Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Way down

España / Francia (2020)

          También conocida como:
                    - "Asalto a la Casa de Moneda" (Hispanoamérica)

Duración: 118 min.

Música: Arnau Bataller

Fotografía: Daniel Aranyo

Guion: Rowan Athale, Michel Gaztambide, Andrés Koppel, Rafa Martínez, Borja Glez Santaolalla

Dirección: Jaume Balagueró

Intérpretes: Freddie Highmore (Thom Johnson), Astrid Bergès-Frisbey (Lorraine), Liam Cunningham (Walter Moreland), Sam Riley (James), José Coronado (Gustavo Medina), Luis Tosar (Simón), Famke Janssen (Margaret), Emilio Gutiérrez Caba (Mariano Bellido), Axel Stein (Klaus), Daniel Holguín (Muñoz).

1645. Océano Atlántico. A 25 millas de las costas españolas

Un barco arde, yendo al fondo su cargamento.

Septiembre de 2009

Varios submarinistas rescatan los restos del naufragio que suben al barco de apoyo, el Atlantis, en una cesta metálica.

Extienden tras ello los objetos rescatados sobre la borda y los limpian.

Un hombre le dice a Walter Moreland, el jefe de la expedición, que tienen allí más de 30 millones y deberían marcharse ya, pero Walter le dice que se quedarán hasta acabar el trabajo, poniéndose en comunicación con James, uno de los submarinistas, que le dice que no encontró aun lo que buscaba y les queda un sitio por comprobar.

Decide entrar en una pequeña cueva, debiendo para ello despojarse del equipo y bucear en apnea pese a la peligrosidad.

Pasan varios minutos y arriba comienzan a inquietarse, aunque el submarinista consigue salir sin problemas y les muestra lo que buscaban, una caja.

Cuando suben con ella, Walter saca una botella para brindar con James.

Pero mientras lo hacen llegan varias patrulleras y un helicóptero español de aduanas.

Corte Internacional. La Haya. Abril de 2020

El tribunal dictamina que el Virgen de Guadalupe era un galeón español y sus restos se encontraron bajo jurisdicción española, por lo que el acto del Atlantis fue piratería.

Moreland indica que trabajó durante años con su equipo para localizar las piezas, recordándole el juez que no tenía ningún contrato ni permiso de rescate con el propietario legal, concluyendo que el cargamento recuperado es propiedad exclusiva de la Corona española.

Margaret, una representante de los servicios secretos británicos habla con Moreland tras el juicio y dice que le ha ayudado por petición expresa de la reina, recordando él que lo hace porque se llevarían la mitad del botín.

Madrid. Mayo de 2010

El tesoro es trasladado hasta el Banco de España, donde se hace cargo el jefe de seguridad del edificio, Gustavo Medina.

Universidad de Cambridge. Junio de 2010

Thom Johnson, un estudiante de 22 años llega con su bicicleta a la universidad, donde pasará entrevistas con varias empresas interesadas en contratar sus servicios tras haber resuelto de forma brillante el problema que produjo un vertido de crudo en México, al idear una campana de hormigón, lo que fue muy importante para la compañía petrolífera, rectificándoles Thom diciéndoles que quería ayudar a la gente.

Una tras otra, las 8 principales multinacionales de petróleo le tientan con fabulosas propuestas, pero sus intereses no coinciden con los de él, algo que no entiende su padre, que le insta a tomar una decisión.

Pero mientras cena con él en un restaurante recibe un mensaje y sale, entregándole el camarero su chaqueta que no había pedido y en la que encuentra un extraño medallón y una nota que le pide que hable con él antes de tirar su vida por la borda, apareciendo un taxi que lo lleva hasta una fiesta, donde lo aborda una chica, Claudia Valenti, comisaria de una exposición sobre los románticos españoles, y que lo arrastra tras ella, presentándolo como su nuevo asistente.

Thom observa cómo la chica le roba limpiamente la cartera a un tipo, encontrándola luego en su bolsillo sin saber cómo llegó allí.

Ella le dice que puede devolver la cartera y ser un ciudadano ejemplar o ser su cómplice, decidiendo él seguirla hasta Moreland, descubriendo entonces que no se llama Claudia, sino Lorraine.

Moreland le explica que es dueño de un negocio de rescate de pecios y le ofrece trabajo. Quiere que le ayude a entrar en la cámara acorazada del lugar más seguro del mundo, diciendo él que es ingeniero, no ladrón, pero Moreland le dice que resolvió un grave problema y él necesita de una mente que sepa ayudarle a solucionar problemas, diciéndole Thom que necesita un butronero, aunque Moreland le dice que los ladrones de bancos actuales utilizan un teclado y un módem y que él no es un ladrón.

Moreland le dice que no logran descifrar cómo es la cámara acorazada y nadie en 80 años logró descifrar su acceso, pues es un milagro de la ingeniería y necesita su mente, poniéndole delante un billete de avión desde Londres a Madrid.

Investiga acerca de lo que dice es la cámara acorazada más segura del mundo, la del Banco de España y empieza a investigar sobre el milagro de la ingeniería.

Lo recibe Lorraine en Madrid.

3 de julio. Paraguay-España. Cuartos de Final del Mundial de la FIFA en Sudáfrica

Ve la ciudad movilizada antes de los partidos cuando Lorraine lo lleva hasta un local donde lo recibe Walter, que le presenta a Klaus, un informático, James, ex miembro del MI16, que es quien lo planifica todo, y Simón, encargado de conseguir lo que necesiten.

Klaus indica que tienen las líneas telefónicas, pero necesita la clave de acceso de algún empleado para entrar e introducir un virus, debiendo conseguir la clave de algún empleado del banco, entre 1.000 millones de posibilidades, proponiéndole Thom buscar la de un empleado que no esté en la oficina. Bastaría con llamarle al móvil fingiendo que tiene un mensaje urgente y así introducirá la clave y la copiarán.

Gracias a una idea tan simple consiguen, en efecto, el acceso a las cámaras.

James y Simón buscan a través de los túneles del metro un acceso a los sótanos del banco, marcando los callejones que no llevan a ningún sitio.

Walter le habla a Thom de Drake, el corsario, que escondió parte del tesoro robado a la corona española sin que nadie supiera donde.

Él compró una carta a un anticuario en Creta, escrita por el primer oficial de Drake indicando que este hizo grabar tres monedas con las coordenadas de su fortuna y las guardó en un cofre que él lleva 30 años buscando y que encontró un año atrás en un barco hundido, y eso es lo que está guardado en el Banco, teniendo grabada el cofre el lema de Drake "Sic parvis magna" (Las grandes cosas nacen de pequeñas cosas).

Reconoce que hay una gran fortuna, aunque no es eso lo que le interesa, lo hace por pasión, porque es un cazador.

Le explica por qué la cámara del Banco de España es uno de los lugares más impenetrables del planeta. Cada centímetro está cubierto por cámaras y sensores y cualquier movimiento no autorizado es visto por 50 guardas y enfrente está el cuartel general del ejército, con 500 hombres que pueden salir en cualquier momento.

Y se encarga de la seguridad Gustavo Medina, antiguo jefe de la unidad antiterrorista.

Tienen un boceto que hizo un antiguo empleado en 1944 que quieren estudiar para entrar por abajo, y una vez dentro deben sortear un profundo foso, necesitando además de dos llaves y de la huella de Medina.

Para conseguirlas vuelve a actuar "Claudia Valenti", la experta en arte ayudada por Simón, que llama haciéndose pasar por encargado del banco para pedir a la compañía que se encarga de la limpieza que no vayan al día siguiente, pues tienen un problema con las alarmas.

Entretanto, en Cibeles, la gente celebra el pase de España a la semifinal.

Se ponen nerviosos al ver que James figura en la base de datos de la Interpol que usan en el banco para el reconocimiento facial debido a que estuvo en las fuerzas especiales, diciendo Walter que le sustituirá él, aunque James le dice que no puede enseñarle a usar un magnetómetro de un día para otro.

Thom le dice que él le sustituirá, pues es ingeniero y sabe usarlo.

Banco de España, 7,57 A.M.

Llegan Simón y Thom para la limpieza, logrando entrar sin problemas.

Llega también "Claudia", que es recibida por Medina, al que le explica que lleva un sistema con luz ultravioleta que detecta cualquier imperfección en los cuadros, pasándole un momento su café a Medina, obteniendo así sus huellas.

Klaus controla las cámaras y les va guiando, logrando Simón entrar en una sala de control y hackear el sistema de seguridad, pudiendo así controlar los monitores para poder enviar las imágenes en bucle cuando le interese.

Llevan a Lorraine hasta el despacho del gobernador para examinar un cuadro de Goya.

Cuando la dejan sola hace un pase rápido con el escáner que graban y que luego Klaus ralentizará, disponiendo de dos minutos y medio para conseguir una de las llaves, que está en una caja fuerte, y que consigue escanear.

Thom, entre tanto, entra a una sala de reuniones que está justo sobre el foso de la cámara, donde coloca el magnetómetro.

Le da tiempo justo antes de que entre Mariano Bellido, el gobernador del banco, al que indica que debe dejar de fumar allí, pues el humo daña la pintura, y le dice que lo descubrió por el ambientador y el cierre estropeado de la ventana.

Las cosas se tuercen, pues entra un grupo de ejecutivos para realizar una reunión en la sala en que está Thom bajo la mesa, y además se le bloquea el aparato antes de acabar.

El propio gobernador lleva a Lorraine a examinar al otro Goya, pudiendo así obtener la otra llave.

Al forzar el aparato, Thom provoca unas oscilaciones hacen que salte la alarma, por lo que se movilizan los guardias y llega el ejército.

Lorraine debe salir llevándose las llaves y dejando la caja abierta.

Mientras todas las personas del edificio se reúnen abajo, Thom logra salir sin ser descubierto, debiendo acudir al despacho en que Lorraine dejó la caja abierta, debiendo recoger antes la llave que ella le lanza para devolverla a su lugar.

No logran detectar el motivo de la alarma, pensando que pudo ser una subida de tensión.

El equipo puede ver las imágenes del escáner, viendo que la cámara está bajo un tanque de agua, habiendo otra sala debajo, por lo que, si la cámara se inunda, caerán en la trampa y no podrán salir, aunque ignoran el mecanismo que la pone en marcha, pues cuando se creó no había sensores ni detectores de movimientos.

Viendo otro grabado que habían conseguido, Thom concluye que es la dama de la justicia, y recuerda que entonces había balanzas y si se detecta una variación de peso en la cámara todo se inunda y se hunde.

El gobernador echa la bronca a Gustavo por haber sacado al ejército en pleno mundial.

7 de julio. Alemania-España. Semifinal

Thom estudia los diferentes tipos de balanzas mientras Simón y James siguen rastreando los túneles, que siempre les llevan a un callejón sin salida a solo 30 metros de su objetivo, hasta que reparan en una rejilla que derriban a patadas y penetran por el túnel, consiguiendo llegar a la parte inferior de la cámara acorazada, viendo que es, en efecto, una gigantesca báscula.

En Cibeles la gente sigue el partido de semifinales en enormes pantallas.

El examen del recinto les indica algo descorazonador. Las paredes son de hormigón reforzado con titanio y una carcasa de dyneema, por lo que necesitarían 15 días para perforar el muro, y tienen solo 8.

Piensan que deben abandonar su proyecto, saliendo Walter, decepcionado a la terraza del edificio y observa con los prismáticos el Banco de España.

Baja luego para decirles a todos que podrán entrar por arriba, algo que ya descartaron debido a la cantidad de cámaras de seguridad que hay, explicándoles Walter que observó que cuando España juega sus partidos del Mundial las cámaras enfocan hacia Cibeles y así será en la final, disponiendo de 105 minutos para llevar a cabo el trabajo, dependiendo todo de que España llegue a la final, que será en 4 días, no habiendo resuelto aún el problema de la balanza.

En el banco, se quejan a uno de los limpiadores, pues están las papeleras llenas, diciéndoles el hombre que es normal, ya que el día anterior no fueron, recordando Medina que sí vieron a dos limpiadores el día anterior, asegurando el limpiador que no eran de su empresa, pues fueron ellos los que les dijeron que no fueran.

Thom lleva 43 horas despierto estudiando cómo neutralizar la seguridad, descubriendo Lorraine entre sus papeles un retrato que hizo de ella, que ve que finalmente se durmió.

Medina va a hablar con el gobernador del banco con las fotos de los supuestos limpiadores que ven que no están fichados ni trabajan en la empresa de limpieza, observando que se fabricaron identificaciones falsas y las subieron a su sistema.

Se preguntan qué buscan, pues para que les mereciera la pena un atraco debían llevarse al menos una tonelada de oro, preguntándose qué hay en las cajas de pecio, diciéndole el gobernador que todavía no hicieron el inventario.

En el equipo de Moreland ven que saben que quieren entrar, pero no cómo, por lo que deciden seguir.

Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Arqueología

Gustavo Medina acude a ver a una profesora y le lleva fotos del pecio.

La experta le dice que el barco llevaría una carga de, entre 15 y 20 millones, aunque repara de pronto en un objeto, el cofre, que aparece en una de las fotos e indica que en ese caso valdría mucho más de lo que dijo antes.

Londres. Servicio Internacional de Inteligencia (MI16). Oficina central

Moreland llama a Margaret y le dice que necesitan apoyo, aunque ella le dice que el gobierno tiene las manos atadas, recordándole él su acuerdo de entregarles el 50%, y le explica que solo necesita que digan una mentira.

Banco de España

Bellido ve que el Ministerio aún no sabe lo que tienen metido allí abajo.

Medina le dice que sabe que entrarán en el banco el domingo e indica que deben cerrar El Prado, Cibeles y Alcalá, aunque temen un problema de orden público.

Llega entonces uno de los hombres de Medina indicando que tras pasar las fotos a la Interpol recibieron una información del Servicio de Inteligencia Británico indicando que los sospechosos fueron detenidos el día anterior en Heathrow, llevando uno de ellos en su reloj una tarjeta con planos del Banco y de otros bancos de Zúrich y Hamburgo.

Aunque el Gobernador da por finalizado el asunto, Medina no está de acuerdo.

Lorraine interrumpe a Thom en sus estudios. Le hace cambiarse de ropa y lo lleva a una discoteca, donde bailan, y donde ella le cuenta que Walter es como un padre para ella, pues el suyo, que trabajaba para él murió cuando ella tenía 8 años y su madre 4 años después, por lo que estuvo en varios hogares de acogida hasta que apareció Walter y la salvó.

Ella le recuerda que con el contestador utilizó una idea sencilla y que él trabaja demasiado y muchas veces, lo mejor, es lo más sencillo.

Y de pronto, al ver al camarero tiene una idea.

Expone en la siguiente reunión su teoría. Rocía una báscula con nitrógeno líquido, observando que no detecta el peso, al ralentizar la actividad atómica, por lo que, si consiguen nitrógeno suficiente para congelar la báscula antes de entrar, funcionará, aunque necesitan para ello 500 litros, diciendo Simón que los conseguirá.

Pero les falta un hombre, diciendo Thom que será él, algo que James no aprueba, aunque él dice que no arriesgará sus vidas sin poner la suya también en riesgo, advirtiéndole James que ya no podrán escapar por los túneles y que si les pillan les encerrarán mucho tiempo, pese a lo que él indica que lo hará.

Lo preparan todo, consiguiendo Simón, en efecto, el nitrógeno líquido, mientras que Moreland adquiere piezas antiguas por 20.000 Euros y hace que graven una inscripción.

Luego beben y brindan, contando Walter que era una tradición que la noche antes de un viaje peligroso los marineros bebieran ron y confesaran algo de lo que se arrepintiesen.

Cada uno expresa sus inquietudes, como Simón, que lamenta no poder ver ganar a España con su padre, pues fue su sueño, aunque lo escuchará en su vieja radio.

Thom confiesa que aceptó la misión por pasión y porque era imposible.

James recuerda que es su 14 rescate, como ellos lo llaman.

11 de julio. España-Holanda. La final

España está en Johannesburgo y Madrid se prepara para la final. Las calles bullen llenas de gente con la camiseta de la selección y con banderas, estando Cibeles rebosante.

Entre tanto, el otro equipo recorre los tejados cercanos, deslizándose, pese al temor de Thom, por una cuerda, hasta el tejado del Banco de España.

Con la ayuda de Kllaus, que coloca las cámaras en bucle, se deslizan luego por una cuerda desde el techo tras quitar uno de los cristales de la cúpula, justo antes de que aparezca un helicóptero.

Avanzan a través de los conductos de ventilación mientras abajo, Medina está tenso y no deja que hablen del partido.

Walter y Klaus se preocupan, pues llevan 2 minutos de retraso por culpa de la inexperiencia de Thom, y cuando el partido llega el descanso les quedan solo 60 minutos para salir, ya llevan acumulados 10 minutos de retraso.

El gobernador llama a Medina desde la plaza y bromea preguntando si todavía no les atracaron, mientras ellos vuelven a comprobar cámaras y sensores.

Con una escalera extensible consiguen sortear el foso que hay antes de pasar a la cámara acorazada, pasando Thom un gran vértigo, aunque consigue salvarlo gracias a Lorraine, pero cuando le toca a James ve que la escalera está a punto de caer, debiendo cogerlo Thom de la muñeca antes de que caiga, mientras Lorraine sujeta la escalera.

Para entrar necesitan un código, pero este cambia cada 33 minutos, y les quedan 6 para que Klaus pueda capturarlo antes de que cambien al siguiente. Lo que les haría esperar 31 minutos, consiguiéndolo cuando les quedan solo unos segundos.

Desactiva tras ello los detectores de movimiento y pone las cámaras en bucle.

Con la huella de Gustavo y con la copia de las dos llaves, consiguen abrir la cámara.

Llega entonces el turno de Simón, que comienza a rociar la báscula con el nitrógeno, aunque en la sala de control empiezan a preocuparse, ya que tardan demasiado y cuando han usado el 80% del nitrógeno, sigue sin funcionar.

Lo usa todo y ven que no funciona, por lo que no pueden seguir, aunque entonces ve que el suelo comienza a congelarse y que pueden seguir.

Entra Thom primero para cerciorarse de que funciona, viendo que la balanza, en efecto no se mueve, por lo que comienzan, de inmediato a abrir las cajas del pecio.

En la sala de control ven que saltó el sensor del vestíbulo, movilizando a sus hombres.

Abajo, Simón ve que el nitrógeno se derrite muy rápido.

Abajo, ven que la alarma saltó debido a una paloma, que, indican, entró por la cúpula, pidiendo Medina que enfoquen las cámaras de la cúpula, observando que no hay ninguna abertura, aunque los guardias le dicen que la están viendo, por lo que se dan cuenta de que pincharon sus cámaras.

Lorraine encuentra la caja, viendo que dentro están las tres monedas, informándoles Klaus en ese momento de que detectaron su presencia, por lo que Moreland les pide que salgan de la cámara y se entreguen, aunque Thom se niega, pues cree que debe haber otra solución, aunque Walter insiste en que se entreguen o los guardias les dispararán, y además el nitrógeno se está derritiendo.

Lorraine también dice que deben salir, pero en ese momento James le pide que le entregue las monedas, sacando una pistola para que se las entreguen, indicando que tiene órdenes de llevarlas a la embajada británica.

Walter le dice que creía que se había retirado, diciendo James que nunca se retiran.

La balanza se mueve y quedan encerrados, apagándose las luces y saltando las alarmas, movilizándose todos los de seguridad y los soldados, que deben abrirse paso entre la multitud que se agolpa en la plaza.

Entretanto, se abren varios conductos que comienzan a soltar agua a gran presión.

James con experiencia en inmersiones se prepara para escapar sabiendo que ninguno de sus dos acompañantes podrá hacerlo, llevándose las monedas.

Walter decide llamar para que detengan la entrada del agua y que no mueran, aunque Thom le dice que es inútil, que el sistema no parará hasta que la cámara esté llena y les quedan 10 minutos, tratando Thom de pensar en algo, ya que estudió todo.

Indica que, para que el sistema detecte que la cámara se llenó, pero harán que piense que está llena haciendo que Simón añada todo el peso que pueda a la báscula.

Simón comienza a colocar bombonas, pero el agua sigue subiendo.

Finalmente los de seguridad detectan las cámaras y Klaus pierde el control de estas, pudiendo ver Medina a Thom y a Lorraine a punto de morir, al quedar ya muy poco espacio sin agua, cogiéndose los dos jóvenes de las manos.

Poco después observan cómo, la cámara empieza a vaciarse y los equipos de seguridad se preparan para el asalto, aunque cuando penetran en la cámara, no encuentran los cuerpos de los asaltantes, observando Medina, al ver caer algunas gotas del techo, por dónde huyeron, ordenando bloquear todas las salidas.

Se refugian en una sala donde no hay cámaras, aunque podrán estar allí muy poco tiempo antes de que les descubran, no sabiendo cómo salir, ya que las ventanas están blindadas.

Lorraine le indica a Thom que deben ir a la tercera planta.

Les comienzan a seguir, mientras desde la sala de control siguen sus movimientos.

Van hasta el despacho del gobernador, indicando Medina que no tienen salida, yendo él con un grupo de soldados a detenerlos, aunque al entrar en el despacho del gobernador, ven la ventana abierta y les ve mezclándose con los aficionados.

Los soldados les buscan entre aquellos mientras se acercan a la pantalla central deshaciendo de sus ropajes negros, llevando debajo la camiseta de la selección, que los hará más invisibles.

Pese a ello, los soldados se acercan y Lorraine le dice que lo siente, diciendo Thom que no se arrepiente y se besan, momento en que llega el gol de Iniesta y todo el público salta emocionado, haciendo que los soldados no puedan hacer ya nada.

Cuando el gobernador llega a su despacho, Medina le dice que les robaron tal como él dijo, el día de la final y se escaparon por su culpa, por su ventana, por lo que, le dice, tendrá que dar muchas explicaciones, diciendo el gobernador que se equivoca, que el jefe de seguridad es él y ha fallado, ante lo que Medina le da un puñetazo.

El día después. Hotel Palace. Madrid.

Walter se reúne con Margaret y le pregunta si le invitará, diciendo ella que no tiene nada que celebrar, diciendo él que España sí, diciendo Margaret que su gobierno también.

Walter dice que le ha utilizado, diciendo ella que sabían que iría a recuperar el tesoro y ellos no podían hacerlo.

Walter le dice que deben renegociar, y en vez de un 50%, ofrece el 40, diciéndole ella que él no tiene nada con lo que negociar, pues James tiene las monedas.

Le advierte además que debe desaparecer, pues está entre una corta lista de sospechosos y le queda poco tiempo.

Antes de despedirse, ella dice que la patria es lo primero, diciendo él que la familia y los amigos van primero.

Embajada británica en Madrid

Margaret llega a la sala donde está James y un experto que examina las monedas, preguntando ella si tiene las coordenadas, diciendo el hombre que las tiene.

Al introducirlas ven que están en Francia, en París, viendo que según eso está enterrada bajo la Torre Eiffel, dándose cuenta Margaret en ese momento de que cambió las monedas y se burló de ellos.

Saint Tropez. Francia

El equipo de Moreland está reunido en un chalet.

Walter les explica que sabía que podía pasar lo que ocurrió con James y por eso preparó otras, cambiándolas luego Lorraine gracias a su habilidad.

Con las monedas reales empiezan a buscar las coordenadas y ven que el tesoro está enterrado en Londres.

Londres. 2012. Un mes antes de los Juegos Olímpicos

Lorraine vuelve a ser la señorita Vogel y es recibida en el Banco de Inglaterra.

Calificación: 2
Te cuento la película