Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Train to Busan
Train to Busan

Busanhaeng (2016) * Corea del Sur

          También conocida como:
                    - "Invasión Zombie" (Argentina / Uruguay)
                    - "Estación Zombie" (Chile / Colombia / Perú)
                    - "Estación Zombie: tren a Busan" (México)

Duración: 118 min.

Música: Young-gyu Jang

Fotografía: Lee Hyung-deok

Guion: Yeon Sang-ho, Park Joo-sukYeon Sang-ho, Park Joo-suk

Dirección: Yeon Sang-ho

Intérpretes: Gong Yoo (Seo Seok-woo), Ma Dong-seok (Yoon Sang-hwa), Kim Soo-an (Seo Soo-an), Jung Yu-mi (Seong-kyeong), Choi Woo-shik (Min Yong-guk), Ahn So-hee (Kim Jin-hee), Kim Eui-sung (Yon-suk), Choi Gwi-hwa (Vagabundo), Ye Soo-jung (In-gil), Park Myung-sin (Jong-gil), Jeong Seok-yong (Conductor del KTX), Jang Hyuk-jin (Ki-chul).

Se producen controles en una zona cercana al Instituto de Biotecnología, debido a una fuga producida en la misma, desinfectándose cualquier vehículo que sale.

Uno de los conductores se distrae porque le suena el teléfono y siente un golpe, observando cuando baja que ha atropellado a un ciervo.

Sigue su camino, sin ver que el ciervo muerto vuelve a levantarse como si nada le hubiese pasado.

Seo Seok-woo, un gestor de fondos ordena la venta de todos los fondos.

Discute luego con su exmujer porque su hija quiere ir con ella a Busan por su cumpleaños y él dice que no la puede llevar.

Cuando llega a casa ve a Soo-an, su hija bajo las sábanas hablando con su madre a la que le dice que puede ir en el tren ella sola y que la recoja en la estación.

Él le lleva un regalo de cumpleaños que un colaborador le dijo que le gustaría, una consola. Mostrándole que ya se la había regalado el año anterior, diciéndole que lo único que quiere es ir a Busan con su madre.

Accede a llevarla a Busan, diciéndole su madre, que vive con ambos, que puede aprovechar su viaje para hablar con su mujer por el bien de su hija.

Le dice además a su hijo que Soo-an está muy triste porque no fue a ver su recital en el colegio, dejándole la cámara donde la grabó.

Puede así verla cantando y cómo todos sus compañeros se ríen cuando de pronto se le olvida la canción y no la termina.

Cuando al día siguiente van en el coche hacia la estación, Seok-woo habla a su hija de la canción que no terminó y le dice que debió terminarla.

Está a punto de colisionar con un coche de bomberos, viendo que tras este pasan varios más y se pregunta qué estará pasando tan temprano.

La gente va llegando a la estación, entre ellos un equipo de béisbol, viendo Yong-guk, uno de los jugadores cómo llega Jin-hee y se sienta junto a él, que le pide que busque otro sitio, pidiendo ella que acepte que le gusta.

Justo unos segundos antes de la salida del tren, llega una joven en muy mal estado y se cuela en el mismo.

Soo-an ve mientras el tren sale cómo un extraño hombre se abalanza sobre un tipo que estaba en la estación, aunque su padre, dormido, no ve nada.

Un pasajero avisa al revisor de que hay una persona que lleva mucho rato en el servicio y que parece un polizón.

Cuando abren observan que se trata de un vagabundo que repite una y otra vez que están todos muertos, señalándole el revisor que si no le muestra su billete deberá bajar en la próxima estación, pudiendo observarlo todo Soo-an, que desea ir al servicio.

Entretanto, la otra pasajera camina con dificultad y cae en el pasillo, viéndola una revisora convulsionando, por lo que pide ayuda.

Seok-woo recibe una llamada de un colaborador que le cuenta que hay una huelga a escala nacional y no saben qué deben hacer, viendo que en la televisión del tren cómo la policía trata de disolver a los manifestantes.

Mientras espera a su jefe, la muchacha se levanta y de pronto parece un monstruo y se abalanza sobre la revisora, que avanza por el pasillo del vagón con el monstruo sobre ella mordiéndole el cuello, lanzándose luego sobre uno de los jugadores de béisbol.

El caos se apodera del vagón y el revisor trata de evacuar a todos hacia otro extremo, siendo cada vez más los pasajeros afectados.

Seok-woo coge a su hija y corre, perseguido por un ejército de zombis.

Sang-hwa, que viaja en el tren con Seong-kyeong, su mujer, que está embarazada, trata de ayudar a una chica atacada, consiguiendo encerrar en el servicio al zombi atacante, haciendo que su mujer salga corriendo, cubriendo la huida, antes de hacerlo él.

En televisión, en los primeros vagones ven en televisión el ataque de los zombis, que es lo mismo que está ocurriendo en el tren, y deben cerrar las puertas de los traseros, siendo reticentes a abrirla cuando llegan Sang-hwa y su mujer, aunque los dejan.

Tratan de cerrar la puerta para que no puedan abrirla, aunque Seok-woo cree que no saben abrirla y que si los atacan es porque los ven.

Seong-kyeong echa agua a la puerta y coloca periódicos en el cristal, y, cuando dejan de verlos cesa la presión sobre la puerta.

Por megafonía avisan que no pararán en la primera estación.

Seok-woo recibe una llamada de su madre, que le cuenta que todo el mundo se está peleando, pudiendo él notar que respira con dificultad mientras le pide que cuide a Soo-an, pues la quiere mucho aunque solo hable de su madre, a la que llama cerda, algo que extraña a su hijo, que escucha tras ello extraños ruidos hasta que deja de escucharla, comprendiendo que es una víctima más.

Al pasar por la siguiente estación observan a gente desesperada tratando de subir al tren mientras son atacados por los zombis, tapando Seok-woo los ojos de su hija.

Las noticias hablan de violentos disturbios en todas las ciudades, habiendo acordonado zonas seguras y declaran el estado de emergencia.

En una zona hasta ese momento segura, caen, desde varios helicópteros algunos cuerpos, que, al llegar al suelo vuelven a levantarse y atacan a las personas de allí.

Le piden a la gente que no salga de sus casas y que confíe en el gobierno.

Pero mientras piden calma y dicen que está todo controlado hay focos de fuego que saltan por toda la ciudad.

Soo-an no logra contactar con su madre, y cede su asiento a una mujer mayor, que se muestra muy agradecida, aunque su padre le dice que debe pensar en sí misma, aunque ella le dice que recordaba a la abuela y sus problemas con las piernas.

Por megafonía les dicen que el tren parará en la estación de Daejeon, donde se ha desplegado el ejército para mantener la seguridad.

Escuchan a un hombre de negocios preguntando si Daejeon es seguro y Seok-woo le escucha decir que no, por lo que va él mismo a hacer una llamada a un militar.

Entretanto Sang-hwa le pregunta a la niña por su padre, contándole ella que es gestor de fondos de inversión, llamándole el hombre sanguijuela ante el reproche de su mujer que le dice que no debe hablar del hombre delante de la niña diciendo esta que es lo que dicen todos y está ya acostumbrada.

Seok-woo le cuenta al Teniente Min, con el que habla que va en el KTX y le pregunta si es cierto que el ejército está desplegado en Daejeon, diciéndole que los pondrán a todos en cuarentena al llegar, por lo que le dice que no se dirija con todos a la plaza central, sino a la del este.

Pero ven que al llegar a la estación no hay nadie, por lo que se resisten a salir y Yon-suk, el hombre de negocios le pide al conductor que mejor los lleve hasta Busan, pues trabaja para una línea de autobuses y sabe que las rutas hasta Daejeon están canceladas por estar la ciudad en cuarentena, por lo que cree deben ir a Busan.

Seok-woo y su hija, van, tal como les dijo el Teniente hacia otra salida, seguidos por el vagabundo, que escuchó su conversación telefónica, no haciendo caso a Soo-an, que es partidaria de avisar a los demás para que no los pongan en cuarentena, volviendo a decirle él que solo debe ocuparse de ella, diciendo ella que solo se ocupa de ella.

Cuando los viajeros llegan afuera de la estación, ven en efecto a los militares, aunque cuando se giran, ven que también ellos se han convertido ya en zombis y los atacan.

Algunos consiguen dar la vuelta y regresar hacia el tren, perseguidos por las hordas de zombis, que poco después aparecen por la puerta de Seok-woo y sus acompañantes.

Uno de los zombis está a punto de atrapar a Soo-an, pero Sang-hwa consigue evitarlo atacando al zombi que iba a por ella.

Seok-woo es atrapado por otro zombi, aunque consigue librarse gracias a un libro, ayudándolo luego el mendigo tras colocar un trapo en la cabeza del zombi y logra llegar hasta las puertas que retienen a los zombis.

Los primeros en llegar al tren con las prisas abren uno de los vagones con zombis, cayendo además desde la parte de arriba decenas más de ellos tras romper un cristal, y saltando sobre el tren cuando la mayoría de los supervivientes llegaron ya al tren.

Una de las dos ancianas que bajan en el tren es ayudada por Soo-an y Seong-kyeong, ayudando a la otra Jin-hee y Ki-chul, el asistente del tren, consiguiendo subir junto con el mendigo unos segundos antes de ser alcanzados por los zombis, que se agolpan a las puertas del tren.

En ese momento Yon-suk le pide al asistente del tren que ordene que salga ya, aunque Jin-hee pide que esperen a sus amigos, pero el hombre da la orden de salida.

Los rezagados, Seok-woo, Sang-hwa y Yong-guk, junto con varios compañeros, corren tras lograr los zombis derribar la puerta que ellos lograron cerrar, observando, mientras bajan al tren, ya en marcha.

Al llegar a la estación, dos zombis saltan sobre los compañeros de Yong-guk, que consigue gracias a Seok-woo reaccionar y llegar al tren junto con Sang-hwa.

Al conductor le dice que les despejarán la vía hasta Busan.

El grupo de Soo-an, In-gil, la anciana, Seong-kyeong y el mendigo observan que están a merced de un grupo de zombis, por lo que se ocultan en el servicio, contándole por teléfono a su marido que están en el coche 13.

También Yong-guk contacta con Jin-hee, enterándose de que hay más supervivientes en el coche 15, estando ellos en el 9, decidiendo intentarlo, para lo que se cubren las muñecas con cinta

Entran en el 10 enfrentándose a golpes con ellos, valiéndose Yong-guk de su bate y Seok-woo de una barra y un escudo, consiguiendo llegar al descansillo, tras lo que entran en el 11, donde Yong-guk se queda paralizado al ver allí a todos sus compañeros, ahora convertidos en zombis, por lo que debe ser Sang-hwa quien tome la iniciativa, haciéndose Seok-woo con el bate de uno de los jugadores.

Al llegar a un túnel, observan que se quedan parados, guiándose por los ruidos, por lo que tiran cosas en dirección contraria, consiguiendo así salir del vagón.

Entran en el siguiente, aprovechando otro túnel. Seok-woo tira el teléfono de Sang-hwa y luego llama para que oigan el sonido y se dirijan hacia él, pudiendo salir así del vagón sin problemas y llegar hasta el servicio en que están las mujeres, debiendo ocultarse junto a ellas tras salir del túnel.

Jin-hee les dice a sus compañeros de vagón que su amigo va a llegar también, aunque Yon-suk dice que no saben si estarán infectados y que no les dejarán entrar allí.

Cuando llega al siguiente túnel deciden salir y avanzar juntos, avanzando por los maleteros, tirando una maleta en dirección contrario para despistarlos, aunque el mendigo cae y hace ruido debiendo rescatarlo Seok-woo, y se ocultan tras unos asientos cuando vuelve la luz.

Deben salir del vagón, y corren, pero hacen ruido al pisar una lata, y, aunque consiguen llegar al descansillo, no pueden cerrar del todo la puerta, por la llegada de los zombis, siendo su salvación el vagón número 15, cuya puerta cubrieron y donde se niegan a abrirles, no permitiendo que lo haga Jin-hee a la que retienen y mantienen callada, destrozando además su móvil para que no pueda hablar con su amigo, que comienza a golpear el cristal con un bate.

Sang-hwa trata de evitar que entren los zombis sujetando la puerta, pero uno de ellos acaba mordiéndole en la mano.

Seok-woo le ayuda a mantenerlos a raya con su bate mientras Yong-guk consigue romper el cristal del vagón 15, aunque todos tratan de evitar que entren.

Seong-kyeong trata de llegar a su marido, pero este le pide que retroceda, pidiéndole a Seok-woo que se la lleve y que la cuide mientras él trata de retener a los zombis, pidiéndole a ella que se cuide en nombre de su bebé,

Finalmente consiguen abrir y entrar al vagón justo cuando los zombis desbordaron ya a Sang-hwa, que se va transformando en uno de ellos.

Seok-woo logra rescatar a su hija, pero In-gil, la anciana es alcanzada.

Muy enfadado, Seok-woo golpea a Yon-suk, por cuya culpa murieron dos personas más, aunque el hombre insiste en que están infectados, pidiendo a los demás que los echen de allí, pidiéndoles el asistente del tren que los que acaban de llegar vayan hasta el vestíbulo siguiente, pidiéndoselo los demás pasajeros también, debiendo hacerlos, aunque se une a ellos Jin-hee y atan la puerta para evitar que puedan abrirla.

Pero la hermana de la anciana, Jong-gil, al ver tras el cristal a In-gil, ahora transformada en uno de los zombis y lamenta su situación, pues recuerda que fue muy buena ayudando a los demás en vez de ayudarse a sí misma y se pregunta de qué le sirvió, por lo que se acerca a la puerta y le da las gracias por todo, abriendo tras ello, para unirse a ella, haciendo que entren al vagón los zombis atrapados al otro lado de la puerta, que atacan a los pasajeros sanos, viendo el grupo que está tras la puerta, a pesar de los cristales tintados la sangre tras los ataques.

Ajeno a la situación, el conductor llama a control para preguntar cómo está Busan, aunque nadie le responde, viendo mientras se acercan a focos de humo.

Seok-woo toma la mano de su hija y recuerda que es su cumpleaños y que la llevará con su madre, preguntándole Soo-an si él no tiene miedo, diciendo él que sí.

La niña reconoce que ha pasado mucho miedo y le cuenta que ensayó mucho la canción para que él la pudiera escucharla, y por eso no la acabó, porque no le veía y le pregunta si se quedará con ella, diciéndole que lo hará.

Llama al teléfono de su mujer, pero no lo tiene disponible.

Llama luego a Kim, un colaborador que le dice que en Busan consiguieron defenderse.

Le cuenta que todo empezó en el departamento de biotecnología YS, que era la pieza central de su programa, por lo que se pregunta si son ellos los culpables, esperando que le diga que solo hicieron lo que les pidieron que hicieran.

Mientras se lava y llora en el baño, el tren se detiene bruscamente para evitar una colisión, ya que la vía está obstruida por el choque de dos trenes en Daegu, diciendo por megafonía que pueden esperar a los equipos de rescate o trasbordar a otro tren, diciendo que él buscará uno que funcione y lo llevará a la vía de la izquierda.

Entretanto, en el servicio del vagón atacado sobreviven, tras haberse ocultado, Yon-suk con Ki-chul, el asistente del tren.

El primer tren al que sube, observa que está lleno de zombis, por lo que busca otro.

Bajan también del tren los supervivientes para tratar de llegar al tren al que finalmente consigue llegar el conductor tras descartar varios infectados.

Yon-suk se asoma y ve que fuera está todo lleno de zombis, por lo que engaña a Ki-chul, al que le dice que pueden salir, pues está todo despejado, y cuando el asistente sale, él lo empuja hacia los zombis para salvarse él, aunque al salir deja la puerta abierta y salen corriendo tras él algunos de los infectados.

Mientras el maquinista sale con su tren ve que en sentido contrario viene una máquina en llamas a toda velocidad.

El grupo de Seok-woo trata de ocultarse en un tren libre de zombis, cuando de pronto la máquina descontrolada impacta lateralmente contra él y acaba volcando sobre ellos.

Pensando que murieron todos, Yong-guk y Jin-hee tratan de salvarse y cruzan al otro lado de la vía subiendo a un tren y tratando de salir por el otro lado. Mientras lo intentan, llega Yon-suk, perseguido por uno de los zombis que liberó, y lanza a Jin-hee hacia su perseguidor para salvar su vida.

Yong-guk logra librarse del zombi, pero para entonces la chica está ya infectada y le muerde, infectándolo a él.

Entre tanto, Soo-an logra despertar a su padre, estando vivos ambos, con Seong-kyeong y el vagabundo al haber quedado e un hueco que dejó el vagón junto al que estaban, ya que no cayó del todo al quedar sujeto a otro tren, aunque el estado es muy inestable y puede caer en cualquier momento.

El maquinista ve cómo corre hacia él Yon-suk, perseguido por varios zombis, y cuando ve que tropieza y cae, corre a ayudarlo, aunque entonces es él quien acaba siendo alcanzado, sin que Yon-suk le ayude, pues sale corriendo hacia el tren.

A punto de caer el tren y quedar sepultados, Seok-woo sale por un hueco, aunque cuando va a sacar a su hija el hueco queda cerrado.

Los zombis logran romper uno de los cristales del tren y se dirigen hacia el grupo.

Para salvar a las mujeres, el mendigo se enfrenta a ellos, y cuando Seok-woo logra dejar libre de nuevo el hueco por el que salió ayuda a salir a Soo-an y a Seong-kyeong, mientras el mendigo las anima a que huyan, inmolándose él para que se salven.

Lo hacen justo antes de que el tren caiga completamente, liberando a muchos de los zombis, que corren tras ellos, siendo un grupo cada vez mayor.

Ellos corren hacia el tren, en marcha, consiguiendo con gran esfuerzo llegar a la máquina, aunque algunos zombis también se agarran y son arrastrados por esta.

Seok-woo debe emplearse a fondo para tratar de conseguir que se suelten, y aunque son un grupo muy numeroso, acaba consiguiéndolo.

Avanza luego hacia la cabina, donde se ocultó Yon-suk, que, aunque logró llegar al tren fue antes mordido por uno de los zombis y que se está transformando en zombi y que le dice que tiene miedo y que le pide ayuda, diciéndole Seok-woo que está también infectado, convirtiéndose de hecho en zombi poco después, atacando a su interlocutor.

Asustada, Soo-an, grita llamando la atención del zombi que se lanza hacia ella, aunque él lo retiene y pelean.

Va luego hacia Seong-kyeong, pero Seok-woo lo retiene poniéndole la mano en la boca, lo que hace que el zombi le muerda.

Consigue pese a todo deshacerse de él, aunque ya recibió la mordedura.

Ve a su hija llorando muy asustada.

Sabiendo que le queda poco tiempo, corre hasta la cabina, y sienta a la niña, explicándole lo que es el freno, y diciéndoles que tiren del freno cuando sea seguro.

Se despide luego de su hija y le pide que se quede con su madre, y que las dos estarán a salvo.

La niña llora pidiéndole que no se vaya y que se quede con ella, asegurando que es culpa suya, aunque él la obliga a soltarlo y sale de la cabina, debiendo sujetar Seong-kyeong a la niña para que no vaya tras él.

Camina hasta el final de la máquina, donde recuerda la alegría que le produjo el nacimiento de Soo-an, mientras se va transformando en zombi, dejándose caer de la plataforma antes de su total cambio.

El tren sigue avanzando, hasta que se corta la vía antes de un túnel, momento en que Seong-kyeong lo detiene.

Bajan del tren, observando el río, donde hay centenares de muertos, habiendo varios cadáveres calcinados antes de entrar al túnel, sintiendo cada vez más dolores la mujer.

Avanzan hacia el túnel, habiendo al otro lado de este un grupo de soldados armados, listos para acabar con cualquier zombi y que las ven acercarse.

Les piden que se cercioren de que no están infectadas, diciendo ellos que es imposible verificarlo a simple vista, por lo que les ordenan que acaben con ellas.

Pero cuando van a hacerlo, escuchan a Soo-an que empieza a cantar, recordando a su padre y para animar a Seong-kyeong, la canción que preparó para el festival escolar, comprendiendo que se trata de supervivientes, por lo que corren para rescatarlas.

Calificación: 3
Te cuento la película