Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Mamá María
Mamá María

La daronne (2020) * Francia / Bélgica

Duración: 104 min.

Música: Bruno Coulais

Fotografía: Julien Hirsch

Guion: Jean-Paul Salomé, Hannelore Cayre (Novela: Hannelore Cayre)

Dirección: Jean-Paul Salomé

Intérpretes: Isabelle Huppert (Patience Portefeux), Hippolyte Girardot (Philippe), Farida Ouchani (Khadidja), Liliane Rovère (Madre de Patience), Rachid Guellaz (Scotch), Mourad Boudaoud (Chocapic), Iris Bry (Hortense Portefeux), Jade Nadja Nguyen (Colette Fo), Rebecca Marder (Gabrielle Portefeux).

Patience Portefeux acude como traductora con la Brigada Antidroga a un domicilio donde se trafica, acudiendo luego a la Dirección Regional de la Policía Judicial, donde, con su mediación como intérprete, interrogan a los detenidos, escupiendo él a Patience, a la que llama puta traidora.

Le dice luego a Philippe, el comandante de la brigada que está en un proceso en crisis, pues le preocupa su futuro, proponiéndole que viaje con él y le muestre su nuevo despacho, tras su ascenso.

Además de misiones concretas colabora en otro tipo de investigaciones, como la vigilancia de dos camellos de poca monta, Scotch y Chocapic, que no encuentran droga de calidad y por ello pierden a sus clientes.

Patience tiene a su madre ingresada en la Residencia Los Almendros, y va a menudo a verla, recordando que la llamó Patience porque nació a los 10 meses.

Le dice que no le gusta ese hotel ni esa habitación, recordándole su hija que paga 3.200 Euros al mes por tenerla en esa residencia.

Le recuerda a su cuidadora, Khadidja que a su madre solo le interesaba emperifollarse y no le importaba nada más, ni su padre, ni ella.

Patience tiene dos hijas, Hortense y Gabrielle, contándole a la primera que terminó de pagar el último plazo de la sanción de su padre, y pensó que se sentiría aliviada, pero no fue así. Recuerda los buenos ratos que pasaron juntos, aunque Hortense le dice que lleva 20 años pagando por culpa del caradura de su marido.

Se despierta una noche agobiada y llama a Philippe, que va a dormir con ella.

Le informa, al día siguiente, de sus investigaciones en sus escuchas. Gracias a ellas saben que está a punto de llegar un importante cargamento, que, cuando llegue a España se encargará de llevar hasta Francia Afid, sobrino del jefe de la banda, camuflada en su camión de verduras que tiene un doble fondo.

Le cuenta también que, cuando su padre llegó de Argelia no tenía nada para comer.

Mientras ojea una revista por la noche ve que anuncian que está a la venta la colección de Alain Turvielle, viendo entre las fotografías una de ella de niña en un barco.

Cuando realiza la siguiente visita a la residencia, la directora le sugiere que traslade a su madre a geriatría, ya que lleva dos meses sin poder pagar.

Le muestra a su madre la fotografía de ella en el lago Leman, en el barco de su padre, y recuerda que pasaba ella el dinero en un perro de peluche.

Philippe le pregunta qué piensa hacer en vacaciones, contándole que suele cogerse una semana cada año para ir a Mascate, en Omán, que es donde está enterrado su marido, contándole que estuvo allí también el año anterior, antes de conocerle a él.

Su marido murió con 34 años de un infarto cerebral.

Les muestra a sus hijas la foto, que les dice es de un fotógrafo muy famoso, contándoles que le costó más de 5.000 Euros, preocupándole a Gabrielle cómo pagará la residencia de su madre.

En comisaría se espera la llegada de la droga ese día, pudiendo ella escuchar que esta llegó ya a España a través de las escuchas a Afid.

Ve luego cómo habla con su madre a la que cuenta que pasó ya Hendaya, por lo que empiezan a seguirle, dándose cuenta al escuchar hablar a la mujer que se trata de Khadidja, la mujer que cuida a su madre en la residencia.

Nerviosa, pide que le sustituya otro intérprete y ella va a ver Khadidja, a la que le cuenta que trabaja para la policía y por eso sabe que su hijo está llevando una carga de droga, pidiéndole que haga lo que ella le va a decir.

Regresa tras ello de nuevo a su puesto y hace que Khadidja llame a su hijo y le explica lo que debe hacer, aunque Patience les dice a los policías que hablan de la novia.

La madre le explica cómo debe actuar y le pide que tire el teléfono.

El chico frena de pronto y ve cómo le adelantan, saliendo él de la autopista sin que puedan dar marcha atrás los policías, escuchando Patience a los policías comentando la pérdida.

Encuentran al muchacho y al resto de su banda, pero no encuentran nada en el camión.

Patience escucha en su casa las conversaciones de Chocapic y Scotch, pues esperaban el material para vender y no lo tienen.

Ella va a la comisaría para atender a los detenidos, viendo a Afid, contra el que se lanza el resto de la banda, debiendo retenerlos los demás.

Le dicen que no la necesitan, pues todos hablan francés, lamentando el comandante el fracaso de su primera misión.

Le cuenta que a Afid, pese a no tener las drogas le caerá al menos un año con todas las grabaciones que tienen y probablemente tendrán que aislarlo.

Patience regresa luego a la residencia y le pregunta a Khadidja cuánta droga había en el camión, diciendo la mujer que mucha, pues la llevaba para ellos y para otros vecinos del pueblo y si la policía la encuentra antes que ellos están muertos, por lo que tienen que encontrar la manera de localizarla y se ofrece a ayudarla, pues le hace falta dinero, diciéndole Khadidja que debe hablarlo con su hermano.

Se comunican con este a través de un videojuego.

Se ofrece a poner la droga en un lugar seguro, y entregar la parte de droga que no es de ellos y el resto se la darían a un par de camellos que conoce, aunque Mohamed no quiere escucharla y la cuelga, diciendo ella que deben darse prisa, pues soltarán a los Cherkaoui al día siguiente y estarán en peligro, por lo que le indica a Khadidja que debe ocultarse por ello durante un tiempo.

Agradecida Khadidja le regala su pañuelo.

Le pide a Philippe que le ayude para adoptar a uno de los perros policía que van a retirar.

Con la información de que dispone gracias a Philippe acota los lugares donde pudo dejar la droga Afid, y con la ayuda de ADN, el perro, tratará de localizarla.

Llega así hasta una caseta de obra junto a unos molinos de viento, donde, en efecto está la droga, que no sabe cómo llevarse a su casa, pues pesa demasiado, aunque poco a poco la carga en el coche, llevándola hasta su trastero, tras lo que regresa con una furgoneta para cargar el resto.

Mientras se marcha ve unos coches que van hacia el lugar que ella acaba de abandonar. Son los Cherkaoui que solo encuentran los restos de un paquete que se le rompió.

Ella coloca en su trastero una tonelada y media de droga.

Compra tras ello una máquina de contar billetes y un teléfono que pide le configuren en árabe en la tienda de Colette Fo, su vecina y presidenta de comunidad.

Scotch recibe un mensaje en árabe en que una persona les indica que ha llegado de Marruecos y vende la bolsa de cannabis a 250 Euros y les cita en un hotel.

Ella estudia cómo colocarse un hiyab cruzado, se pinta y se coloca unas gafas de sol y afirma que se acabó la mala vida, acudiendo al encuentro con los dos camellos.

Fingiendo acento árabe, se presenta como la Sra. Ben Barka y les entrega el material que quiere colocar, diciéndoles que cada kilo vale 4.500 Euros, aunque si le compran más de 50 kilos les ofrecerá un descuento, diciéndoles que pueden sacar 75.000 de margen.

Ellos le preguntan si tiene más, diciendo ella que sí, pero que tiene que ver cómo arrancan antes, citándolos en el parking de la prisión de Fleury llevando 225.000 Euros, pidiéndoles que cuando la llamen, hablen siempre en árabe.

Un día sale con Philippe, llevando ella a sus hijas y el comandante a su hijo, viendo a Philippe muy enfadado señalando por teléfono que no crea que pudiera desaparecer más de una tonelada de droga como por encanto.

Hortense la anima a seguir con la relación, pues lleva viuda más de 20 años.

En el centro comercial, Patience, roba un dinosaurio para el hijo del comisario, que se enfada por el robo y por lo que eso le enseña a su hijo.

El día acordado, Patience coge un taxi y va al encuentro de Scotch y Chocapic hasta el parking de la cárcel, regañando a sus clientes por llevarle billetes pequeños, pidiéndole que se los lleven de al menos de 100 Euros, sacando su máquina de contar dinero, observando que solo llevan la mitad de lo acordado, 112.500, por lo que, les dice, solo les dará una bolsa de las dos que llevaba, aunque les da un kilo de regalo.

Con el dinero obtenido va a pagar a su comunidad a Collette, pues le debía el dinero que le debía por la reforma de los trasteros.

A su siguiente encuentro va en autobús y quedan en una estación, viendo ella que esta vez sí le llevan billetes grandes.

Va con el dinero recibido esta vez, a la residencia de su madre y le paga lo que les debía y un adelanto de los dos siguientes meses.

Rescata luego la pistola que fue de su padre.

Ella misma es la encargada de las escuchas en que es ella la interlocutora, con acento simulado, quedando con los vendedores en el mismo sitio, aunque ignoran cuál es.

Va a hablar con Collette, a la que le explica que está pensando en vender su piso, pagando buena parte del dinero en negro, pidiéndole la china una comisión del 30%.

Patience ve que Philippe le ha dado autorización para más escuchas referidas a Scotch y Chocapic, pues vieron que están buscando dinero, pidiéndole que le informe cuando sepa dónde quedaron con Mamá María, apodo que le pusieron a la mujer que les pasa la droga y que creen que debe vivir en ese barrio, pues compra teléfonos de tarjeta nuevos cada vez y cuando les llama siempre localizan las llamadas en ese barrio.

Le cuenta también que instalaron micrófonos en el coche de los traficantes para que les lleven hasta la vendedora y está convencido de que detendrán a todos a la vez.

Philippe va a ver a los dos camellos a un restaurante y le dice a Scotch que van a trabajar de otro modo, con cantidades pequeñas y andando para que la policía no sospeche.

Contactas en un supermercado, colocando ella las bolsas en una consigna, entregándole Patience las llaves en una caja de galletas, donde luego él le deja el dinero.

Sale a bailar con Philippe y toma luego champán, que paga ella.

Pero los Cherkaoui están también investigando y preguntan a un camello por su proveedor, dándole una paliza.

Acude la policía, que se lleva al hombre al que dieron la paliza, recurriendo a Patience como traductora. El hombre le cuenta que su proveedor es Scotch, pero cuando le preguntan si oyó hablar de una mujer magrebí a la que llaman Mamá María, Patience pierde el conocimiento, siendo llevada a otra cama del hospital.

Cuando se despierta, cree que está encerrada y se pone nerviosa, viendo que solo era que se atascó el pomo.

Sale corriendo, para ponerse en contacto con sus vendedores. Les dice que vuelven a cambiar de estrategia y que vuelven a las grandes cantidades porque quiere liquidar el stock, y por valor de 350.000 Euros.

La siguiente escucha, Philippe se la encarga a otro intérprete para dejar descansar a Patience, viendo que se comunican a través de los videojuegos, pero habla también del punto de encuentro, a las 17'00 en la tienda Tati.

Se prepara para entregar su siguiente paquete, llevándose con ella a ADN.

Baja un momento del taxi dejando en él a ADN y va a la tienda Tati, escuchando cómo llega la policía, con Philippe al mando, corriendo ella escaleras arriba y escapando por detrás, llamando a sus compradores a los que pide que vayan a los cines Luxor.

No sabe que no solo la policía le pisa los talones. Los Cherkaoui también vigilan a Scotch.

Cuando se encuentran, ella se enfada al ver que no tienen el dinero y le dice que le va a subir a 4.000 por tratar de engañarla, aunque llega poco después Chocapic con el dinero.

A través de las cámaras de seguridad ven el encuentro y avisan a los policías que estaban en la tienda, y que salen de inmediato hasta el Luxor.

Hecho el intercambio, ella sale hacia el taxi que le esperaba con ADN, empujándola un tipo, haciendo que se le caigan algunos fajos de billetes, debiendo parar para recogerlos, aunque la policía perdió su rastro por culpa de una cámara que fallaba.

Pero los Cherkaoui, sí la ven huir en el taxi y la siguen.

Cuando baja, ve cómo se dirigen a ella, amenazadores, teniendo la suerte de que aparece un grupo de policías a los que denuncia su persecución, consiguiendo así librarse de ellos, aunque los traficantes consiguen huir, ya que los policías van en bicicleta y aquellos en moto.

Va a ver a su madre, que le dicen, lleva unos días muy mal.

La mujer le dice que le apetece dar una vuelta por un centro comercial, pues allí nunca hace frío, nunca es de noche y siempre huele bien, diciéndole Patience que irán por la tarde, aunque ella le dice que sabe que no pueden ir, pero le pide que la lleve cuando ya esté muerta.

Phillippe repasa las imágenes de las cámaras del súper y ve que ya en este los Cherkaoui seguían a Scotch y mira luego las imágenes de la cámara frente al Luxor y se fija en la mujer aunque la imagen no es muy buena y está alejada.

Philippe va a ver a Patience justo cuando esta estaba contando y guardando el dinero en una maleta y le lleva una planta como regalo.

Le pregunta ella cómo va lo de Mama María, diciendo él que el jueves estuvieron a punto de pillarla y que están analizando los videos, comentando él que en los videos la mujer es muy parecida a ella, pues tiene su misma talla y complexión.

Cuando se marcha ella se dispone a mirar los correos, aunque entonces repara en la planta, que coloca en la ventana, temiendo que contenga algún dispositivo.

Recibe entonces la visita de Collette, que le lleva una invitación para la boda de su hija para ella y sus hijas.

El día de la celebración, la familia Fo pone vigilantes en la puerta, pese a lo cual consiguen entrar los Cherkaoui que llevan una enorme planta que indican que es para Patience, la única vecina de la comunidad que no es china.

Cuando llegan a su piso, sacan de la planta dos pistolas.

Entran en el piso de los padres de la novia y les apuntan a los invitados con sus armas, mientras, al escucharlos, Patience se hace con el arma de su padre y pide a Hortense que se esconda en su habitación.

Cuando uno de los Cherkaoui abre de una patada el piso de Patience, se la encuentra apuntándole con su arma.

No se amedrenta y le pide su mercancía.

Pero de pronto, en la escalera, un grupo de niños invitados a la boda colocan unos petardos para asustar a los mayores, haciendo que los traficantes se asusten, aprovechando el momento de confusión uno de los hombres de la señora Fo para sacar su arma, acabando con los dos traficantes.

La señor Fo da tras ello orden a sus hombres de que lo limpien todo rápido, viendo Patience cómo se lo llevan, contándole Collette que es típico en todas las bodas chinas, que les ataque la escoria, diciéndole que no va a contarle los detalles de lo que harán.

Patience le pregunta si pensaron en llamar a la policía, diciéndole la mujer que antes lo hacían, pero nunca aparecían por tratarse de la comunidad asiática.

Patience le entrega la pistola de su padre como regalo de boda.

Luego, mientras los invitados posan para una fotografía, Patience recibe una llamada en que le informan de la muerte de su madre.

Tras el funeral, van, tal como pidió la abuela, al centro comercial hija y nietas, que esparcen las cenizas solo en las zonas de las marcas que a ella le gustaban.

Collette le dice un día, cuando ya está pensando en marcharse que tiene una propuesta de trabajo para ella, mostrándole que tienen piezas de automóviles fabricadas en Wenzhou y le interesa comerciar con los países árabes.

Le dice que negociando bien se gana mucho y es menos peligroso que la droga y le pregunta si tiene todavía mucha en el trastero, diciéndole que le permite dejarla allí hasta que se mude.

Ve que todavía le quedan 460 kilos y le pregunta si conoce a alguien a quien le pueda interesar, pues ella ya ganó mucho dinero y ya no la quiere.

Ante la negativa, decide llevar la droga que le queda a la caseta donde la encontró.

Scotch y Chocapic acuden al supermercado, esperando encontrar, como siempre la llave de la taquilla, y empiezan a tirarlo todo al no encontrarla, desesperados, siendo retenidos por los encargados de la seguridad.

Patience le entrega a Khadidja una buena cantidad de dinero para pagar al abogado, entregándole además una bolsa con droga, diciéndole ella que en 12 meses le darán la provisional.

Empieza tras ello con la mudanza, ayudándole Philippe, que le dice que albergaba la esperanza de que fuera a su casa.

Ella le cuenta que su vecina le propuso un trabajo y lo va a aceptar y que le dirá a su vuelta algo sobre lo de compartir piso.

Philippe va a la cocina buscando algo para comer, y encuentra un montón de las cajas de galletas donde se intercambiaban las llaves.

Le dice luego que lo habría dejado todo por ella, incluso la policía, antes de marcharse.

Vuelve a ver las imágenes en el Luxor, y borra el archivo.

Mascate. Sultanato de Omán.

Patience acude al cementerio y se detiene ante la tumba de Martin, su marido.

Luego coge el barco donde le hicieron la foto, "La Patience" y navega junto a ADN.

Calificación: 3
Te cuento la película