Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
La hija oscura

The lost daughter (2020) * USA / Gran Bretaña / Israel / Grecia

Duración: 121 min.

Música: Dickon Hinchliffe

Fotografía: Hélène Louvart

Guion: Maggie Gyllenhaal (Novela: Elena Ferrante)

Dirección: Maggie Gyllenhaal

Intérpretes: Olivia Colman (Leda Caruso), Jessie Buckley (Leda joven), Dakota Johnson (Nina), Ed Harris (Lyle), Peter Sarsgaard (Profesor Hardy), Oliver Jackson-Cohen (Toni), Paul Mescal (Will), Dagmara Domi?czyk (Callisto / "Callie"), Jack Farthing (Joe).

Una mujer avanza tambaleándose hasta la orilla del mar por la noche, cayendo.

Leda Caruso, disfruta del paisaje mientras conduce por la orilla del mar, hasta llegar a unos apartamentos donde le está esperando un hombre, Lyle, que le ayuda con las maletas, comentando que ha llevado muchos libros.

Recorre la casa desde la que escucha el ruido del faro, que de vez en cuando lanza su luz, contándole que es profesora de universidad.

Lyle le da la bienvenida a Kyopeli antes de retirarse.

Al día siguiente, Leda baja hasta la playa. Disfruta del baño y toma luego algunas notas, a la vez que lee, mientras es atendida por Will, un solícito camarero.

La tranquilidad de que gozaba hasta ese momento se ve perturbada por la llegada de unos bulliciosos grupo de jóvenes al que se encara una mujer embarazada que ya estaba en la playa y les pide que se alejen.

Leda se fija en otra joven que está con la mujer embarazada, a la que llama Nina, a la que ve atendiendo a su hija pequeña.

Ve al día siguiente cómo los chicos se acercan a Nina, atraídos por su belleza, para preguntarle si habla griego, no pareciendo ella molesta.

Ve luego a la niña jugando con la madre, a la que no le deja descansar, no pudiendo sujetar sus lágrimas mientras parece rememorar algo.

Pide a Will agua mientras recuerda cómo pelaba las naranjas a sus hijas, quitando la piel en una sola pieza, como si de una serpiente se tratara.

De regreso en el apartamento recibe una llamada de Marta, que le cuenta que su padre conoce a alguien, contándole que ella está de vacaciones y estuvo en la playa.

Por la noche se despierta al ver un enorme insecto en su almohada, que lanza por la ventana.

Al día siguiente, mientras se baña, ve que llega una lancha cargada de gente, globos y comida para celebrar una fiesta, observando que entre ellos el padre de Elena, la niña, que le entrega a Nina una pamela como regalo.

Luego, la mujer embarazada pide a varios bañistas que se cambien de lugar para estar todos los amigos juntos, pidiéndoselo también a Leda, que se niega a cambiarse, lo que le sienta mal.

Pero un poco más tarde la mujer embarazada se dirige de nuevo a ella y se disculpa, ofreciéndole un trozo de tarta, contándole que ese día cumple 42 años y que se llama Callisto, aunque todos la llaman Callie.

Leda le cuenta que es de Cambridge, cerca de Boston, diciéndole Callie que ellos son de Queens, aunque tienen familia allí.

Le cuenta que tiene dos hijas, Bianca de 25 años, y Marta de 23 y que ella tiene 48.

De regreso a su apartamento escucha un ruido y de pronto siente un gran dolor en su espalda al recibir el golpe de una piña.

Mientras cena en el bar se acerca a saludarla Lyle, que dice que la vio en la playa en el cumpleaños de Callie, aunque ella le dice que no estaba invitada.

Luego, antes de marcharse del bar se acerca a la mesa en que juega con varios amigos y le susurra al oído: "bellísimo iocco", antes de salir corriendo.

Al día siguiente observa a Nina discutiendo con su marido, y a Elena, la niña, rabiosa, mordiendo a la muñeca.

La despiertan los gritos de Nina nerviosa al no encontrar a Elena, buscándola toda la familia, asustados.

Ella ve la muñeca abandonada y ve cómo la buscan dentro del agua, recordando ella una escena similar con Bianca, decidiendo salir también ella a buscar a la niña.

Logra encontrarla perdida, y llevándosela a su madre.

Van a darle las gracias la madre y Callie, que ve la herida de la piña y le da una crema para ayudarle a curarse.

Aunque encontró a su madre, la niña no para de llorar.

Se marcha mientras los demás tratan de encontrar la muñeca para que deje de llorar.

Al abrir su bolsa, una vez en el coche, ve la muñeca en ella.

Al verla, recuerda cuando le regaló a su hija su muñeca preferida de cuando era niña, Mina, y su enfado posterior al ver la muñeca pintarrajeada

Recuerda a Bianca agobiándola sin dejarla descansar ni cuidar a Marta.

Un día, enfadada porque no le hacía caso pintó a Mina, tirando Leda, rabiosa a la muñeca por la ventana, quedando destrozada.

Por la tarde, y tras una tormenta va al pueblo, donde se encuentra con Will, y lo invita a tomar una copa.

Le cuenta que es profesora de Literatura italiana comparada en la universidad, contándole él que estudia Empresariales en Dublín y trabaja en Grecia en verano y que tiene 24 años, estando entre sus dos hijas, Bianca y Marta.

Ella le explica que Bianca le absorbe y siempre está pidiendo atención.

Él le explica todas las relaciones de la gente que va a la playa con ella, contándole que Toni, el marido de Nina trabaja en Kalamata y va solo los fines de semana, y le dice que hizo bien en negarse a cambiarse de sitio, pero le indica que son mala gente y no debe volver a hacerlo.

Recuerda que no tenía tiempo para nada, pues, incluso cuando le tocaba a Joe cuidarla, acababa tocándole a ella por considerar él que su trabajo era más importante.

Luego, en su apartamento abraza a la muñeca de la niña y la esconde en un armario de la cocina.

Recuerda que Joe tenía que irse a Arizona y que a ella le asustaba no saber cuidar bien de ellas, pues podría desmayarse.

Va a una juguetería donde compra ropa para la muñeca, donde llegan Callie, Nina y Elena, extrañándole a la primera verla allí y le pregunta si tiene nietos.

La niña va en brazos de Nina y no quiere soltarse. Ella le pregunta si encontró la muñeca haciendo que se enfade aún más, quejándose Nina de que a veces no puede con ella, pues exige atención constante, y estuvo tan triste que incluso tuvo fiebre.

Le pregunta Callie si ella recuerda a sus hijas de pequeñas, pero dice que no, diciendo Callie que no puede creerlo. Sufre un pequeño mareo, aunque antes de marcharse le dice que no le compren otra muñeca, pues eso no arreglará nada y la encontrará.

A la salida llueve y debe refugiarse.

Recuerda que, buscando su atención, Bianca llegó incluso a pegarle.

Desde su refugio ve pasar de nuevo a Nina y a su familia, yendo Lyle con ellas cargado de bolsas.

Tiene también algunos buenos recuerdos de momentos divertidos, y también de algún gatillazo de su marido.

Recuerda que un día llegaron unos senderistas a su casa, acogiéndolos su marido.

Con ellos cenaron, bebieron y cantaron.

Ve que en la playa un grupo de niños entrega carteles, diciendo que entregan recompensa por la muñeca desaparecida.

Va a visitarla Lyle, que le lleva un pulpo recién pescado que cocina y toman juntos.

Él le cuenta que su hijo mayor tiene 51 años y es ya abuelo.

Tras ello beben juntos y ella recuesta su cabeza en el hombro y luego se recuesta y él le dice que la ve mejor.

Sale luego a fumar a la terraza, donde ella estaba con la muñeca, aunque no dice nada.

Al día siguiente ve anuncios de búsqueda de la muñeca en cada árbol.

Ve la casa rosa de que le habló Will, donde veranean Nina y su familia, acercándose hasta la misma y al llegar hasta ella llama al teléfono que viene en los anuncios, escuchando que suena cerca, por lo que se asoma, viendo a Nina besándose con Will.

Un día, mientras se masturbaba la interrumpieron sus hijas porque tenía la llamada del profesor Cole para ofrecerle una ponencia.

Durante su ausencia deja a una mujer cuidando de las niñas, pues debe ausentarse tres días, dejando comida preparada y el teléfono de su madre.

Se aloja en una habitación de un hotel, donde se siente libre e incluso pide vino.

Al ver a otro ponente, el profesor Hardy, de pronto se queda sorprendida al ver que menciona un artículo suyo que le sorprendió, imaginándose luego, excitada, que se acuesta con él.

Cuando llama a su casa se encuentra con la noticia de que su hija tiene varicela.

Cole va a felicitarla y le pide que siga con su trabajo para volver a publicar y baja a cenar con él, parándose Hardy a hablar con ella para decirle que su trabajo es increíble y va a cenar junto a él, pese a las advertencias de Cole que le advirtió que iba de cacería.

Tras la cena le dice que quiere acostarse con ella, aunque sabe que está casada, por lo que le pide que dé ella el primer paso, no dudándolo ni un instante, haciéndolo en las mismas escaleras.

Leda acaba tirando la muñeca a la basura.

Por la noche acude a una proyección de cine, llegando los jóvenes de la playa que no paran de hacer ruido y molestar, por lo que les llama la atención, diciendo ellos, sin hacer caso, que es la amargada de la playa.

Sale a pedir a la taquillera que los eche, aunque cuando esta entra no hay un solo ruido, aunque cuando esta se marcha el ruido es mayor aún, sintiéndose impotente al ver que se burlan de ella y debe marcharse furiosa.

Cuando regresa al apartamento rescata a la muñeca de la basura.

Ella sigue acostándose con el profesor.

La despierta el timbre por la noche, aunque nadie contesta cuando pregunta quién es, sintiendo miedo.

Estando en un mercadillo recibe una llamada de Nina en respuesta a la suya.

Se ven allí y Leda le compra una aguja para que se le sujete la pamela.

Le cuenta que desde que perdió la muñeca la está volviendo loca, y apenas duerme si no se acuesta con ella, estando muy cansada.

Le dice luego que sabe que la vio con Will, pero no quiere que piense mal de ella, pues no significa nada, contándole que en cuanto la vio pensó que quería ser como ella.

Le dice que conoció a su marido siendo muy joven y está loco por ella y por Elena, y asegura que si la viera con Will le cortaría el cuello. Que la tiene como una prisionera.

Le pregunta qué ocurrió en la juguetería.

Ella le dice que se fue. Y aclara que se fue de casa cuando la mayor tenía 7 años y la segunda 5 y estuvo sin verlas 3 años, y luego volvió a por ellas y reconoce que se sintió muy bien sin ellas.

De forma inesperada llega Toni, al que ella no esperaba hasta el día siguiente, viendo Leda cómo Nina lo besa apasionadamente pese a sus reticencias al verle llegar.

Recuerda el momento en que decidió marcharse.

Les regaló unos bonitos vestidos a sus hijas.

Joe le rogó, que se quedara, incluso de rodillas, preguntándose cómo cuidará de las niñas, amenazando con llevarlas con su madre, pues, asegura, no podrá criarlas solo, diciendo ella que si lo hace las hundirá en la mierda de la que ella consiguió salir y que eso es de vago y una venganza.

Sonríe al ver a sus hijas con los vestidos nuevos que les regaló, y una vez más pela su naranja haciendo una serpiente con la piel, cuando se lo piden sus hijas.

Pero ya no les contesta cuando le preguntan a dónde se va y cuándo volverá.

Limpia a la muñeca, sacando el agua que tiene dentro y sus impurezas, viendo cómo de pronto sale de la boca de esta un gusano.

Por la noche se acerca al pueblo, que está en fiestas, viendo bailar a la gente, y entre ellos a Lyle, que lo hace muy animado y que la invita a bailar a ella, que se anima también e incluso canta "Livin´ on a prayer", aunque se corta de golpe su ánimo cuando de pronto llegan Callie y su familia, diciéndole Lyle que cree que debe marcharse.

Al llegar a su casa ve a Will en su puerta.

Este le dice que Nina está muy agradecida por su amabilidad y le dice que le gustaría que les dejara su casa, diciéndole ella que recela de Lyle, pues sabe que tiene negocios con el marido de Nina.

Al día siguiente vuelve a ver a Nina en la playa, observando cómo Nina no la deja descansar, queriendo jugar todo el rato, hasta que consigue que vaya con ella al agua.

Uno de los jóvenes se acerca para preguntarle si le ayuda con las bolsas, pues se lo dijo su tía Callie, diciendo ella que no.

Se siente incómoda ante las miradas de los hombres de la familia, y de regreso a su apartamento vuelve a sentir un piñazo en su espalda.

Va a visitarla Nina a su casa y ella le pregunta si quiere las llaves.

Le pregunta si se le pasará la depresión.

Le pregunta luego por qué regresó con sus hijas si se sentía tan bien y era todo tan maravilloso, respondiéndole que las echaba de menos.

Tras ello le entrega la muñeca.

Nina, contenta al verla, le pregunta si la encontró, diciendo ella que no, que la cogió, aunque no sabe por qué, preguntándole Nina si es porque pensaba que la muñeca les hacía mal, diciendo Leda que solo estaba jugando, diciéndole Nina que no lo entiende, pues los vio destrozados, respondiéndole que es una madre desnaturalizada.

Nina se marcha enfadada, diciéndole ella que coja las llaves, pues se va esa noche y el apartamento quedará vacío hasta fin de mes, aunque Nina le dice que no quiere nada suyo y que está loca.

Leda le dice que es muy joven, pero que eso no se pasa.

Pero Nina, que había regresado para recoger su sombrero acaba clavándole en la tripa la aguja que ella misma le compró para sujetarlo y le advierte que no baje la guardia.

Dolorida, se marcha esa noche, tirando las maletas por la escalera para no cargar con ellas, estando a punto de perder el sentido mientras conduce debido al dolor y la pérdida de sangre, por lo que debe dejar el coche.

Va luego hasta la playa, cayendo en la orilla.

La despiertan las olas golpeándola por la mañana.

Vuelve a acordarse de sus hijas y decide llamar a Bianca, viendo que está también con ella Marta, y le dicen que estaban preocupadas, pues no sabían nada de ella y mientras las escucha sonríe y pela, esta vez con sus manos una naranja, haciendo la serpiente.

Calificación: 2
Te cuento la película