Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
La peor persona del mundo

Verdens verste menneske (2021) * Noruega / Francia / Suecia / Dinamarca

Duración: 128 min.

Música: Ola Fløttum

Fotografía: Kasper Tuxen

Guion: Joachim Trier, Eskil Vogt

Dirección: Joachim Trier

Intérpretes: Renate Reinsve (Julie), Anders Danielsen Lie (Aksel), Herbert Nordrum (Eivind), Hans Olav Brenner (Ole Magnus), Helene Bjørneby (Karianne), Vidar Sandem (Per Harald), Maria Grazia Di Meo (Sunniva), Lasse Gretland (Kristoffer), Karen Røise Kielland (Tone)

Julie, elegantemente vestida fuma en una terraza mientras consulta su móvil

Prólogo

Julie sentía un desasosiego constante, y, aunque seguía estando entre los mejores alumnos se dejó caer en las redes sociales.

Estudió medicina porque era una carrera en la que era muy difícil entrar y sus excelentes calificaciones servirían para algo.

Pero entonces tuvo una revelación. Para ella siempre había sido más importante el alma que el cuerpo, así que decidió cambiar sus estudios por los de psicología.

Dejó a su novio pensando en tomar las riendas de su vida y se cambió de peinado y se tiñó.

Acabó acostándose con uno de sus profesores.

Poco después se dio cuenta de que le fascinaba la imagen y decidió ser fotógrafa.

Gastó su beca en cámaras y lentes y empezó a trabajar a media jornada en una librería.

Hizo un curso de fotografía y empezó a conocer sitios nuevos y caras distintas.

Rn una de las fiestas conoció a Aksel Willmann, dibujante de un cómic de éxito, "Gaupe" ("Lince") y fingió que lo había leído, aunque solo había ojeado uno y le pareció machista.

Acabaron acostándose, aunque él le dijo tras ello que era mejor que dejaran de verse, pues era mayor que ella, y si seguían viéndose se acabaría enamorando e iba a ser un problema, pues él ya estaba en otra fase y ella aún debía encontrarse a sí misma e iba a ser un problema, pues debe ser totalmente libre y no desea que se hagan daño.

Pero al salir de casa se dio cuenta de que se había enamorado de él, por lo que regresó y poco después comenzaron a vivir juntos, pareciendo ir todo muy bien.

Capítulo 1. Los demás

Va con Aksel a pasar unos días con otras parejas de amigos.

A ellos, como van sin niños le ponen la habitación más pequeña.

Al día siguiente Ole y Karianne la interrogan preguntándole si no ha pensado en ser madre, y luego sobre cuál es el trabajo que le gustaría hacer.

Como no se siente cómoda con el tema, le pide a Aksel que no lo saque, que sabe que como él es mayor se está quedando rezagado respecto de los demás, diciéndole que no es por los demás, que a él también le interesa tener hijos y no tiene que esperar, quejándose ella de tener que hacer todo con sus condiciones y cuando termina de publicar se aburre y saca el tema de los niños, y luego, cuando tiene alguna idea desaparece en la mesa de dibujo, diciendo que estará ahí con los hijo.

Ella le dice que querrá tenerlos, pero no en ese momento, pues carece de instinto maternal, diciéndole él que mucha gente tiene hijos antes de tener la vida resuelta y se apañan.

Al día siguiente hablan de sexualidad mientras cenan, diciendo ella que el sexo femenino y los problemas menstruales siguen siendo un tabú, mientras que ella conoce cualquier problema de la sexualidad masculina.

Bailan luego animadamente Julie, Aksel y Kristoffer, aunque ni Karianne ni Tone se animan, consiguiendo Kristoffer animar a su mujer, bailando también Ole cuando llega.

Finalmente Julie consigue que salga Karianne, aunque cuando Ole la levanta se da un golpe con la lámpara arruinando la fiesta, escuchando cómo discute la pareja luego en su habitación.

Pero por la mañana ve a la pareja abrazándose cariñosamente y observa lo bien que se lleva Aksel con los niños.

Capítulo 2. Cuernos

Cuando se presenta el nuevo cómic de Aksel se celebra una fiesta a la que acude la prensa y algunos fans para que les firme el libro.

Julie, elegantemente vestida fuma en la terraza mientras consulta su móvil.

Como se siente desplazada decide retirarse e irse a casa, aunque en vez de ello, y mientras pasea por la calle se queda reflexionando y, de pronto pasa por una casa donde ve que se está celebrando una boda, donde bebe y entabla conversación con otras mujeres, sobre la educación de los niños mientras las observa un hombre, diciendo ella que es médica.

Se sienta luego junto al hombre que las miraba ante, y que está solo, y le dice que si no va a hacerle las típicas preguntas de cómo se llama y a qué se dedica, aunque él le dice que ya escuchó antes que era médica, confesándole ella que se ha colado en la boda.

Le advierte luego que está con alguien a quien ama, por lo que no pueden hacer nada, diciendo que a él le pasa lo mismo, afirmando ambos que no les gustan los cuernos, pese a lo cual van intimando cada vez más, preguntándose dónde está el límite de los cuernos, bebiendo ella de la botella de él, acercándose luego él como si se fuesen a besar aunque no lo hacen, o acariciándole él el brazo, preguntándose si morderse serían cuernos, mordiéndose ambos, oliéndose luego el sudor.

Luego se confiesan secretos, Ella uno sexual, contando que le gustan los penes cuando no están muy duros, contando él un secreto sobre sus gustos arquitectónicos, aunque luego le cuenta uno más íntimo, aunque al oído.

Como se metieron en una habitación para hablar la gente les interrumpe constantemente cuando van a recoger sus abrigos.

Su juego va a más cuando acepta el reto de él y hacen pis uno delante del otro.

Luego bailan. Ella fuma y él aspira el humo que exhala y cuando acaba la fiesta se van juntos.

Se despiden al llegar a una esquina diciéndose solo entonces sus nombres, diciéndole él que se llama Eivind, aunque le pide que no le diga el apellido, pues lo buscaría en Internet y presumen de que no hubo cuernos.

Capítulo 3. Sexo oral en la era del #metoo

Julie escribe un texto que trata sobre sexo oral, partiendo de la anécdota de una amiga que decía que le excitaba que su novio le sujetara la cabeza mientras le hacía una felación y se pregunta si se puede ser feminista y que te gusten las felaciones, mientras que otras solo simulan que les gusta aunque les aburre.

Cuenta también lo que le contó a Eivind de que le gusta ser ella la que haga que el pene se ponga erecto.

Se lo muestra luego lo escrito a Aksel, que le dice que está muy bien escrito y le encanta y le pregunta qué hará con él, aunque aún no lo sabe.

Consiguió que se lo publicaran en un medio digital y se compartió muchas veces, generando un importante debate en Facebook.

Capítulo 4. Nuestra propia familia

Celebra su 30 cumpleaños con su madre y su abuela, no acudiendo su padre al pretextar que le duele la espalda y no puede conducir tomando analgésicos, aunque la invita a ir ella a verlo a Honefoss para celebrarlo allí.

Su abuela a los 30 años había tenido ya tres hijos y había sido protagonista de una obra en el teatro nacional, y su bisabuela a los 30 ya era viuda y tenía 4 hijos, y todas las que les precedieron igualmente, teniendo un ancestro que no llegó a los 30, ya que la esperanza de vida de las noruegas en el Siglo XVIII era de 35 años.

Va a ver a su padre, al que da las gracias por la chaqueta de chándal que le regala, viendo cuando llega su hermanastra, la hija pequeña que lleva una igual.

Ve cómo la trata con cariño y le pregunta si hizo muchos paradones en el partido, y le dice que lamenta haberse perdido su cumpleaños, pero coincidió con un torneo que duraba todo el día, rebelando así que el padre le mintió.

Aksel le pregunta si leyó el artículo de su hija, pero le dice que no pudo abrirlo.

Aksel le reprocha que no vaya a verlos nunca a su casa pretextando lo difícil que es conducir por el centro y aparcar.

Capítulo 5. Mal momento

Un día entra en la librería Eivind, viendo que acompaña a una mujer que busca un libro.

La pareja se marcha y él vuelve un momento después pretextando haberse dejado las gafas para decirle que, pese a lo que acordaron, piensa mucho en ella y le gustaría verla y charlar, diciéndole que está siempre en la cafetería Apent Bakeri en Barcode, que es donde trabaja.

Luego en casa cenan con Ole y Karianne, aunque ella parece ausente mientras Aksel les cuenta que van a convertir su cómic en película, aunque, cargándose todo el espíritu del cómic, y les muestra un boceto del póster, diciendo que le avergüenza que vaya su nombre, pues parece una película de Disney.

Al día siguiente, de pronto todo se detiene mientras ella sale corriendo hasta la cafetería donde trabaja Eivind, con el que se besa nada más verse, haciéndolo luego en el parque en el que reciben juntos el amanecer, preguntándose cómo actuar.

Cuando regresa a su casa el mundo sigue parado donde lo dejó.

Le dice a Aksel que tienen que hablar. Que lo pensó mucho y que, aunque él no tiene la culpa de nada, ambos quieren cosas distintas y no quiere continuar con él.

Él le pregunta si es consciente de todo lo que está destruyendo con su actitud y le pregunta si es que hay otra cosa que la inquiete y lo paga con él

Le dice que se irá con su madre hasta que encuentre algo.

Él le pregunta si conoció a alguien, diciendo ella que no.

Le dijo que necesitaba a una mujer más asentada y estable, aunque a él, dice le gustan esas explosiones y necesita a alguien como ella que le separara de su mesa de dibujos y que prefería no tener hijos con ella que tenerlos con cualquier otra.

Que está pasando una crisis, pero él le ayudará a superarla.

Ella le dice que le quiere, pero que no le quiere, que a ella no le gusta hablar siempre, que a veces le gusta sentir sin tener que hablarlo, pues es menos analítica que él.

Le asegura que le da miedo estar sola, pero cree que debe intentarlo.

Él se lanza a besarla y acaban haciendo nuevamente el amor.

Le pide que se quede, pues si no se arrepentirá, pues su vivencia es única.

Ella le dice que quizá algún día vuelvan, pero que tiene que marcharse.

Capítulo 6. La meseta de Finnmark

Eivind y su novia tratan de montar una tienda en la montaña para pasar la noche, con gran dificultad. Cuando se levantan, ven un enorme reno pasta al lado y Sunniva consigue acariciarlo llorando.

Aquello despertó algo en ella y empezó a investigar, viendo que el apellido de su abuelo provenía de una zona más al norte, por lo que se hizo una prueba de ADN que le indicó que tenía un 3,1% de sami, pero realizó algunos rituales de ellos y tomó sustancias alucinógenas.

Se fue concienciando contra el cambio climático, que vio que perjudicaba a los indígenas

Que morían de cáncer de piel debido a la destrucción de la capa de ozono.

Él tuvo que olvidarse de su viaje a Nueva York y tenía que leer todas las etiquetas, y no consumir plástico, pues mata la vida, igual que las baterías de los móviles, por lo que sentía que todo el peso de la culpa occidental se sentaba a su lado en el sofá y todo entraba en conflicto con el bien común.

Cuando vio a Julie bailando en la boda se quedó prendado.

Pensó que traicionaba a Sunniva y al pueblo sami y se sintió la peor persona del mundo, pero no pudo resistirse, y el día que reencontró a Julie en la librería volvió a entrar pretextando haber olvidado sus gafas para hablar con ella.

Capítulo 7. Un nuevo capítulo

Se acuesta finalmente con él en su piso y poco después se mudó a este.

Eivind tampoco quería hijos, pues las futuras generaciones lo pasarían mal por culpa de la sobrepoblación.

El pesimismo de él daba mayor profundidad a su relación y a él le pasaba con su padre lo mismo que a ella. Se olvidaba de su cumpleaños.

Ve que sigue a Sunniva por Instagram, diciendo que dice cosas importantes sobre el medio ambiente, aunque ella ve sus fotos haciendo yoga, aunque le dice que lo que hace es enseñar el culo y muestra fotos sexis.

Capítulo 8. El circo narcisista de Julie

Durante una reunión en su casa con unos amigos acaban tomando setas alucinógenas.

Tras tomarlas, ella ve como si un mar estuviera bajo sus pies y como si cayera desde lo alto, cayendo, en realidad a la alfombra.

Luego se ve como una mujer mayor desnuda y rugosa con enormes mamas y como si caminara desnuda hacia su padre. Se saca el tampón y se lo lanza a la cara, pintándose colores de guerra con la sangre menstrual, mientras ve cómo Aksel ríe y sus dibujos cobran vida, mientras ella da de mamar a un niño con sus enormes pechos

Cuando despierta al día siguiente ve todo tirado y se da cuenta de todo.

Capítulo 9. El lince se carga la Navidad

Se anuncia la película en todas partes y ve a Aksel en televisión por un debate que hizo en la radio con una mujer que acusaba a sus personajes de machistas y que se hizo famoso recurriendo al machismo, reivindicando él la libertad, pues, dice, el arte debe ser transgresor. Con él expresa sus impulsos más oscuros.

Le dicen que lo suyo no es arte ni humor y es poco inteligente como para ser una sátira.

Indica que podría crear un cómic sobre esa entrevista y llamarla puta, y no quiere decir que lo piense. Sería una parodia de un tipo inseguro.

Acaba diciendo que las posfeministas se creen moralmente superiores, acabando la presentadora el debate al llegar a ese punto.

Capítulo 10. El malestar en la cultura

Un día va a la librería Ole, el hermano de Aksel y le pregunta si sigue manteniendo el contacto con él, pues vio su entrevista.

Ole le dice que lo está pasando mal debido a su cáncer de páncreas, dándose cuenta al decírselo que ella no sabía nada.

Le explica que cuando se lo detectaron era ya demasiado tarde y es incurable.

Se queda mal tras ello, pensando en él.

En casa, Eivind encuentra en la papelera un escrito de ella y le dice que es muy bueno y no entiende que lo tirara.

Él le dice que le gusta haber encontrado algo que hable de ella, aunque le dice que no habla de ella, que es ficción y, en contra de lo que dice él, dice que está mal escrito.

Que él no lee nada y no es un experto en Literatura, pidiéndole él que se relaje, pues últimamente todo le parece mal, diciéndole ella que quiere prosperar, no como él que esta tan relajado que no le importa estar sirviendo cafés hasta los 50 años.

Capítulo 11. Positivo

Un día tiene que salir de la librería para vomitar, por lo que se hace la prueba de embarazo y le da positivo.

Va al hospital a ver a Aksel, al que encuentra simulando tocar la batería y se abrazan y salen luego al jardín, donde él le cuenta cómo empezó su enfermedad.

Le dice que no tiene dolores fuertes, pero le paralizaron algunos nervios con bótox para no tener que tomar tanta medicación.

Ella le cuenta que cortó el contacto con su padre que, ni se ha molestó en buscarla.

Él le cuenta que ha vuelto a escuchar la música de su juventud y ve sus películas favoritas en bucle.

Dice echar de menos la vida anterior a Internet, los tiempos en que la cultura era táctil y la tenías almacenada y al alcance de tus manos.

Ella le dice que tiene la suerte de haber creado sus cómics sin dudar de que estaba haciendo lo que tenía que hacer.

Él reconoce que hubo un momento en que empezó a idealizar el pasado y le confiesa también que tiene un miedo constante a la muerte y que le operan al día siguiente.

Ella le dice que echa de menos las conversaciones que tenían, pues es la persona más comprensiva que conoce y le pide que le diga aquello que le repetía constantemente y que a ella no le gustaba oír de que sería una buena madre, confesándole que está embarazada, dándole él la enhorabuena, aunque ella le dice que fue debido a un accidente y aún no sabe si está contenta, recordando la seguridad que él tenía de querer ser padre, mientras que ella aún no sabe si lo tendrá.

Él dice que se arrepiente de no haber conseguido hacer que se diera cuenta de que es maravillosa

Él dice que perdió tanto tiempo tratando de evitar lo que podía salir mal que no se preocupó de lo que finalmente salió mal y le dice que si el padre es un buen hombre debe tenerlo.

Ella le dice que tiene conversaciones imaginarias con él y él le dice que también las tiene y que recuerda cosas suyas que seguramente ella olvidó y teme que cuando se vaya, esos recuerdos y emociones se irán con él.

Le pregunta si cuando se fue lo había conocido ya, respondiendo ella que sí, preguntando él por qué no se lo dijo, diciendo que no se atrevió.

Aksel le pregunta si lo va a dejar a su novio, porque la ve agobiada y es lo que suele hacer cuando las cosas van mal.

Ella dice estar contenta con lo del bebé.

Él le dice que fue lo más importante de su vida aunque no fuera igual para ella. Quiere que sepa que fue el amor de su vida y que es una gran persona.

Cuando regresa a casa le cuenta a Eivind que está embarazada y que como no pensaban tener hijos, ahora está perdida, porque nunca llega al final de las cosas y tiene que reflexionar.

Capítulo 12. Todo llega a su fin

Va con Aksel a su antiguo barrio y a una casa donde vivió desde los 8 años.

Ella lo fotografía en el portal y le pregunta por sus recuerdos de allí, recordando unos cristales de colores de las ventanas que influyeron en sus cómics.

Tras un pequeño recorrido él le confiesa que le agota fingir que está bien y que no quiere ser un eco en su cabeza y ya no le importa perdurar por su arte, que lo que le gustaría es vivir en su casa con ella y que les vaya bien.

Unos días más tarde recibe una llamada de Ole diciendo que Aksel empeoró mucho y que es probable que no sobreviva a esa noche.

Se pasa la noche deambulando sola hasta que amanece.

Cuando se ducha por la mañana ve que empieza a sangrar por la vagina.

Epílogo

Julie acude a un rodaje. Es fotógrafa y va a sacar unas fotos a la actriz que protagoniza la película, y cuando finaliza el reportaje ve desde la ventana a Eivind esperando con un bebé a la mujer a la que fotografió, yéndose juntos.

Ella regresa a su nueva casa, un apartamento muy pequeño y edita las fotografías en el escritorio que tiene al lado de la cocina.

Calificación: 3
Te cuento la película