su tribunal dictó un veredicto equivocado convirtiendo un divorcio falso en real, diciéndole él que apele.

Ella insiste y le dice que Wang fue sobornado, pues aceptó su aceite de sésamo y su carne curada, recomendándole el juez entonces que vaya al fiscal y como insiste la empujan tirándola al suelo, diciendo ella que si se emborrachan a diario deben equivocarse a menudo.

Acude tras ello a ver al Jefe de Distrito, poniéndose ante su coche con un cartel de rodillas, diciéndole que quiere demandar al juez Wang y al presidente del tribunal Xun.

Li se sienta frente a la oficina del jefe del distrito pidiendo justicia sin moverse durante tres días, habiendo muchos espectadores, no sabiendo el Alcalde Cai cómo resolverlo, y como el Gobernador llegará en dos días y temen que la vea, pide que se libren de ella.

Los funcionarios inferiores creyendo que el alcalde estaba furioso interpretaron su orden como una petición para encarcelarla, siendo metida en una furgoneta mientras caminaba hacia el tribunal, consiguiendo poner a todo el mundo en contra suya.

Decidió abandonar la demanda y darse por vencida, aunque antes quiso hablar con su ex marido, tras lo cual pensaba en abrir un restaurante en el campo.

Va a verlo a la fábrica, negándose él a hablar con ella en privado, pidiéndole ella que le conteste honestamente si su divorcio fue real o falso. Y él, temiendo que esté grabando la conversación no dice nada, recordándole ella que decidieron que el divorcio fuera falso y le pregunta por qué cambió de opinión, diciéndole Qin que lo deje ya si no quiere ir a la cárcel.

Ella le pregunta cómo pudo ser tan cruel, asegurando que no le importa la demanda, pero quiere que le confiese si pidió el divorcio para poder acostarse con otra mujer, diciéndole él que fue ella la que lo hizo primero, preguntándole si era acaso virgen cuando se casaron, asegurando que admitió en su noche de bodas haber tenido sexo con otros antes, asegurándole que su nombre no es Xuelian, sino Pan Jinlian.

Esas palabras fueron muy fuertes para ella, que pensó que Qin era muy popular y se escucharían en todas partes, por lo que fue a ver a su hermano Yingyong para pedirle que matara a Qin Yuhe por ella o que lo sujete para que ella lo mate y no lo condenen a muerte, aunque él dice que si lo sujeta también irá a la cárcel.

Va por ello a ver a Hu,, al que sabe que le gusta y le pide que lo sujete para abofetearle, diciendo ella que si lo hace se acostarán, asegurando él que sería capaz de matarlo por eso, pidiéndole ella que lo haga, aunque Hu le dice que si quiere que lo haga tendrá que pagar primero, aceptando ella, aunque antes le da la lista de personas a las que tiene que matar, viendo que no es solo Qin. Quiere que mate también al alcalde Cai, al Jefe de Distrito Shi, al Jefe del condado, al presidente del tribunal y al juez Wang, preguntándole Hu si ha perdido la cordura, pues, aunque quisiera, son cargos públicos rodeados de personas y asegura que no puede matar a cinco personas.

Viendo que no puede hacer nada más allí decide llevar el caso a Beijín.

Coge el autobús hacia la capital y allí va hasta el Lago Norte, un hotel donde va a haber una reunión de Delegados del CNP, la Asamblea Popular Nacional, aunque ella dice va a ver a chef que trabaja allí, Zhao Jingli, aunque dicen no conocerlo, recordando que tiene un apodo "Cabezón" (Datou). Zhao Datou, al que los soldados le dicen que la chica no puede quedarse allí, aunque él no les hace caso y como le confiaron el cuidado del almacén y le dejan dormir allí, le pide que se quede con él.

Visitan al día siguiente el Beijing World Park, donde puede ver una reproducción de los edificios más emblemáticos del mundo, donde se hacen fotos.

Datou le dice que le gusta desde secundaria y que tiene otra oportunidad, pero ella no está contenta porque no fue de turismo.

No sabía dónde podrían aceptar su demanda y le dice a Datou que al día siguiente quiere salir sola.

Al día siguiente comienza la Asamblea, reuniéndose los delegados con el Gobernador, recibiendo además al Líder.

Entretanto la policía busca a Zhao.

El Líder habla ante los delegados de la corrupción y de la inmoralidad, que son los problemas que más quejas generan y de la necesidad de eliminarlos.

Cuenta algo extraño ocurrido mientras iba hacia el recinto. Una mujer detuvo su coche porque tenía un caso que decirle.

Le contó que venía de Guangming y vio que era un simple caso de divorcio que llegó hasta Beijín, preguntándose por qué algo tan pequeño acabó allí, concluyendo que porque la ignoraron los distintos funcionarios de los rangos inferiores, convirtieron una hormiga en un elefante.

La mujer fue detenida por su caso y ahora demanda a 7 u 8 personas y esos funcionarios no cumplieron con su función y humillan al pueblo.

El gobernador Zhu ordenó despedir a todos los funcionarios implicados y una investigación por consentir que llegara a ese punto su historia.

Pero ella no quedó satisfecha, pues se castigó a los corruptos, pero no a Qin, y su etiqueta de Pan Jinlian seguía atormentándola.

Pasaron 10 años y siguió con su demanda sin poder resolver su problema, llevando cada año a Beijín su caso durante la reunión de la Asamblea Popular, mareando a funcionarios de todos los niveles.

Un día va a verla el juez Wang, que le lleva un jamón y la llama prima, pese a que antes ignorara su lejano parentesco, y que le dice que solo ha ido para probar su caldo, aunque enseguida le hace ver sus verdaderas intenciones.

Se aproxima la celebración de la Asamblea Popular y quiere saber si piensa ir también ese año, asegurándole ella que ese año no irá, aunque él no la cree y le dice que si vuelve a demandar él perderá su puesto como antes el alcalde y el jefe del distrito.

El nuevo Jefe del Distrito, Zheng habla con Wang durante la visita a un museo, señalándole este que Li es ahora más difícil de tratar y le recuerda cómo una campesina maneja el destino de todos los funcionarios del distrito, pues ahora es una experta en poner demandas y todos le tienen miedo, pidiéndole Zheng conocerla.

Van juntos a hablar con ella sobre la Asamblea, insistiendo ella en que no irá, pidiéndole el jefe del distrito que firme una garantía y así, si vuelve a presentar una demanda será legalmente responsable, negándose ella a firmar pues si lo hace sería como reconocer su culpa y como si todo lo hecho durante 10 años hubiera sido un error.

Zheng le insiste en que es solo una formalidad, aunque ella dice que si lo hace acabará en comisaría, insistiendo Zheng en que es para que estén tranquilos todos, asegurándole Wang que si firma no volverá a verlo, insistiendo ella en que no firmará y que no pensaba demandar, pero si siguen presionándola cambiará de opinión.

Se celebra una reunión del Alcalde Ma antes de la Asamblea con los jefes de distrito para preparar su trabajo para la misma, aprovechando para hablar con Zheng, Jefe del distrito de Guangming y tras escucharle concluye que tratando de hacerle firmar una garantía lo están estropeando todo, pues la están tratando como a una campesina y es un error de enfoque y con Internet su caso podría hacerse popular y perderían su cargo igual que sus predecesores, pero además su país quedaría en ridículo ante el mundo.

Zheng se da cuenta de que ha perdido la visión global, diciéndole el Alcalde que a veces no se le da importancia a lo pequeño y una grieta puede arruinar una presa, señalando que como lleva 3 años como Alcalde y no la ha conocido irá a ver a Li Xuelian en su propio restaurante.

Ella se siente moletas, pues pese a haber repetido que no iba a demandar ese año no le creyeron.

Les dice que no quiere demandar porque ahora tiene un motivo. Escuchó a una vaca que se lo decía, pidiéndole Zheng al escucharla que no se burle del Alcalde.

Pero el Alcalde le dice que le cree, explicándoles ella que la vaca dicta lo que debe hacer y ellos no. Y la vaca no quiere que demande porque piensa que va a perder, pero ellos no quiere que demande porque quieren que siga sufriendo la injusticia.

Ella les dice que cuando celebren la Asamblea pondrán a la policía para tratar de evitar que actúe, pero pasada la asamblea se olvidarán de su problema hasta el año siguiente sin hacer nada para resolverlo.

El alcalde le dice a Zheng que han superado problemas muy graves de la ciudad, pero que la mente cerrada de una mujer les tiene atenazados por lo que le pide que cambie de táctica. Le pide que hable con su marido y haga que se vuelva a casar con ella y luego se divorcian.

Zheng habla con el director de la fábrica en que trabaja Qin y le pide que resuelva el problema o buscarán a otro que lo haga.

El director le ofrece a Qin un puesto de jefe de zona si hace lo que le piden, pero él le responde que su actual mujer es quien más ha sufrido durante esos diez años, pues ha sido criticada y ha padecido depresión y no está dispuesto a ceder, asegurándoles que si lo que temen son sus demandas, si se enfada él demandará también.

Ante la imposibilidad de resolver pacíficamente la situación deciden vigilar la casa de Li, asegurándole Datou, que ahora está allí, que solo hay dos casas en China con tanta vigilancia, la del presidente y la suya, pues tiene cuatro guardaespaldas.

Datou, que se quedó viudo le pide que se case con él.

Ella le dice que tiene otras cosas en la cabeza, pues dijo que no demandaría, pero que lo hará, pues la han obligado al no creerla para que no piensen que la han vencido, por lo que le pide que la ayude a escaparse de la casa y burlar a los guardias.

Datou invita a los policías a entrar en la casa para tomar algo, pues fuera hace frío, diciéndoles que Li no irá ese año a Beijín porque van a casarse y que les invita a beber para brindar por su compromiso.

Una vez dentro, y mientras brindan y los felicitan, Datou les cuenta que ella le gustaba desde secundaria.

Acaban muy borrachos y cuando los policías se retiran a su coche Xuelian y Datou escapan por la ventana posterior, que da al río, y donde les espera una barca.

Zheng regaña al jefe de juzgado y al de policía por haberla dejado escapara a solo cinco días de la Asamblea, dándole dos días para encontrarla o los destituirá.

Les informan entonces que el alcalde Ma ha ido al pueblo de Xuelian y sale a su encuentro, viéndolo frente al río, culpándose Zheng de lo ocurrido, asegurando que darán con ella en 2 días, diciéndole el Alcalde que informará a Beijín en 4 días, por lo que confía en él.

Entretanto Datou y Xuelian llegan a Thangkou en la moto de él, asustándose al ver a la policía, por lo que deciden buscar un hotel y viajar por la noche.

Pero en el hotel solo tienen una habitación, por lo que deberán dormir juntos, abalanzándose una vez en esta Datou sobre ella, que lo rechaza, aunque él insiste y se va desnudando pese al enfado de ella, insistiendo él asegurándole que lleva 20 años esperando, aceptando ella finalmente la situación.

A la mañana siguiente ella le dice que lo de la noche fue una violación, aunque reconoce que se siente bien.

Datou le aconseja que no demande y que se olvide de ello, pues parece preferir abandonar a su familia por sus enemigos, proponiéndole casarse y seguir con su restaurante, abriendo un hotel en la parte de arriba.

Van tras ello a visitar juntos Huangshan, la Montaña Amarilla, asegurando ella allí que no demandará.

Zheng es informado por el Jefe de la policía de que pese a que los han buscado por tres condados colindantes no tuvieron éxito.

Un juez, Jia Conming pide ver a Zheng y le informa que puede parar la búsqueda, porque Li Xuelian no pondrá la demanda, ya que está en Huangshan con su novio y le muestra varios mensajes de Datou contándole todo lo ocurrido, incluido que van a casarse y que se acostaron, comentándoles que consiguió ganarse a Datou con el que lleva trabajando más de dos semanas, esperando obtener una mejora en su trabajo, diciéndole Zheng que lo tendrán en cuenta cuando todo acabe.

Comienza a nevar, y al regresar al hotel Xuelian escucha a Datou hablando por teléfono quejándose de que no han tenido en cuenta sus pretensiones y el estatus de su hijo no ha cambiado pese a que ha conseguido que ella no demande más.

Cuando Datou sale de hablar por teléfono la ve en pie frente a él y comprende que le oyó y aunque le asegura puede explicárselo, ella le golpea y lo llama cabrón.

Trata de explicarle que todo fue idea de Conming y le asegura que quiere casarse con él y no le importa el trabajo de su hijo, proponiéndole incluso ayudarla a engañar a los funcionarios, pero ella está muy enfadada y le pide que no le siga.

Estaba doblemente indignada, pues no había sido Pan Jinlian, y ahora lo era tras acostarse con Datou.

Pronto le llegan noticias a Zheng de que ha vuelto a huir y ya no va a casarse, por lo que va a hablar con Conming para pedirle explicaciones.

Este le cuenta que el hijo de Datou trabaja en el departamento de ganadería de forma temporal y su padre quería que lo convirtieran en definitivo.

Zheng le dice a Wang que si pasa algo ambos perderán su puesto justo cuando el Vicegobernador Meng ha ido a la ciudad para supervisar el trabajo del Alcalde Ma, todavía convencido de que Xuelian se va a casar.

Deciden montar un dispositivo de seguridad a la entrada de Beijín, reteniendo a todos los vehículos e identificando a todos los pasajeros para poder entrar en la ciudad.

Li está en un autobús y cuando la policía le pide la identificación ella cuenta que se la robaron y que además tiene mucha fiebre, diciéndole los policías que sin identificación no podrá entrar, pese a que un hombre la defiende, siendo llevada a un hospital.

Los policías la buscan entre la gente que trata de entrar en la ciudad, y temiendo que se les colara piden que visiten a todos los familiares que tenga en la ciudad.

Pero Xuelian está ingresada en un hospital en Niutou a una hora de Beijín y le dicen que lleva allí dos días.

Ella pide su alta, aunque se niegan a dársela si no paga. Ella propone que la lleven al mercado, pues tiene un primo que le dejará el dinero, siendo llevado por un empleado del hospital hasta que encuentran a su primo Yi, que le advierte que los del juzgado la buscaron allí hasta tres veces el día anterior.

Y mientras está allí llegan Wang y varios policías y la retienen, apareciendo Zheng que le dice que ha ido en avión solo para contarle que Qin, su exmarido murió debido a un accidente que tuvo al quedarse dormido mientras conducía el camión.

Li se pregunta cómo puede seguir sin Qin y llora asegurando que este le arruinó la vida, incluso muerto, ya que no podrá aclarar su situación ni limpiar su nombre.

Informan al Alcalde de que todo acabó con un accidente, no por ellos.

El Alcalde dice que estuvo pensando en el asunto y que quisieron ayudarla y solo empeoraron las cosas porque se preocuparon más por sus puestos que por solucionar sus problemas.

Li enfermó gravemente y tras desaparecer su única motivación en la vida, esta no tenía ya sentido, por lo que buscó un lugar donde suicidarse.

Decidió hacerlo ahorcándose de un árbol, cuando apareció su hermano que le dijo que esa tierra está a su cargo y si se enteran de que murió allí nadie querrá ir a esas tierras, por lo que le pide que vaya a las tierras de Cao, su competencia a suicidarse.

Como consecuencia de lo ocurrido con Li Xuelian, decidieron cambiar la conducta de sus cargos para tratar de trabajar atendiendo más al pueblo.

Unos años después, un hombre acude a un restaurante en Beijín, y reconoce en la mujer que le sirve a Li Xuelian, pues cuando protestaba años atrás se lanzó sobre su coche.

También ella le reconoce como el jefe Shi, que perdió su trabajo debido a aquel incidente, por lo que se disculpa por haberle hecho perder su trabajo.

Él le dice que nunca se sabe, y que debido a aquello volvió a Hunan y tiene una carpintería y le va bien, habiendo ido a Beijín por negocios.

Le pregunta por su demanda, contándole que la abandonó tras la muerte de Qin, prefiriendo tras ella quedarse en Beijín donde abrió el restaurante.

Le confiesa que no fingieron el divorcio para obtener un piso, como decía ella, sino para tener otro hijo en un momento en que era ilegal tener más de uno. Fingieron por ello el divorcio de modo que Qin se quedaría con el que ya tenían y ella tendría otro y luego podrían volver a casarse.

Pero él convirtió aquel divorcio fingido en real y de la furia tuvo un aborto involuntario. Y quería vengar a su hijo no nacido y por eso su pleito duró tanto.

Durante años se contó su historia bromeando, como si fuera un chiste, aunque a ella nunca le importó.

Calificación: 3