Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Bola de fuego

Ball of fire (1941) * USA

Duración: 112 min.

Música: Alfred Newman

Fotografía: Gregg Toland

Guion: Billy Wilder, Charles Brackett (Historia: Billy Wilder, Thomas Monroe)

Dirección: Howard Hawks

Intérpretes: Gary Cooper (Bertram Potts), Barbara Stanwyck (Katherine O'Shea / "Sugarpuss"), Dana Andrews (Joe Lilac), Oskar Homolka (Profesor Gurkakoff), Henry Travers (Profesor Jerome), S.Z. Sakall (Profesor Magenbruch), Tully Marshall (Profesor Robinson), Leonid Kinskey (Professor Quintana), Richard Haydn (Profesor Oddley), Aubrey Mather (Profesor Peagram), Allen Jenkins (Basurero), Dan Duryea (Duke Pastrami), Ralph Peters (Asthma Anderson), Kathleen Howard (Señora Bragg), Mary Field (Señorita Totten), Charles Lane (Larsen).

Érase una vez - en 1941 para ser exactos-. en una en una enorme selva llamada Nueva York, que había ocho hombres escribían una enciclopedia.

Eran tan sabios que lo sabían todo: la profundidad de los océanos y por qué brilla la luciérnaga, y que melodía tocaba Nerón mientras Roma ardía.

Pero había una cosa sobre la que sabían muy poco…

Es principio de primavera y los ocho disfrutan de los primeros rayos de sol dando un paseo por el parque mientras comentan asuntos del trabajo, hasta que el más joven de ellos, el profesor Bertram Potts les pide que acorten el paseo para seguir trabajando.

Ante sus protestas, les recuerda que llevan 9 años de esfuerzos y están ya en la recta final y en tres años su enciclopedia estará terminada, pues ya van por la letra "S".

Realizan su trabajo para la Fundación Daniel S. Totten y la única mujer con la que tienen contacto diario es la señorita Bragg, una mujer muy estricta que limpia y les cocina.

Pero ese día irá la señorita Totten y de su abogado, por lo que ya saben que les espera una regañina, por lo que pide a Potts que sonría a la mujer.

Larsen, el abogado, les recuerda que llevan 283.000 dólares gastados en el proyecto y que el señor Totten dejó solo 250.000 para el proyecto, por lo que, todo lo que excede de esa cantidad sale del bolsillo de la señorita Totten, por lo que les pide una estimación sincera de lo que falta para que terminen.

Le dicen que entre tres y cuatro años, algo que ella dice no puede ser, pues su padre solo decidió realizar ese proyecto por vanidad, no por favorecer a la humanidad, y cuando vio que su nombre no figuraba en la Enciclopedia Británica como inventor de la tostadora eléctrica, pidiendo el señor Larsen que terminen ya.

Solo cuando habla el profesor Potts, la señorita Totten afloja su tajante actitud y tontea con él, indicando, pese a lo que había dicho antes, que cumplirá el deseo de su padre, pidiendo, esta vez de forma más amable, que se den prisa en terminar y pide a Potts que acuda a su velada musical, a la que la sinusitis le impidió ir el año anterior.

Cuando se va entra el basurero del barrio, que quiere saber algo sobre Cleopatra.

Desacostumbrados a tratar con gente corriente, le prestan atención, diciéndole el hombre que quiere ganar un concurso radiofónico en el que se participa juntando 100 solapas de Maíz Krunchies, y él, consiguió 3.000, aunque es incapaz de conocer la respuesta a las preguntas que le hacen.

Las resuelven fácilmente, indicando el basurero que, con ese dinero, podrá conquistar a una chorba y ganar los 25 machacantes del concurso, que le preguntan qué significa, diciéndoles que 25 dólares, aunque Potts dice que en el argot callejero se dice "pavos". Le piden que les explique qué es una chorba, diciendo él que es una muñeca y que para eso necesita la guita, o sea, la tela para tener un poco de cachondeo.

Cuando se va el hombre, Potts indica que es un tonto, y que tiene que salir, pues tiene que investigar, ya que terminó su artículo con 23 páginas sobre el "slang", tras consultar 12 libros, y acaba de ver que está todo anticuado, pues los libros consultados tienen 20 años y él ha perdido el contacto con la realidad.

Sale y sube al camión con el basurero, y ya en la calle va tomando nota de todo lo que escucha, entregando tarjetas a todos los tipos que escucha y le parecen interesantes para su estudio, para que vayan al día siguiente a la fundación.

Habla con un vendedor de periódicos, con los tipos de unos billares y anotando palabras que ignoraba, siendo su última parada en una sala de fiestas en que actúa una muchacha a la que llaman Sugarpuss O'Shea, que le sorprende por su indumentaria y por una canción que tiene gran éxito entre los que la escuchan, el "Drum boogie", aunque no sabe qué significa Boogie.

Luego todos los clientes se reúnen en torno a ella y al batería, aunque este hace su número no con baquetas, sino con cerillas en una caja.

Cuando termina es espectáculo dos hombres, Pastrami y Asthma se la llevan al camerino y le dicen que tienen que irse, pues la buscan de la fiscalía y tienen que irse antes de que llegue la citación, pues, Benny el Gusano tuvo un accidente con un coche de la policía y estos descubrieron que llevaba en el maletero a Kinnick, que estaba muerto y con los pies metidos en cemento, pues iban a tirarlo al East River, y el fiscal ordenó detener a Joe Lilac, y por eso deben marcharse, pues ella le regaló una docena de pijamas rosas antes de saber que solo usaba lilas, por lo que se los regalo a los chicos y Benny llevaba uno con las iniciales J.L.

Cuando llama a la puerta Potts, diciendo que quiere hablar con la señorita O'Shea por una investigación que están llevando a cabo, los matones se esconden para ocuparse de él, pensando que es un policía, preguntando la muchacha si es de la bofia, diciendo él que si eso significa que es profesor sí, aclarando que es profesor de lengua y que está realizando una investigación y quería que le ayudase.

Ella le echa, pero él le deja una tarjeta con la dirección de la Fundación.

Mientras él se va, llegan los policías, aunque ellos se alejan en un taxi.

En este comienzan a pensar a dónde deben llevarla, ya que no puede ir a su casa, que estará vigilada, ni pueden ir a un hotel, proponiéndole un almacén, lo que ella rechaza.

Mientras hablan, ve, enganchada en su pañuelo la tarjeta de Potts.

Cuando Potts llega a la Fundación, los demás profesores se reúnen en torno a él, que les cuenta su experiencia y les explica que "puss", significa en slang, cara, y lamenta que la chica no mostrara interés alguno por su proyecto, aunque a sus compañeros tampoco les interesa este, sino los detalles de la chica y de la actuación.

Pero cuando ya se iban a retirar a dormir, llaman a la puerta, viendo que es Sugarpuss, subiendo todos corriendo a sus habitaciones para que no los vea en pijama.

Ella le dice que pensó que debía ayudar a la ciencia, observando él que sigue aún vestida con el traje con el que actuó, dejando sus piernas y su ombligo al aire, diciendo la chica que está dispuesta a comenzar ya, pues suele trabajar de noche, preguntando dónde puede dormir, aunque él le dice que es una locura, pues allí solo viven hombres y todos solteros, excepto uno que es viudo, aunque ella le dice que si quiere que esté allí a las 9'30, debe quedarse, viendo cómo se quita las medias y le pide que toque su pie, que ella dice está frío y mojado, pidiéndole luego, mientras, ya con sus batines aparecen los demás, que le mire la garganta, pues tiene fiebre y no puede salir, sugiriendo el profesor Peagram que duerma en su habitación, escandalizándose los demás, aclarando él que dormirá con el profesor Robinson.

Potts no está de acuerdo, pues teme que llegue a oídos de la Fundación y lo que diga la señorita Bragg al día siguiente, pidiendo ella que la miren solo como si fuera la manzana de Newton, aunque no es así como la miran mientras sube las escaleras.

Entretanto, en comisaría, le ponen a Joe Lilac el pijama que llevaba Benny, que ven, le queda como un guante, aunque él niega que sea suyo, observando que a Benny le queda enorme.

Llega entonces el abogado de Joe, McNeary con una orden libertad provisional, aunque el policía dice que quizá le retenga varios días, pues saben que los pijamas los compró para él la señorita O'Shea.

Aunque consigue salir, Joe teme que la encuentren a ella, diciéndole el abogado que debe casarse con ella, pues una mujer no puede declarar contra su esposo.

La despiertan todos los profesores menos Potts, llevándole una maleta que, le dicen, llevaron dos tipos que les pidieron que le dijeran que la cosa está que arde y que debe quedarse varios días en la nevera como una ensalada.

La señora Bragg se muestra sorprendida cuando encuentra a la mañana siguiente los pantalones de los ocho profesores para planchar, preguntándose qué hacían todos arriba en vez de estar trabajando, explicándole que tienen un huésped. Alguien a quien contrató el profesor como ayudante eventual.

Ve entonces las medias de Sugarpuss e inmediatamente ve bajar a esta alegremente, pidiendo que le ayuden con una cremallera.

Se reúne tras ello con Potts y los demás colaboradores y comienzan a estudiar palabras de la calle y sus derivados.

Unos días más tarde, y mientras están reunidos, ve un periódico que informa que Lilac quedó en libertad, habiendo una foto suya indicando que se busca a joven misteriosa y le compra al vendedor todos los ejemplares.

Cuando baja, ve a los demás profesores tratando de realizar el baile que les enseñó la noche anterior. Gurkakoff trató de reproducirlo con pintadas en el suelo, pero no logran

encontrar el denominador común entre los pasos y la música, diciendo ella que pusieron una polca y ella les enseñó la conga, tras lo que les enseña el ritmo y cómo deben bailar, llegando el profesor Robinson con un traje nuevo y varios discos que le encargaron

Entretanto, el basurero le dice a Potts que su basura es más alegre ahora, pues encuentra flores, cajas de bombones, envoltorios de perfume y hasta una botella de licor, apareciendo entonces la señora Bragg, muy enfadada y diciendo que, o echa a Sugarpuss o se irá ella, pues es del tipo de mujeres que hace que la civilización se tambalee y le pide que vaya a la biblioteca, donde encuentra a todos sus compañeros bailando con ella, siguiéndola e imitando sus pasos de baile.

Hace salir a Sugarpuss para hablar con sus compañeros.

Ella ve fuera a Pastrami y Asthma y se queja de que se olvidaran de ella, diciéndole ellos que hay 100 agentes tras su pista para poder encarcelar a Joe, por lo que debe seguir allí, pero le muestran un anillo de 7.000 dólares, que le encanta, aunque dice que no hace falta que la sobornen, diciéndole ellos que pronto será la esposa de Joe Lilac, contándole Pastrami que las esposas no están obligadas a declarar contra sus maridos, diciéndole Asthma, tratando de enmendarlo, que Joe se enamoró de ella desde que la vio, aunque ella dice que si no hubiera sido por el fiscal no se lo habría propuesto, aunque Pastrami le dice que comente que es más feliz con ella que con las otras y se casaran pronto en New Jersey, firmando la solicitud de licencia de matrimonio.

Ella se ilusiona al pensar en cómo una chica surgida de la nada ha llegado tan alto.

Cuando entra ve tristes a los profesores, que le dicen que Potts desea hablar con ella.

Este le dice que debe marcharse, pues eligieron para ese trabajo a un grupo de solteros para que nadie les distrajera y desde una semana atrás sus tobillos los distraen aunque ella le dice que no han terminado todavía su trabajo, diciendo él que echará de menos su inteligencia, pero va unida a un cuerpo perturbador y reconoce que también él se ha sentido perturbado y en dos ocasiones tuvo que ponerse un pañuelo húmedo en la nuca.

Ella le pide que le deje un día más, aunque él insiste en que debe marcharse.

Ella dice que se irá, pero que fue allí por él, no por sus estudios, pues es alto, distinguido y guapo y le tiene loca, y se acerca a él, y tras colocar varios libros en el suelo para llegar a su altura, lo besa, lo que llama y un "yum, yum", tras lo que él sale corriendo.

Los demás profesores le ven bajar luego poniéndose un pañuelo húmedo en la nuca, y pidiendo que llamen un taxi.

Vuelve a hablar con ella y le pide que se olvide de él, observando ella que su pelo está mojado. Le dice que en tres años, cuando acabe su trabajo podrán reanudar su relación, y mientras tanto seguirán viéndose, y le pide que antes de que se vaya le dé otro "yum".

Poco después llaman a la puerta, diciéndole la señora Bragg que llegó el taxi que se llevará a Sugarpuss o a ella, diciéndole Potts, abducido por sus besos, que a ella.

A la mañana siguiente llevan a Potts un anillo de 40 dólares.

Con él, oculto en el plato de las tostadas, Potts le lleva el desayuno a Sugarpuss.

Ella le dice que no quiere tostadas, debiendo hacerla mirar hasta ver su humilde anillo, que, le aclara, es su anillo de compromiso.

Él recuerda que ya a los dos años leía de corrido y que se graduó con 13 años, y la gente como él suelen tener el corazón dormido, habiéndolo despertado ella.

Dentro del anillo escribió la referencia a una cita de Ricardo III. En ella dice que, igual que el anillo circunda su dedo, su pecho guarda su corazón y debe llevar los dos porque ambos le pertenecen.

Les interrumpen por una llamada, supuestamente del padre de la chica.

En realidad es Asthma desde un locutorio, comunicando el teléfono de ella con otro en que está Lilac, que le dice que está en un pueblecito de New Jersey, en Rancocas, y le dijeron que ella vive con los 7 enanitos, aclarando ella que son ocho.

Ella le cuenta que hay uno de ellos que está lanzado y llamó justo a tiempo.

Él le dice que esa tarde le darán la licencia y hay un juez de paz esperando y están resolviendo el modo de hacerla llegar, pues lo tienen todo vigilado.

Mientras hablan, ve que se acercan los profesores, diciéndole Potts que quiere decir unas palabras a su padre aprovechando su llamada.

Le dice que sabe que es imperdonable presentarse por teléfono, pero le dice que puede obtener referencias personales, diciendo que tiene excelentes condiciones físicas y tiene un suelo de 3.200 dólares al año.

A Joe se le ocurre de pronto algo y dice que no habrá ningún inconveniente.

Le dice que la madre de la chica está inválida y no quiere morirse sin ver a su hija casada, por lo que le sugiere que le lleve a la chica allí, llamándolo Potts padre.

Le dice luego a ella que con eso solucionan lo del traslado, e incluso podría convencer a varios de los profesores para que la acompañen, aunque ella dice que no quiere meterlos en un viaje así, aunque él dice que es el modo de pasar el puente Washington, pues estará lleno de policías, y una vez allí se desharán de ellos con facilidad.

Los demás los felicitan y señalan que todos serán testigos, ordenando a la señora Bragg que prepare el equipaje, besando algunos a la novia, aunque otros no se atreven más que a darle la mano.

Pero cuando ella sube a su habitación encuentra a la señora Bragg, que al ir a recoger sus cosas encontró el periódico con su foto y en que se preguntaban dónde estaba, por lo que le pide que coja sus cosas y se marche antes de que avise a la policía.

Ella dice que no debe preocuparse, que no se casará con ningún profesor, pues le gustan los visones, no los delantales, y se casará con quien le va a proporcionar el visón, siendo una gran oportunidad para una chica que salió de la nada y que a Potts le romperá el corazón de todos modos, pero que en New Jersey es mejor para ella.

Al ver que la mujer se dispone a gritar la golpea y la deja sin sentido, tras lo que la mete en el armario.

Elegantemente vestidos, los profesores y la chica se acercan al puente Washington, donde ella se pone nerviosa, diciendo que es por la emoción de volver a casa, pues siempre que llegan a ese puente teme que no la dejarán pasar, viendo, cómo en efecto, los policías revisan todos los coches.

Debido a esa paradas Gurkakoff, que es quien conduce, se despista y choca contra un camión, por lo que le piden el carnet, que es de 1903, y que no lo ha renovado.

Cuando el policía les dice que no podrán seguir, le dicen que van a una boda, tocando el policía a la novia, pues, dice, le van a ascender, y da buena suerte tocar a la novia.

Le dicen que en reciprocidad deberían dejarles seguir, asegurando que conducirán con cuidado y que da mala suerte retrasar una boda, decidiendo el policía dejarles marchar.

Pero siguen con su camino y Gurkakoff se despista y acaban chocando contra un poste.

Mientras, en Nueva York, la señora Bragg consigue romper la puerta del armario y salir, Joe y sus chicos esperan, elegantemente vestidos, ya nerviosos por la tardanza.

Reciben una llamada de Sugarpuss, que le cuenta a Joe que tuvieron un accidente y están en un hotelito cerca de Kingston y que tomará un autobús que sale a medianoche, aunque Joe le dice que le recogerán Asthma y Pastrami en 40 minutos, pues el juez de paz está esperando, diciendo ella que el juez estará también al día siguiente y que prefiere hacer las cosas bien, esperando a que los viejos se vayan a la cama.

Pero prefiere no escuchar y decide mandar a sus hombres a buscarlo.

Los profesores brindan, y ella dice que se retirará, pues es una despedida de soltero, diciendo Potts que continuarán viaje a la mañana siguiente.

Tras brindar, ella les dice a los profesores que aún están a tiempo de disuadirle, pues el hombre que se casa es tonto y que les gustaría llevarles en un medallón, pues son 7 locos querubines que no son de ese mundo.

Cuando se retira a su bungalow, el portazo hace que el 9, de la puerta se suelta y acaba pareciendo un 6.

Oddly trata de instruirle pidiéndole ternura y paciencia y le habla del amor como una flor y que no debe ser brusco para no destruir el capullo.

Oddly recuerda una canción de entonces y que Gurkakoff empieza a cantar y que entonan los demás profesores, "Genevieve", el nombre de su esposa, y, emocionado, Oddly decide retirarse también

En su cuarto, Sugarpuss trata de escribir, aunque no le sale y decide apagar la luz.

Tras Genevieve cantan el "Gaudeamus Igitur", sintiéndose de pronto Potts inquieto al comprender que no sabe nada de las mujeres, por lo que decide ir a pedir consejo a Oddly, que está en el bungalow 6.

Entra por error en el de Sugarpuss, ya a oscuras y decide hablar con él así, por pudor.

Le dice que no confía en sí mismo, pues es más atrevido que él y teme que eso lo eche todo a perder, pues está enamorado y quiere estrecharla entre sus brazos y piensa en ella a cada momento y se siente atontado y es feliz.

Ella, al escucharlo se levanta y se lanza a besarlo, sintiéndose confuso por haber hablado así delante de una mujer, aunque ella le pide que no se disculpe.

Escucha entonces cómo le llaman, diciendo que debe marcharse, pero volverá.

Cuando sale es "Suggie" quien va al baño y se coloca un pañuelo húmedo en la nuca.

Magenbruch y Peagram parecen preocupados, pues llegaron cuatro hombres.

Entra al comedor, donde están Joe, y sus hombres, sorprendiéndose el mafioso, pues esperaba que Bertram fuera mayor, como sus compañeros.

Le pregunta si no reconoce su voz, preguntando Potts si es su padre, diciendo él que es su "papi", pidiendo Potts una explicación, diciendo Joe que también él tiene derecho a una explicación, quitándole a Potts una mancha de carmín de la cara, tras lo que lo abofetea y le da un puñetazo, preguntándole los profesores por qué hace eso.

Comprueba que Sugarpuss no les contó nada, apuntando Peagram que su viaje es una mentira, diciendo Joe que, en efecto, que habrá una boda y Sugarpuss será la novia, pero el novio será él y le da las gracias por haberle llevado a la novia, indicando Robinson que Sugarpuss los utilizó para eludir a la policía. Que fueron su tapadera.

Joe le pregunta si se cree que se iba a casar con sus 3.000 dólares al año, pues eso es lo que se gasta en el esmalte de las uñas de los pies y se enfada si tiene que usar la ropa de moda del año anterior, por lo que le pide que le diga que su papi está allí.

Cuando sale para ir a verla llega un coche de la policía con la señora Bragg, que pregunta si se casó ya, pues Sugarpuss la dejó sin sentido y la encerró en el armario, contándole el policía que les han localizado por el accidente y lleva una orden de detención para la novia de Lilac y le preguntan dónde está.

Ella observa por la ventana a Potts hablando con el policía, y ve cómo estos se marchan.

Entra luego en su bungalow para decirle que el señor Lilac la está esperando y que ya le explicó la situación en términos sencillos, añadiendo que no debe preocuparse por la policía, pues les dijo que se marcharon media hora antes.

Le dice también que les ha dado una bonita lección teórica y práctica de cómo hacer el imbécil y que debió ser fácil conseguirlo, pues eligió a ocho bobos.

Ella le dice que no quería que se enterase de ese modo. Que le iba a escribir una carta con sus excusas, viendo él que la hoja está en blanco.

Mientras se marcha dice que creyó en la palabra de una… terminando ella: "cualquiera".

Regresan a la fundación, con una tremenda sensación de ridículo, siendo recibidos por la señora Bragg, que les ofrece el desayuno, aunque ninguno quiere tomarlo.

Mientras se lleva el gramófono comienza a sonar la música que bailaron con ella.

Potts les dice a sus compañeros que fueron amables y discretos y tuvieron un gran tacto, pues se comportó como un asno, proponiendo ellos tomarlo como un paseo largo, diciendo él que por su culpa tendrán que trabajar dos horas extraordinarias al día para estar al corriente en un mes, por lo que a partir de ese momento deben concentrarse en sus libros y no volver a pronunciar el nombre de ella, ni siquiera por omisión.

Pero Oddly recuerda que la encontró llorando en su bungalow y le metió la sortija que él le regaló en el bolsillo, aunque cuando la sacan ve que no es el que compró él por 39,95, sino el de los 7.000 dólares que le regaló Lilac.

Gurkakoff dice entonces que si le ha devuelto ese anillo y no el que él le regaló quiere decir que le ama.

Pero Potts no lo cree. Dice que debió equivocarse, aunque Gurkakoff indica que, según las teorías de Freud, el subconsciente jamás se equivoca y ella le dio el anillo que no quiere, y se quedó con el que quería, lo que todos creen excepto él y la señora Bragg.

Llega entonces la señorita Totten con Larsen, y les dicen que ya se cansaron de sus actividades, pues les costó 300.000 dólares que sus nombres salieran en primera plana de los diarios de Nueva York, donde informan de que una cabaretera permaneció escondida en la Fundación y de que ayudaron a Bola de Fuego a cruzar el estado.

Totten les dice que siente una gran humillación por su padre y un terrible disgusto por ella, habiendo decidido por ello cancelar la enciclopedia.

Ellos dicen que no pueden ser despedidos sin consideración tras 9 años de trabajo, y les dicen que hay una inmobiliaria interesada en construir un edificio de apartamentos.

Potts le dice que va a cometer una enorme injusticia, pues fue culpa suya, y acepta su deshonrosa expulsión, pero los demás profesores no tienen la culpa.

Se escucha entonces un fuerte ruido y llegan armados Pastrami y Asthma, que piden a todos que se pongan en fila, temiendo que se trate de otra matanza de San Valentín.

Entretanto Lilac y Sugarpuss acuden al juez de paz Mulqueen en New Jersey, pero como los novios no paran de discutir se marcha a comer y a dormir la siesta.

Sugarpuss dice que no va a casarse, pues quiere a Bertram y adora sus camisas de cuello y puños almidonados y la forma en que se abrocha mal el chaleco, y que sea alto como una jirafa y porque es esa clase de tipo que se emborracha con un vaso de leche y le gusta el modo en que se ruboriza hasta las orejas y también porque no sabe besar, y que, aunque sabe que no volverá a verlo, no se casará con él aunque la lance al East River con una tonelada de cemento como hizo con los otros.

Lilac dice entonces que hablará con el profesor, pidiendo ella que no le meta en eso, diciendo Lilac que no querrá ver a esa jirafa en el fondo del río, lo que le ocurrirá si no da el sí quiero.

Hace que uno de sus hombres, McNeary, llame al profesor.

Llaman a Pastrami, pidiéndole Lilac a Sugarpuss un trato para que no le ocurra nada, pidiendo ella hablar antes con Potts, aunque él dice que no tiene nada que decirle, aunque Pastrami le obliga a ponerse apuntando a la señora Totten.

Cuando lo hace le dice que no sabe qué esperan conseguir sus amigos, pero confía en que ella saque alguna ventaja de la situación.

Ella le dice que estará bien en un momento, y que no harán daño a nadie, aunque pide que no hagan tonterías.

Cuando cuelgan, Pastrami les dice que todo lo que tienen que hacer es esperar a que les llamen tras la ceremonia, y todo habrá terminado.

Así se entera Potts de que aún no se han casado, preguntando Pastrami por qué cree que están allí con las armas. Que parece que Sugarpuss tiene un problema en las cuerdas vocales y no se decidía a decir sí.

Al escucharlo, Potts se pone contento y dice que es capaz incluso de cantar una canción tirolesa, tras lo que le dice a Gurkakoff que pide disculpas a Freud, pues hacen falta esas armas para forzar a Sugarpuss a casarse con el señor Lilac.

Todos lo entienden y parecen felices.

Llega en ese momento el basurero, con tres nuevas preguntas para el concurso y se ve sorprendido por los gangsters, que le obligan a sentarse con los demás.

El profesor Jerome trata de explicarle al basurero su pregunta sobre la espada de Damocles, suspendida sobre su cabeza por un cabello y siempre con miedo a que caiga, observando todos el cuadro del fundador sobre la cabeza de Pastrami, y recuerdan a Gurkakoff que Arquímedes consiguió encender fuego utilizando espejos.

Gurkakoff coloca sus lentes hacia la cuerda que sujeta el cuadro mientras Potts les habla a los gangsters con un lenguaje que ellos son incapaces de entender para mantenerlos distraídos.

Pero, aburridos, estos comienzan a disparar sus armas por diversión, rompiéndolo todo mientras la cuerda que sujeta el cuadro comienza a echar humo.

De pronto Pastrami se levanta y su plan parece irse al garete, preguntándole Oddly si cree que acertará a un centavo que tiene entre sus dedos desde donde estaba sentado, consiguiendo que vuelva a su silla, cayendo sobre él el cuadro antes de que dispare, mientras varios más tiran a Asthma que estaba en alto.

Retenidos los gángsters, viajan hacia New Jersey en el camión de la basura, yendo también la señorita Totten, que asegura que continuará con la enciclopedia, pues nunca se había divertido tanto.

Entre tanto, dentro del camión tratan de hacer hablar a Pastrami para saber dónde será la boda, asegurando este que fue torturado por la policía y no habló.

Pero los profesores tienen un método de tortura diferente. La tortura china.

Le hacen cosquillas donde saben que será más vulnerable, con un plumero, haciéndole confesar que están en Fulham, New Jersey.

Entre tanto, Potts lee un tratado sobre boxeo.

En ese momento, se celebra la ceremonia. Lilac dice que toma a Katherine O'Shea como esposa, aunque esta dice que le odia, le desprecia y le aborrece, en voz baja para que Joe la escuche, pero el juez, que sordo, no, añadiendo otras frases de desprecio a cada una de las que dice Lilac, y cuando indica que la amará hasta que la muerte los separe, ella asegura que le freirán en una silla eléctrica.

Cuando llega el momento en que debe hablar ella, escucha fuera a los profesores contando los pasos como ella les enseñó, para bailar, y sonríe.

Los profesores, con las armas de los matones, entran, cada uno por una puerta y Jerome comienza a disparar contra el techo, incapaz de dominar el arma, haciendo lo mismo Magenbruch con la suya, aunque hacia el suelo, sacando Lilac su arma para huir por la puerta trasera, apuntando a Sugarpuss.

Los gángsters van saliendo andando hacia atrás, siendo sorprendidos uno tras otro por el basurero que los va golpeando y dejando sin sentido.

Fuera, Potts pide a Joe que se defienda comenzando un baile de boxeo que no le sirve para nada, pues Joe lo golpea y lo tira al suelo, levantándose él y golpeándolo ya sin técnica, pero de forma más eficaz.

Poco después la policía mete a todos los gangsters en el camión de la basura, indicando uno de los agentes que llevan toda esa basura al despacho del Fiscal.

Sugarpuss les dice a los profesores que son ocho sabios idiotas, pero que no funcionará y le recuerda a Bertram lo que él dijo, de que era mejor que no hubiera mujeres para sus estudios, y más teniendo en cuenta que él, de entre todas las mujeres, eligió a una granuja como ella.

Cada profesor dice que es capaz de explicar el fenómeno del enamoramiento desde su área, de conocimientos, pero Potts dice que solo queda un argumento.

Coge varios libros y los coloca en el suelo, pidiéndole a Sugarpuss que suba sobre ellos, y comienza a besarla, mientras, tras observar a los enamorados, los profesores se retiran, dejándolos solos.

Calificación: 4
Te cuento la película