Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Minari. Historia de mi familia

Minari (2020) * USA

Duración: 115 min.

Música: Emile Mosseri

Fotografía: Lachlan Milne

Guion y Dirección: Lee Isaac Chung

Intérpretes: Steven Yeun (Jacob Yi), Han Ye-ri (Monica Yi), Alan Kim (David), Noel Kate Cho (Anne), Youn Yuh-jung (Soon-ja), Will Patton (Paul), Scott Haze (Billy), Darryl Cox (Mr. Harlan), Esther Moon (Mrs. Oh).

Una familia de origen coreano, Jacob y Monica Yi, llegan con sus hijos Anne y David hasta su nueva casa de Arkansas, en realidad un remolque apoyado sobre bloques de hormigón en medio del campo.

Solo los niños parecen sorprenderse al ver que su casa tiene ruedas, pero Monica no está feliz y le dice que no es lo que le prometió, aunque él dice que eligió ese lugar porque es una buena tierra y les dice a sus hijos que hará un huerto enorme allí.

Tras tomarle la tensión a David dice que deberán mudarse más cerca del hospital.

Al día siguiente acuden a una granja donde trabajarán como sexadores de pollos, presentándoselos el encargado a sus compañeros, indicando que Jacob trabajó antes en Seattle y en California.

Una compañera coreana le comenta a Monica que su marido es la persona más rápida que ha conocido trabajando, diciendo Monica que ella sin embargo no era tan rápida para trabajar en California, aunque allí sí puede hacerlo.

Como todavía no van al colegio, deben llevar a los niños, fijándose el pequeño en una chimenea humeante, contándole el padre que allí descartan a los pollos macho y le pide que le diga a su madre que le gusta mucho su tierra.

Pero Monica no desea vivir allí. Le dice que los demás coreanos viven en Rogers, cerca de otras tres ciudades grandes y que si se mudan allí podrán buscar a una abuela coreana de canguro, y hay además un colegio y un centro comercial y gente viviendo.

Pero Jacob quiere tener su huerto en sus 20 hectáreas, insistiendo ella en que teme que le pase algo al niño y el hospital está a una hora.

Esa noche llueve muy fuerte y Jacob le confiesa a su mujer que teme que llegue un tornado, pues se llevaría la casa volando, viendo en televisión la evolución del tornado, aunque ella manda a los niños al coche por miedo, aunque afortunadamente el tornado no llega allí.

Pero eso hace que Monica se enfade aún más y acaben peleándose, recordando él que ha estado trabajando duro 10 años, preguntándole ella dónde está el dinero, diciendo él que es el hijo mayor y tenía que cuidar de su familia.

Le dice que quería empezar de cero, diciéndole ella que si ese es su sueño quizá no puedan seguir juntos.

Cuando al día siguiente Anne y David preguntan si se mudarán, su madre les dice que habló la noche anterior con su padre y no lo harán, pero irá su madre, la abuela, a vivir allí con ellos.

Jacob habla con un zahorí que le indica que cobrará 250 dólares por un pozo y 300 por dos, aunque él le dice que no necesitan a los zahoríes, recordando este lo que le pasó al anterior propietario por no contratarlo, aunque Jacob está convencido de que él sabrá encontrar el agua sin ayuda.

Compra un tractor de segunda mano, conociendo así a Paul, el hombre que se lo lleva, que se ofrece para trabajar para él, aunque Jacob le dice que va a cultivar verduras coreanas, diciéndole el hombre que él estuvo en la guerra de Corea y reza dando gracias a Dios por haber encontrado a los Yi.

Le dice luego a su mujer que su cultivo es una inversión, diciendo ella que no es un huerto, sino una finca, asegurando él que en tres años dejarán los pollos.

Anne le pregunta por qué no cultivan verduras de allí, diciéndole el padre que cada año emigran 30.000 coreanos a Estados Unidos y añoran su comida.

Monica le cuenta a David que su padre murió durante la guerra y por eso no tiene hermanos y ellos son su única familia.

Poco después el niño ve discutir a sus padres por culpa de la abuela.

Cuando llega el momento de su llegada, visten a los niños con su mejor ropa, aunque el niño se asusta cuando la ve y se esconde.

La anciana, Soon-ja, les lleva comida de su país, como chile en polvo y anchoas.

Monica llora de emoción y le dice a su madre que siente mucho que tenga que ver cómo es su vida ahora, aunque la mujer le dice que tiene gracia que la casa tenga ruedas y le da también dinero que Mónica rechaza, porque dice que trabaja, aunque le pide que lo guarde.

El niño le dice a su madre que no parece una abuela, dándole esta las gracias al tomarlo como un piropo y le regala una castaña, aunque David la rechaza al ver que la pela con sus dientes.

Jacob y Paul plantan las semillas.

David se siente reticente con su abuela. No le gustan sus guisos ni le gusta el tener que compartir cuarto con ella, asegurando que huele a Corea pese a que nunca estuvo allí.

Le pregunta a la abuela si sabe cocinar o hacer galletas, diciendo la mujer que no y le pregunta qué sabe hacer. Le enseña a jugar a las cartas con su baraja hwatu y además mientras lo hace ve que no para de decir palabrotas.

Monica le pregunta a su compañera por qué no hay ninguna iglesia coreana allí, diciéndole que son muy pocos coreanos allí y la mayoría de los coreanos se fueron a la ciudad huyendo precisamente de la iglesia coreana.

Los chicos salen con la abuela por el campo hasta llegar a un riachuelo, diciendo la mujer que ese lugar sería perfecto para plantar sus semillas de minari.

El domingo Monica le pide a Jacob que les lleve a la iglesia, pues allí no tiene amigas, acudiendo en efecto toda la familia a la iglesia, donde la abuela, en vez de poner dinero cuando pasan el cepillo, lo coge.

El pastor pide que se pongan en pie los que han ido por vez primera y les da la bienvenida y tras el acto algunas mujeres hablan con Monica, habiendo comida tras ello.

También algunos chicos se dirigen a los niños, preguntando de hecho David si puede dormir en casa de Johnnie pues no le gusta dormir con la abuela.

El otro niño, Johnny, pregunta por qué no puede dormir con él, diciendo la abuela "pilila rota", refiriéndose a que a veces se hace pis mientras duerme.

Mientras regresan a casa en el coche, ven a Paul que camina arrastrando una cruz.

Cuando David ve a su abuela disfrutando con los programas de lucha libre, asegura que no es una abuela, pues las de verdad hacen galletas y no dicen tacos ni llevan calzoncillos.

Decide gastarle una broma, y cuando esta le pide Mountain Dew, que le encanta, le da la taza llena con su pis, haciendo que su padre se enfade y decida pegarle, pese a las protestas de la abuela, que no le da importancia y dice que fue gracioso, haciéndole salir a buscar un palo, regresando el niño con una espiga, lo que hace mucha gracia a la abuela, que le felicita.

En su terreno comienzan a crecer sus plantas, aunque de pronto comienza a ver que está todo muy seco, porque se secó el pozo, y sabe que si no riegan perderán la cosecha, tratando Jacob se buscar agua de nuevo, lo que le hace cansarse tanto que no puede ni mover los brazos, debiendo lavarle el pelo Monica.

Él le dice que si la finca fracasa podrá hacer lo que quiera, incluso irse con los niños.

Sale por la noche y enchufa su riego a la red de agua.

Consigue así una buena cosecha, pero cuando llama al comprador ve que este no quiere ya la cosecha, lo que le hace enfadarse mucho, pues debe pagar el agua.

De hecho, un día se dan cuenta de que no tienen agua en la casa.

Al abrir un cajón, el niño se hace una herida en la pierna y por eso no va al picnic parroquial con su hermana y se queda con su abuela, que le cuera la herida y luego salen juntos, retándolo la abuela a hacer una carrera, aunque él le dice que no puede hacerlo, por su corazón, por lo que siguen andando hasta el río, donde ella observa cómo creció el minari que dice es maravilloso, pues se puede echar en las comidas y utilizarlo como medicina.

Llevan además algunos cubos de agua del arroyo a casa, ya que siguen sin ella, sabiendo Monica que se la cortaron porque no pueden pagar, pues la usaron en los cultivos, aunque le dice a su madre que no puede hacer esos esfuerzos, pues hasta los médicos temen que se le pare el corazón, lo que el niño escucha, escondido.

Esa noche, de hecho, en la cama, le confiesa a su abuela el miedo que tiene de morirse, diciéndole ella que su abuela no permitirá que se muera y le acoge en su colchón y lo abraza y le canta la canción del minari para tranquilizarle y que se duerma.

Cuando se despierta por la mañana, David ve el colchón meado, aunque observa que él está seco, por lo que le pregunta a la abuela por qué se hizo pis en la cama, aunque Anne se da cuenta de que no está bien, por lo que va hasta la iglesia para llamar desde allí a su madre.

Se la deben llevar al hospital.

David va a casa de su amigo Johnny, que le muestra el tabaco de masticar del novio de su madre y luego juegan con las cartas que le regaló su abuela y dice tacos como ella.

El padrastro del muchacho le cuenta a David que conoció al anterior dueño de la tierra donde cultiva ahora su padre, que acabó perdiendo todo el dinero y se suicidó.

Cuando regresa la abuela, Monica le cuenta a Anne que sufrió un derrame cerebral.

Ann le cuenta luego a su hermano que su madre desea regresar a California por lo de la abuela y le pregunta si preferiría vivir con papá o con mamá aunque ninguno lo sabe.

Paul hace una especie de extraño ritual para tratar de expulsar los demonios con aceite.

Por la noche, mientras la abuela duerme, el niño le dice que todo es por su culpa, por haber ido a Estados Unidos.

Como la abuela tiene la movilidad reducida le dejan todo preparado para que no tenga que preparar comida mientras ellos viajan a Oklahoma City para la revisión de David.

Jacob aprovecha para llevar además algunas cajas de productos y folletos.

Tras hacerle la ecografía a David, y mientras esperan al médico, Jacob recuerda lo dura que era la vida en Corea y que cuando se casaron acordaron que irían allí y se salvarían mutuamente, aunque en vez de salvarse no han parado de discutir.

Ella le dice que se pueden ir juntos, respondiéndole él que es ella la que desea marcharse, diciendo Monica que viviendo allí se arruinarán, mientras que en California podrían pagar la deuda, aunque él le dice que no desea vivir sexando pollos hasta la muerte, y que, aunque fracase debe acabar lo que empezó.

El médico les dice que han observado que el agujero es más pequeño y piensa que pueden olvidar por ello la cirugía y ver si el agujero se cierra solo.

Van luego a una tienda de alimentación con la muestra de su verdura, y el propietario les dice que hay muchos coreanos que se están mudando a Oklahoma City, consiguiendo que le compre su mercancía.

Se siente muy satisfecho, pero ve que Monica ni habla, diciéndole luego que cuando hablaron en el hospital prefirió la finca a su familia y cree que si todo va bien prefiere que estén juntos, pero si no, prefiere separarse.

Él dice que ahora todo va bien y podrán vivir sin preocupaciones. Ella no entiende que no puedan salvarse mutuamente pero el dinero pueda. Le dice que lo suyo no va a acabar bien y no puede soportarlo y que perdió su fe en él.

En casa, la abuela no para y recoge y tira la basura e incluso decide quemarla, pero hay tanta que cae una caja y el fuego comienza a extenderse, sin que la mujer, impedida, pueda pararlo, viendo cómo llega al granero.

Mientras su hija y su yerno se acercan a su casa empiezan a oler a humo y corren para tratar de salvar algo de la fruta almacenada, corriendo también Monica para ayudarle, aunque el humo va aumentando y después de un rato deja de verla, por lo que la busca y la saca de allí.

Anne y David tratan entretanto de encontrar a la abuela que se alejó, viendo como la anciana vaga sin rumbo, corriendo David para alcanzarla. Se pone delante de ella y le pide que no se vaya y la coge de la mano, llevándosela entre los dos de vuelta.

Esa noche duerme toda la familia unida en el suelo del salón.

Finalmente Jacob decide recurrir a un zahorí.

David lleva a su padre hasta el lugar donde la abuela sembró el minari y observa lo bien que creció solo y corta un poco.

Calificación: 3
Te cuento la película